VICENTE FERRER

VICENTE FERRER

Unknown

Existen pocos ejemplos en la historia universal más ilustrativos de personas que aman a los demás incondicionalmente y sin esperar nada a cambio, como el testimonio de vida ofrecido por Vicente Ferrer en sus 89 años de peregrinación por este valle de lágrimas, sin pensar en redenciones eternas.

Cuando este republicano formó parte de un pelotón de fusilamiento, disparó al cielo desobedeciendo la orden de buscar el pecho de los condenados, y dedicó su vida a luchar contra la hambruna, la desigualdad y la pobreza, sin mencionar a Dios.

Misionero laico que colgó los hábitos jesuíticos y renunció a la nacionalidad española para convertirse en un gurú blanco, adorado por miles de campesinos indios que pudieron beber agua de sus pozos, saciar el hambre y liberarse del analfabetismo, sin abandonar el hinduismo, budismo, yainismo o sijismo que practicaban.

Hoy cumpliría noventa y tres años este redentor de la pobreza, capaz de recriminar a Dios que hiciera las cosas tan mal, asegurando que él las habría hecho mejor, si hubiera tenido oportunidad de hacerlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.