Navegando por
Etiqueta: rebeldes

POR EL CAMBIO

POR EL CAMBIO

Unknown

Los profetas de la catástrofe de «huno» y «hotro» bando pretenden llevarnos a temerosos cuentos infantiles, cuando el “hombre del saco” amenazaba con llevarnos no se sabe donde, y el aviso “¡que viene el lobo!” nos prevenía contra la llegada del maligno dominador de la voluntad popular, cuando la democracia estaba ausente de la piel de toro.

Salen los brujos azules y rojos del escondite, anunciando males y desdichas si ganan otros, pretendiendo inocularnos temerosas supersticiones que existen solo en sus mentes, haciéndolo con exhibicionismo mediático, sobrada imprudencia, notoria altanería y escasa lucidez en sus augurios.

Estad tranquilos ante las predicciones catastrofistas de tales hechiceros, cuando vaticinan tragedias colectivas por cometer la irresponsable frivolidad de botar a los veteranos salvadores de la patria, votando a quienes nunca tuvieron oportunidad de guiarnos y redimirnos de la corrupción, sean estos hipotéticos salvadores del color político que sean.

No creáis que ese voto por el cambio nos pondrá al borde del precipicio a punto de caer despeñados, porque ya lo hicieron la mayoría de españoles en 1982 sin contaminarse con el gen del suicidio colectivo que les llevara a la locura de la autoinmolación y el exterminio, invocando a los cuatro jinetes de la Apocalipsis con sus votos.

Confiad en que la voluntad popular de poner el país en nuevas manos nos alejará del hundimiento tectónico y el fin del mundo predicho por los agoreros, porque los nuevos representantes – sean estos cuales fueren – no serán diabólicos ángeles exterminadores, precursores de la inmediata extinción de la vida humana, sino personas que merecen una oportunidad, porque no siempre lo malo conocido fue mejor que lo bueno por conocer.

EL RIESGO DE SABER DONDE IR

EL RIESGO DE SABER DONDE IR

Captura de pantalla 2015-02-22 a las 11.47.12

El miedo al fracaso nos impide a veces luchar para conseguir aquello que deseamos, por grande que sea el anhelo de conseguirlo. La comodidad nos incapacita para reaccionar ante lo contrario a nuestras aspiraciones. La desesperanza mutila todo intento de realizar las quimeras que soñamos. Y el cansancio inhabilita la voluntad de alcanzar los proyectos que ambicionamos.

Esa es la realidad: miedo, comodidad, desesperanza y cansancio, son los ingredientes del cóctel que alimenta nuestra frustración, y el alimento que nutre la desgana para caminar en la dirección correcta que nos llevaría al lugar donde veríamos cristalizadas nuestras aspiraciones.

Solo arrojando por la borda el lastre del pesimismo, la desgana, el desánimo y la desconfianza en nosotros mismos, lograremos alcanzar ambiciosas metas que fortalezcan nuestra identidad personal, acercándonos a la realidad sustantiva individual que aspiramos ser, sin contaminaciones externas derivadas de flujos e influencia que determinan nuestros comportamientos.

Ser más nosotros mismos sin injerencias extrañas es ambición legítima, como legítimo es encender nuestra vela en la oscuridad sin apagar la encendida por otros, sino colaborando a dar más luz a todos aquellos que caminan con el cirio apagado siguiendo el rastro de las velas que van delante.

Pero sabed que tener claro el camino a seguir y seguirlo abriendo paso a los demás, tiene el peligro de ser condenado por quienes van en dirección contraria, y el peligro de ser amordazado si los opositores tienen el poder, la fuerza y la voluntad de invertir el rumbo de los rebeldes.

ADOLESCENCIA

ADOLESCENCIA

Unknown

Un buen amigo me expresaba ayer su malestar con las actitudes mantenidas por su  adolescente hijo, en paso vacilante por la turbulenta “edad del pavo”, donde toman cuerpo ritos iniciáticos que sorprenden y desconciertan al aspirante que pretende seguir un atajo para hacerse hombre, sin percibir que es tarea larga, difícil y dolorosa.

Es la adolescencia un puente colgante, inestable y resbaladizo entre dos orillas de obligado tránsito, donde se balancean y tiemblan almas esperanzadas de futuro, pero inseguras, sin asidero y a merced de agitaciones internas, vientos inesperados, turbulencias vitales y tempestades anímicas.

Cobran fuerza en la adolescencia pasiones triviales y sueños prefabricados que se cuelan de rondón en la voluntad del púber, para hacerse incombustible deseo en forma de modas, ordenadores, motos, decibelios musicales y pandilla, acompañando las primeras caricias furtivas, los iniciáticos desequilibrios etílicos y la sobrevaloración del grupo.

Encerrados en desmedida soberbia, desdeñosos a los consejos, rebeldes a toda imposición y doloridos por incomprensiones incomprendidas, muestran su altanería con andares cachazudos, respuestas extemporáneas, posturas arrogantes, sobrado menosprecio y provocaciones a los adultos que más detestan, representados por padres y profesores, que les imponen disciplina familiar y académica.

Deslumbrados por el descubrimiento de su cuerpo, pretenden evitar el primer acné y las espinillas adolescentes, ignorando que el éxito y el fracaso en la vida futura se desliza en la adolescencia sobre el filo de una navaja, sin que pubescente perciba que gran parte del adulto que será, cuajará en el arcilloso molde de su adolescencia.

Hablan, opinan, juzgan, califican sin recato, critican con osadía y se mueven entre la audacia de luchar por ser adultos y el temor de llegar a serlo, sin encontrar la comprensión que esperan en los adultos porque estos han perdido la memoria de sus años adolescentes.

ANTE LA HUELGA GENERAL

ANTE LA HUELGA GENERAL

354views

La experiencia de mis años por Centroeuropa me permitió constatar fielmente la complementariedad entre la Europa del norte y la del sur, siendo la primera racionalista, tecnológica y productiva y la segunda sensitiva, humanista y lúdica, dándose una a la otra lo que cada una tenía que a la otra le faltaba.

Pero las cosas han cambiado en poco tiempo y la tendencia a la homogeneización social, política y laboral se ha impuesto, con victoria de los proyectos norteños. Ello, aunque todos salgamos perdiendo, nadie se entere de lo que ha pasado y la resignación se haya apoderado de los corazones rebeldes.

En tiempos no muy lejanos, Alemania se conformaba con exportar maquinaria y tecnología, es decir, coches, motos, electrodomésticos, televisiones y cuantos aparatos pasen por vuestra la mente. Pero desde hace unos años ha dado el paso definitivo para acabar con el proyecto sureño, exportando también su modelo laboral y productivo con una exigencia impositiva sin precedentes, vendiendo al mundo un milagro alemán incompatible con el sentimiento austral.

Cierto es que enarbolan la bandera del éxito presumiendo de haber reducido el paro en ocho años en dos millones de personas, pasando de cinco a tres millones de parados, pero los procedimientos empleados para conseguirlo no pueden ser aceptados por una sociedad humanista, culta y solidaria que rechaza métodos mercantilistas insolidarios para conseguir los fines impuestos por una plutocracia sin escrúpulos, que se da golpes de pecho en las iglesias y merienda chocolate con churros en suntuosos salones con prelados.

No puede hablarse de reducción del paro si éste va acompañado de trabajos basura y desprecio laboral. No puede elogiarse una reforma que abarata el trabajo y flexibiliza el despido. No puede hablarse de un milagro que sacrifica salarios, disminuyendo la protección y rebajando la calidad. Sobre todo si detrás del escenario se oculta entre bambalinas el deseo de obtener una mayor rentabilidad por parte de la minoría privilegiada que vive del sudor ajeno.