Navegando por
Etiqueta: sinceridad

LA FELICIDAD COMO PRESEA

LA FELICIDAD COMO PRESEA

images

Sin ser joya, fetiche, gema, talismán o amuleto, es la felicidad presea buscada por todos los humanos, aunque muchos pretendan hallarla donde no se encuentra, otros crean que les lloverá del cielo sin conquistarla y algunos acudan a subastas de la vida para adquirirla, ignorando que la felicidad no puede comprarse en una taquilla.

Es un dulce sentimiento de abandono, un placentero estado de bienestar, un recogimiento que entumece, una emoción que conmueve los cimientos del alma y un suspiro que alienta dichosas bocanadas de paz, cuando la disposición hacia ella se hace realidad en la vida de quienes la merecen, alejándose de aquellos que pretenden sustituirla con sucedáneos de elevado coste en el mercado y bajo precio moral en los rincones del alma.

No es la felicidad planta que germine en terrenos baldíos de amor, sino en campos abonados con nitratos de cariño, fosfatos de generosidad, carbonatos de honradez y sulfatos de solidaridad, que expanden su condición bienhechora sin dejarse atrapar porque no es posible asirla eternamente y tomarla en propiedad, siendo como espuma sobre la mano imposible atraparla por mucho que cerremos los dedos en torno a ella.

No es la felicidad cosa nuestra, pero depende de nosotros alcanzarla, y podremos lograrla si respiramos aires solidarios, saciamos la sed con agua fraternal y nos alimentamos con el pan candeal de la hermandad, pero no será posible recuperarla acudiendo a lugares lejanos en el tiempo donde habitó entre nosotros.

La felicidad abomina el rencor, reprueba la soberbia, rehúye la envidia, desprecia el egoísmo, detesta la violencia, aborrece la mentira y maldice las guerras. Por eso, depende su presencia de la capacidad de olvido, del don de la humildad, de la alegría por el bien ajeno, de la entrega personal, de la sinceridad y de la paz.

EL PLACER DE CONVERSAR

EL PLACER DE CONVERSAR

310views

images

La conversación tiene poco que ver con la tertulia, aunque ambas estén vitalizadas por personas a través de la palabra, pues la conversación reporta valores y placeres que la tertulia ignora, llegando la conversación donde la tertulia no logra asomarse ni por el ojo de la cerradura.

El juego social de la tertulia brinda al huero tertuliano la oportunidad de oscurecer con palabras su falta de ideas y le da la posibilidad de engañar, algo que no tiene cabida en la conversación porque en ella domina el sentimiento, la verdad, el afecto y la confidencia, como puntos cardinales que la conforman y limitan.

De no ser así, la perversión toma cuerpo en ella, espantando los valores que la justifican y haciendo de la moral, maldad; de la honestidad, vileza; y vicio de la virtud.

En la conversación no cabe hablar por hablar sin contenido alguno, ni alejar de las palabras el alma o pretender hacer de ella lo que no es. Tampoco permite huir de las horas como proponía Ovidio, ni concede espacio a la erudición, ni abre las puertas a la pedantería, ni autoriza la mentira, ni tolera la soberbia.

La conversación exige a los elegidos para ella, nobles aspiraciones, altura de miras, generosidad sentimental, sinceridad en la palabra, vocación de consenso, derrota de la derrota, condena de la prisa, destierro de la superficialidad y acercamiento de espíritus.

Pocos placeres pueden compararse al que reporta conversar con alguien querido poniendo el alma sobre la mesa, colgando las dudas en el perchero, dando lo que no se tiene, compartiendo lo reservado para uno mismo, hermanando las almas y vertiendo las confidencias como preciado tesoro, para robarle a esta chapucera vida un puñadito de felicidad.

SER UNO MISMO

SER UNO MISMO

En el templo original de Delfos estuvieron escritos los tres principios de la sabiduría, sin hablar del cielo y el infierno, ni mencionar a Dios, ni argumentar que en el temor a Él estaba el principio de la sabiduría.

Las huellas marcadas en este centro del universo, patria del oráculo, fueron esculpidas por manos eternas en el frontispicio de la sabiduría, descubriendo al mundo la existencia más pura en este sencillo lema: “Sé tú, conócete a ti mismo y mantén la mesura”.

Tal camino marcado junto al Parnaso aconseja someter todos los bienes materiales a la posesión de uno mismo, como forma de llegar al imposible nirvana personal predicado en latitudes ajenas a todo materialismo.

La propuesta de doblegar lo externo, caduco y contingente a la inagotable vida interior, es la ruta más directa para llegar al fondo de nosotros mismos donde nos espera la vida purificada que anhelamos.

En la intimidad del empíreo edén personal camina la autenticidad abrazada a la lealtad que nos debemos a nosotros mismos, llevando de la mano la sinceridad más limpia, junto al séquito reconfortante de amistad que nos congrega en torno a la solidaridad, el altruismo y la entrega mutua.

Nos obliga este compromiso a caminar por el mundo sin máscara, disfraz ni atrezzo ocasional que impida lucir ante el espejo el propio rostro y descubrir la arquitectura del mundo interior, mostrando sin reparos las fibras espirituales que conforman nuestro principio vital interno.

GRACIAS

GRACIAS

No me dais otra opción, amigos, que daros las gracias por ese paraguas que habéis puesto sobre mi cabeza para aliviar la decepción ante lo confuso y la mentira.

Gracias por las palabras de ánimo que he recibido en la calle, con la sinceridad y frescura propias de los encuentros casuales.

Gracias por los reconfortantes saludos, las estimulantes palmadas en la espalda, las “riñas” amistosas y los abrazos solidarios.

Gracias por ofrecerme la comprensión y el apoyo que me han negado quienes nada saben de lo sucedido, ni de mi vida.

Gracias por las llamadas telefónicas, aunque algunas me hayan levantado de la cama a primeras horas de la noche, dado mi extraño horario que me tiene todos los días frente al ordenador a las cuatro y media de la mañana.

Gracias por los correos electrónicos recibidos, llenos de solidaridad y consuelo, cuando el silencio de unos y las perversas intenciones de otros dejaban salivazos en mi ventana.

Gracias por vuestros ofrecimientos de intermediación para conseguir que mis réplicas tuvieran la misma difusión que las mentiras y manipulaciones.

Gracias por vuestros consejos, que tanto hubiera necesitado hace un mes, hace cuatro días y ayer por la mañana, para evitar los errores que he cometido.

Gracias por invitarme al olvido que prometo hacer realidad con esta última entrada, sin que de mi escritorio virtual vuelva a salir palabra ni recuerdo sobre ello.

Gracias a quienes – desconocidos por mí – dejaron escrita su opinión elogiosa en La Gaceta Regional al pie de la noticia.

Gracias a todos vosotros: Nacho, José, Carmen, Argi, Inés, José Antonio, Luis, Toño, Concha, Gloria, Emilio, Nicolás, Teresa,  Flor, Maite, Jorge, Susana, Laureano, Lira, Juanjo, Rafa, Mari Luz, Agustín, …

Y gracias a los más íntimos, que siempre han estado conmigo.

Punto final, y que la suerte acompañe a quien la merezca.