Navegando por
Etiqueta: Señor

PABLO DE TARSO

PABLO DE TARSO

640px-ElGrecoPaul

Junto al pétreo-Petrus portero celestial que guarda las llaves de la Iglesia, celebran los católicos la festividad del apóstol más apóstol de todos los apóstoles, que sin ser apóstol ni conocer a Cristo hizo más por la Iglesia que el resto de los apóstoles juntos, por mal que les parezca a los doce que compartieron la vida con su Señor.

El judío fariseo Saulo en Tarso fue incansable viajero, escritor prolífico, luchador infatigable y alma guerrera del Dios cristiano, desde que cayó literariamente de un caballo camino de Damasco, pasando tres días sin ver a nadie, ni comer, ni beber, solo meditando antes de entregarse a la misma causa por la que el hijo del carpintero perdió su vida, removiendo conciencias ciudadanas tras abandonar Nazaret.

Este motor de la expansión del cristianismo y misionero incansable, fue un gran corresponsal epistolar que obró milagros y conversiones en los ciudadanos del Imperio Romano con sus cartas paulinas enviadas a los habitantes de Corinto, Roma, Galacia, Filipos y Tesalónica, adoctrinándolos con persuasivas frases convictas y confesas de indiscutibles verdades para él y ellos.

No sabemos con seguridad si fue soltero, casado, divorciado o viudo, pero tenemos certeza de su dominio del hebreo y el arameo. También hay seguridad sobre sus profundos conocimientos de la Torá y que convivió con Pedro y Santiago en Jerusalén, predicando felizmente con la cruz a cuestas por varios territorios, como él mismo cuenta el la segunda carta a los Corintio:

 ¿Ministros de Cristo? ¡Digo una locura! ¡Yo más que ellos! Más en trabajos; más en cárceles; muchísimo más en azotes; en peligros de muerte, muchas veces.

Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno.

 Tres veces fui azotado con varas; una vez apedreado; tres veces naufragué; un día y una noche pasé en el abismo. 

Viajes frecuentes; peligros de ríos; peligros de salteadores; peligros de los de mi raza; peligros de los gentiles; peligros en ciudad; peligros en despoblado; peligros por mar; peligros entre falsos hermanos; trabajo y fatiga; noches sin dormir, muchas veces; hambre y sed; muchos días sin comer; frío y desnudez.

¿QUÉ FUE DE LOS CANTAUTORES?

¿QUÉ FUE DE LOS CANTAUTORES?

Pastor

Con el título que hoy encabeza el artículo, recitó ayer en la Plaza Mayor salmantina el cantautor Luis Pastor, su alegato a lo sucedido con aquellos cantantes que protestaban guitarra en mano contra el régimen, en cine-clubs, parroquias, asociaciones vecinales y colegios mayores donde acudíamos a escucharlos, sin saber muy bien como terminarían los recitales, porque eran tiempos de sequía libertaria.

Felices coincidencias del azar me han permitido reencontrar a dos de los muchos cantautores que hubo. Ella, retirada del oficio como la mayoría de ellos; y él de la quinta, pero con alma joven que ayer noche me devolvió a juveniles tiempos de inquietante futuro, cuando en esa misma Plaza los “grises” disolvían sin contemplaciones a grupos de más de tres personas.

Hace cuatro días, fue Ana María Drac quien llegó a mi vida una vez más, enviándome un correo electrónico para decirme que se mantenía donde siempre estuvo, después de abandonar las canciones por el teatro y la poesía, devolviéndole yo mi gratitud por los momentos felices que pasamos juntos en aquellos días agridulces de futuro incierto.

Y ayer tarde-noche me dio Luis Pastor otra oportunidad de agradecerle su compromiso en la lucha por la libertades y su permanencia en los escenarios guitarra en mano, para decir en voz alta lo que nadie se atreven hoy a gritar desde los escenarios, como si el tiempo se hubiera detenido en nuestro primer encuentro vallecano.

El recuerdo que tuvo Luis Pastor hacia el cura-obrero Manzano, – hoy feliz abuelo de sus nietos – clérigo que llevó mi alma cantando “con alegría a la casa del Señor”, trajo a mí desrecuerdos olvidados de liturgias abandonadas en el desencanto de una incierta verdad que fue sustento de sueños logrados con cuentos ya dormidos en la almohada adolescente.

EXCOMUNIÓN PLANETARIA

EXCOMUNIÓN PLANETARIA

245px-Alfonso_de_Borja,_obispo_de_Valencia_y_papa_Calixto_III

En el año 1455 el cardenal Alfonso de Borja fue elegido papa con el nombre de Calixto III, siendo el primer español en acomodar sus posaderas pontificias en la silla de San Pedro, dispuesto a dar mucho que hablar en la historia, multiplicando las habladurías quienes le sucedieron en la sede romana, como ejemplo de lo que no deben hacer los grandes pastores de la grey católica.

El listo de Calixto ocupó gran parte de su tiempo en enriquecerse y dejar bien colocada a la familia, especialmente a su sobrino Borgia que subió al pódium eclesiástico como Alejandro VI, protector de sus nueve hijos, especialmente de Lucrecia y César Borgia, haciendo lamentable historia de toda la saga.

La leyenda no bien documentada, cuenta algunas extravagancias tragicómicas de Calixto, siendo la más curiosa su decisión de excomulgar al desafortunado cometa Halley, que se deja ver cada setenta y seis años, con tan mala suerte que en una de sus visitas le dio al papa por mirar al cielo y mandarlo al infierno para la eternidad. Condena que debió ser revocada por Dios, pues el cometa ha seguido visitándonos después de la sanción.

Al parecer, no contento con castigar al astro, impuso a todos los creyentes la obligatoriedad de rezar el ángelus tres veces al día: por la mañana, al mediodía y por la noche, para eliminar el cometa del firmamento, costumbre oratoria mantenida por alguna emisora de radio y espadaña religiosa, hasta hace pocos segundos.

El visionario papa, interpretó que la ondulante, amarilla y fogosa cola del Halley representaba la ira de Dios contra los cristianos, por permitir que los turcos se apoderaran de Constantinopla, pretendiendo que las oraciones de los feligreses calmarán al Señor, pidiendo al Todopoderoso que ordenara la caída en picado del cometa sobre la ciudad, provocando la muerte de los malvados turcos con semejante manotazo divino.

CALVARIO CIUDADANO

CALVARIO CIUDADANO

cruz1

La muerte de Jesús de Nazaret que hoy celebra la Iglesia, trae a mi bitácora el recuerdo de todos los hijos de Dios que mueren en la fe católica por decretos y órdenes ministeriales firmadas por sus hermanos de confesión religiosa, con la misma mano que se dan golpes de pecho en las iglesias y asisten ceremoniosos a las procesiones penitenciales.

Imaginando el recorrido del Hijo de Dios camino del Calvario, contemplo en la pantalla de televisión a los enfermos contagiados con hepatitis C, que también recorren su calvario camino de una cirrótica muerte segura, que podrían evitar los que se santiguan y otorgan méritos terrenales, cruces y honores a Vírgenes y Santos, sin percibir la condena que reciben de ellos.

Imaginando el cadáver de Jesús enterrado en el sepulcro prestado por José de Arimatea al carecer de tumba propia, contemplo las imágenes televisivas de la expulsión violenta de sus casas a hijos de Dios, ordenada por quienes comparten su fe y glorifican al Señor ante las mismas cámaras sociales, donde firman impasibles los desahucios.

Pero también, imaginando al Cirineo ayudando a Jesús a llevar la cruz, abrazo solidariamente a todos los miembros de las ONGs, comedores sociales, centros asistenciales y profesionales de la judicatura, sanidad, docencia y parroquias, que junto a bomberos, monjas y el resto de ciudadanos laicos, ayudan a los desfavorecidos a llevar la cruz del infortunio sobre los hombros.

CARIDAD Y SOLIDARIDAD

CARIDAD Y SOLIDARIDAD

Pobreza

La natividad del Señor que esta noche celebran los creyentes por mandato litúrgico, es también aprovechado por los infieles descreídos para hermanarse con los vecinos, con mutuos deseos de felicidad, estando los primeros movidos por la caridad y los segundos por la solidaridad.

Caridad y solidaridad son raíles de cristiandad y laicidad unidos por traviesas de amor al prójimo y empatía con el vecino, por donde circula el tren humanitario revestido de mandamiento divino o solidaridad comunitaria, ambos ocupados en la liberación de los pobres, desfavorecidos y olvidados por una sociedad más preocupada por la calidad del chocolate que por la hambruna en chozas africanas y chabolas europeas.

Es la caridad virtud teologal cristiana que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo, estando dispuestos los creyentes a dar la vida por los hermanos amándolos como Cristo los amó y redimió del pecado condenatorio sacrificando su vida en una cruz, en nombre de su misericordioso Padre celestial, permitiendo a los hombres y mujeres ganar el cielo y la felicidad eterna.

En cambio, la solidaridad es capacidad laica del ser humano para entregarse a los vecinos, sin distinción de raza ni condición alguna, compartiendo con ellos su hogar, alimentos, sentimientos y abrigo, sin pensar en beneficios extraterrenales consecuentes a esa actitud, recibiendo a cambio la satisfacción personal por una generosidad que dignifica a la persona y ennoblece la raza humana.

Por eso, quienes esquilman al vecino, permiten su indigencia, provocan la miseria o se desentienden de su hambruna, tienen poco de cristianos o de humanos, al carecer de la solidaridad laica o caridad cristiana que llevan al espíritu humanitario redentor de miseria en que viven los seres de su misma raza.

El amor al prójimo que aparentan profesar muchos poderosos que se dan golpes de pecho en los reclinatorios de las iglesias con la mano derecha, mientras dañan al vecino con la izquierda enviándole a las tinieblas sociales, está dando paso a la solidaridad popular de quienes practican un humanismo liberador, amparado en la empatía comprometida al servicio de los desfavorecidos.

PREGÓN DE MUERTE

PREGÓN DE MUERTE

Captura de pantalla 2014-09-13 a la(s) 08.43.58

De orden del señor alcalde, se hace saber a todos los infanzones, caballeros, damas, mercaderes, artesanos, vecinos, frailes, monjas, aristócratas, peregrinos, villanos y forasteros llegados a la villa de Tordesillas desde todos los rincones de la piel de toro, que hoy martes 16 de septiembre del año de gracia 2014, a las once en punto de la mañana, con permiso de la autoridad y aunque el tiempo lo impida, se dará el “toque del reloj suelto” con disparo de bombas y cohetes anunciadores del famoso y único espectáculo taurino de tortura animal llamado “Lidia del toro de la vega”, conocido popularmente como lanceamiento inmisericorde de un bravo animal de casta española, que espera en el corredor de la muerte a ser varias veces apuñalado por lanzas en interminable agonía de dolor, hasta que un lancero inscrito de antemano en el grupo de matarifes, le dé una puñalada certera, entre el regocijo de miles de animales supuestamente racionales que aplaudirán el macabro juego de mil lanzas a caballo contra dos cuernos afeitados.

A continuación de la tortuosa matanza, el grupo de dulzaineros “La Besana” acompañará al gran matarife hasta el Ayuntamiento, donde el grupo de danzas “Juana I de Castilla” bailará la “Jota del Toro de la Vega” en la Plaza Mayor, rindiendo homenaje al vencedor tras el anacrónico y desigual combate entre la piel del astado y mil lanzas de acero.

Guardarán la paz y el orden ciudadano en la ancestral degollina, cientos de guardianes del orden y protectores civiles de tan anormal normalidad, invitando el señor alcalde a seguir la diversión de lanceamiento a la seis de la tarde en el recinto taurino de la villa, donde serán rejoneados hasta la muerte seis toros que han vivido felices en Castillejo de Huebra hasta el día de hoy.

Este pregón ha sido cantado en plazas y mentideros, cumpliendo orden del alcalde y los deseos vecinales, el dieciséis día del mes de septiembre del año del Señor de dos mil catorce, con afonía y dolor del pregonero que no pide monedas ni aplausos por el relato, dándose por satisfecho con no asistir al folclórico acuchillamiento del elegido toro “Elegido”, a manos de animales de la misma especie que este avergonzado pregonero, en el acto central de las fiestas patronales  ¡ en honor a la Virgen de la Peña !

A VUELTAS CON CAPELOS Y MITRAS

A VUELTAS CON CAPELOS Y MITRAS

Unknown

Del sumo pontífice para abajo, todo depende del papa, cuya palabra es infalible cuando habla fuera de la cátedra, su voluntad se hace mandato para los creyentes y su dedo señala los beneficiados con capelos y mitras, que posteriormente distribuyen con su báculo canonjías y parroquias entre los pastores del Señor que apacientan la grey católica.

No es ya que las mujeres tengan vetada la administración de Sacramentos reservada a los hombres, sino que tal privilegio solo alcanza a los ungidos para ello que se mantienen formalmente célibes, aunque haya muchos clérigos secularizados y seglares dispuestos a cumplir tareas sacramentales con probada vocación, que no pueden hacerlo por compartir hogar con mujer e hijos.

Cuento con grandes amigos curas, frailes, obispos y seglares comprometidos con la línea ético-profética del evangelio que un día compartí con Llanos, Díez Alegría, Boff, Cardenal, Sobrino, Casaldáliga, Ellacuría, Cámara, Forcano, sor Raquel y mi querido Juan Jesús, que no se sienten representados por los representantes impuestos desde el Vaticano, porque están más cerca de la redención de los desvalidos, la liberación de oprimidos y la lucha por la justicia, que de oficiar ceremoniales Te Deums en los Jerónimos o la Almudena.

En la Iglesia, los diferentes niveles jerárquicos solo representan a la autoridad superior que los nombra a dedo y en secreto, sin que los feligreses participen en la elección de los ministros de Dios en la tierra, manteniéndose vigentes las palabras del cardenal Tarancón referidas a que todas las autoridades religiosas tenían tortícolis de tanto mirar a Roma, como repetidores de señales vaticanas, en vez de ser representantes católicos elegidos por el pueblo de Dios.