Navegando por
Etiqueta: patronos

CARNE DE OBRERO EN MONEDAS

CARNE DE OBRERO EN MONEDAS

Carne

La viñeta que ilustra este artículo tiene cien años de vida, y en ella puede verse como se transformaba a principios del siglo pasado carne joven de obrero en monedas, llevadas en carretillos por los ricos empresarios que manejaban la maquinaria legal, encargada de hacer tan despreciable transformación.

Afortunadamente, hoy no sucede esto porque la situación laboral ha cambiado, limitándose los poderosos a transformar el sudor y lágrimas de los trabajadores en billetes de quinientos euros con capacidad de volar al soplo del viento defraudador, hacia paraísos fiscales, protegidos por unas leyes que consienten el expolio, provocando la risa en los defraudadores.

No es fácil evitar la tentación de recordar el engelsiano comunismo neolítico donde la ausencia de propiedad privada y clases sociales enfrentadas, terminó por dar paso al sistema de fuerzas productivas fragmentadas en clases ideológicas socio-políticas, organizadas en beneficio de un capitalismo que se mantiene contra todo viento político y marea social.

Reformas laborales mutiladoras de básicos derechos humanos, leyes represivas unidireccionales, presiones fiscales selectivas, explotación sin escrúpulos y especulación feroz, han transformado la clase trabajadora en monedas que pasan con dolor a las ranuras de las huchas de los patronos, en un país donde la actividad laboral está rodando por el suelo y el paro en lo más alto de la estadística mundial.

BUROCRACIA

BUROCRACIA

images

Debía ser la burocracia una organización regulada por normas y métodos estructurados racionalmente, con división de responsabilidades entre sus miembros, especialización de funciones, sistema jerárquico y relaciones impersonales. Eso debería ser.

Pero la realidad es que la burocracia es un pulpo que atrapa el papeleo con sus tentáculos, condenándolo por tiempo indefinido a la inmovilidad, a causa del excesivo e innecesario papelorio que demanda, la rigidez de las normas que lo ordenan, la celosa inflexibilidad de muchos funcionarios y las interminables formalidades superfluas de obligado cumplimiento, que terminan por exasperar al más moderado, prudente y templado, espíritu de los contribuyentes.

Es la burocracia el desprecio al tiempo ajeno, la indiferencia devastadora, el derribo de la empatía, la impersonalidad desoladora, la rutinaria desgana de los mostradores y el anonimato numérico en antesalas de ventanillas que convierte a las personas en dígitos sin personalidad alguna.

La irracionalidad burocrática lleva a la solicitud de solicitudes, a la demanda de documentos innecesarios, a la exigencia de acreditaciones accesorias, a la reclamación de títulos reiterativos y a la aportación de papeles en instituciones que ya disponen de ellos.

De servidora nuestra, a la que pagamos generosamente su salario, ha pasado a ser señora-ama que dispone sobre la vida de los patronos, diciéndonos qué debemos hacer, cuándo hacerlo y cómo hacerlo, sin desviarnos ni un grado de la ruta, porque seremos enviados al punto de partida.

GOTERAS EN EL CONGRESO

GOTERAS EN EL CONGRESO

307views

Un-descuido-de-los-obreros--la-causa-principal-de-las-goteras-en-el-Congreso-de-los-Diputados copia

La lluvia ha caído como plaga bíblica sobre el Congreso abriendo grietas en la cúpula que protege a los padres de la patria, no para bautizar a ministros y diputados con agua santificada por ángeles celestiales, sino para avisarles de peores consecuencias si continúan oprimiendo al pueblo, como hizo Dios con el faraón, cuando éste desatendió la demanda de sus hijos.

La lluvia que ha roto el tejado protector de los privilegiados patronos políticos, no procede de condensaciones atmosféricas físicas, sino de lágrimas y sudores recogidos en todas las mareas humanas que recorren las calles de las ciudades destilando indignación, rabia, dolor, pobreza y desamparo, mientras los diputados mantienen sus privilegios, sueldos y favores, protegidos por una cúpula hecha de papeletas electorales, que ellos han convertido en papel mojado, haciendo oídos sordos a la voz del pueblo.

Los ejecutores y legisladores que ayer miraban con asombro hacía el techo del Congreso, deben obturar pronto las vías de agua abiertas para evitar que se cuele por ellas la ira del pueblo, provocando el naufragio de la placentera vida que llevan los mesiánicos salvadores de su patria.

ALICE DEL FERRY DUNKS

ALICE DEL FERRY DUNKS

856views

ESCLAVA

La memoria colectiva apenas recuerda la historia de una esclava que fue testigo excepcional de tres siglos, pues vino al mundo en 1686 y se mantuvo en él hasta 1802, soportando con tenacidad 116 años de vida dura, desde que el barco de esclavos procedente de Barbados donde viajaba, atracó en el puerto de Filadelfia.

Alice del Ferry Dunks fue la mejor conocedora de la vida estadounidense del siglo XVIII, viendo pasar por delante de ella todos los protagonistas de la centena: presidentes, militares, políticos, banqueros, emigrantes y trabajadores, informando luego a los historiadores para que estos dieran a conocer las transformaciones de Filadelfia a lo largo del citado siglo.

Esta sabia mujer no sabía leer ni escribir, identificaba los números con dificultad, desconocía las normas convencionales de cortesía social, detestaba la legalización de la hipocresía que reinaba en tribunas, púlpitos y escenarios sociales, manteniendo una lucha tenaz contra la esclavitud que sufrió durante toda su vida, ayudando a fugarse de la opresión a numerosos siervos de patronos.

A los noventa y dos años quedó ciega, recuperando la visión de forma inexplicable dos años después, atribuyendo el milagro a una intervención divina, porque Dios no le podía fallar, según declaró cuando regresaron los colores a su retina.

Alice pasó largos años de su vida al servicio de un solo dueño, trabajando en su ferry con la misión de llevar pasajeros blancos de una orilla a otra  del río Delaware, pero cuando alguno de ellos se burlaba de esta vieja que los trasladaba, ella los abandonaba en la orilla opuesta, sin atender a los gritos que la llamaban porque la que fue ciega, se volvía sorda ante las burlas.