Navegando por
Etiqueta: París

ME DUELE PARÍS

ME DUELE PARÍS

p

Leo con estupor lo sucedido ayer en París y el corazón no me responde. Veo las imágenes mortuorias en la televisión y se me nubla la vista. Oigo el grito de ¡Alá es grande! y se me endurecen los tímpanos hasta la sordera. Pongo la mano sobre el Corán y encallecen las yemas de los dedos.

Me duele el centenar de víctimas inocentes que ha dejado un reguero de sangre en las calles parisinas, abierto por vesánicos disparos de quienes gritan hasta enronquecer la grandeza de Alá desde su pequeñez mental, convencidos en la venturosa felicidad que les espera en inexistentes paraísos.

Me duele el peregrinaje de miles de personas que deambulan sonámbulas, sin futuro ni paradero, de frontera en frontera y de campo de refugiados en campo de refugiados, con los hijos en brazos, huyendo de matanzas provocadas por los señores de la guerra desde sus despachos, impasibles al dolor ajeno.

Me duelen las sonrisas del trío de las Azores y su frialdad reconociendo que con sus cínicos polvos provocaron lodos de sangre que ahora se expanden como plaga bíblica, sin que a los palacios donde habitan les llegue el barrizal sangriento de la venganza terrorista amamantada en el estado islámico

Me duele la impotencia del Estado ante los atentados terroristas, porque siempre habrá un alienado dispuesto a salpicar las pareces con sangre ajena, sembrando el pánico en una población sin culpa de la pena que impone la barbarie de mentes abducidas por doctrinas manipuladas.

Me duele la impunidad de quienes aprietan los botones mentales de ciudadanos ignorantes y predican violencia contraria al mandato islámico de paz, pues no en vano el Profeta Muhammad reiteró el mensaje de Dios cuando dijo: «Ustedes no entrarán al Paraíso hasta que crean, y no creerán hasta que se amen unos a otros”.

EL EXPRESO DE ORIENTE

EL EXPRESO DE ORIENTE

270px-Aff_ciwl_orient_express4_jw

Un día como ayer de 1883 inició su primer viaje el Expreso de Oriente uniendo París y Constantinopla con vagones de lujo donde se acomodaron aristócratas, políticos, millonarios y altos empresarios europeos, reuniéndose todos ellos dos veces por semana en el andén de la Gare de l’Est antes de emprender viaje hasta la ciudad de Estambul, a través de Alemania, Austria, Hungría y Rumanía.

Así lo hizo hasta que la primera Gran Guerra interrumpió su paso durante cinco años, alcanzando luego su mayor auge en los años treinta, siendo enviado de nuevo al dique seco por la segunda barbarie mundial que dinamitó los raíles del monstruo de acero que cabalgaba por Europa, comenzando de nuevo sus servicios el Orient Express al finalizar la matanza, concluyendo su cabalgadura en 2009 cuando los vuelos baratos y la alta velocidad ferroviaria cerraron definitivamente sus taquillas.

Este rey de trenes y tren de reyes fue el resultado del gran empeño puesto por el liejense Georges Nagelmackers, fundador de la Compagnie Internationale del Wagons Lits, primera empresa que introdujo camas y restaurantes en los trenes, consiguiendo unir Europa occidental con el sudoeste asiático, en lujosos vagones que disfrutaron los privilegiados burgueses de la época.

No se trataba de viajar de una ciudad a otra, sino de hacer negocios a bordo, compartir departamentos con amantes, conspirar políticamente, urdir tramas empresariales, comer exquisitos platos con cubertería de plata, libar los mejores vinos en cristalería de Sèvres, brindar con Moët Chandon, bañarse con agua espumosa, expulsar los desechos en váteres de mármol de Carrara y compartir ventanilla y cama con Mata Hari.

JUBILACIÓN DEL SENTIDOR

JUBILACIÓN DEL SENTIDOR

logotipounamuno

Hace hoy 151 años que vino al mundo en su bochito bilbaíno un vasco-castellano universal que pasó por la vida agonizando contra el Misterio, agitando conciencias, luchando contra todos, contra todo y contra sí mismo, defendiendo de la verdad por encima de la paz, dando ejemplo de honradez, siendo esposo fiel, amigo leal y político comprometido con la sociedad de su tiempo, llegando a ser el más grande intelectual que ha tenido la Universidad de Salamanca en sus 800 años de historia.

Hace hoy 81 años que Miguel de Unamuno recibió en Salamanca el homenaje mayor que imaginarse pueda, con motivo de su jubilación en la cátedra universitaria que ocupó durante 39 años, excluyendo los seis años que estuvo desterrado en Fuerteventura, París y Hendaya, por el dictador Primo de Rivera y el vesánico Martínez Anido.

Estas dos efemérides en el mismo día hacen inevitable el recuerdo a un sabio singular, que quiso ser por encima de todo sentidor con el alma en vilo sobre la conciencia de sus vecinos, derramando pensamientos y sentires en estrofas, páginas, proscenios, tribunas, periódicos y cartas, con sabiduría profunda, compromiso social y generosidad desconocida por los creadores de la falsa mitología unamuniana que se expande sin redención posible.

La Asociación de Amigos de Unamuno homenajea hoy a la persona que justifica tal agrupación de sus amigos, en el espacio ocupado por él durante años de escolástico magisterio, sin otra pretensión que agradecer a don Miguel su legado literario y el testimonio de vida que dio a la Humanidad este pensador universal.

CON ÉL LLEGÓ LA LUZ

CON ÉL LLEGÓ LA LUZ

800px-Saint_Denis_-_La_Basilique_2

Nunca imaginaron los godos que hacía ellos miraría al arquitecto italiano Giorgio Vasari en el siglo XVI, para dar nombre a la arquitectura gótica, – “propia de godos” – porque los germánicos, – bárbaros del norte -, poco tenía que ver con el arte en sus invasiones italo-hispánicas, siendo los hunos ejemplo del segado de vidas humanas con guadañas, filos de espadas, puntas de lanzas y hendiduras de puñales.

En plena crisis medieval, la sociedad de guerreros rurales y campesinos que rezaba a oscuras en los herméticos templos románicos, dio paso a la burguesía, las universidades y los conventuales frailes, que imploraban al cielo en nuevos recintos luminosos, altos y esbeltos, pasando del arco de medio punto, al ojival.

Pudo ser un día como hoy de 1.144 cuando fue consagrada la primera catedral gótica en un pueblecito cercano a París, en honor a San Dionisio, que los franceses llamaron Saint-Denis, pudiendo verse por primera vez la cara los feligreses, pues con el gótico llegó la luz a los templos.

Esbeltas cúpulas, estilizadas columnas, delgadas paredes, amplias vidrieras y grandes rosetones, coloreaban las plegarias de los fieles con policromados rayos luminosos vivificadores, que hacían más visibles los grandes misterios que siglos después siguen inquietando a los creyentes, porque la luz era energía cercana a la pureza, exaltación de la divinidad celestial, símbolo de ingravidez y elevación de espíritu.

Ello fue posible por la insistencia del abad Suger, regente del monasterio de Saint-Denis, quien pidió a los arquitectos una basílica que hablara a los fieles de Jesucristo como luz del mundo, opaca a las rendijas cubiertas con alabastro, yeso cristalino o celosías de piedra, cegadoras de la luz expelida por el Redentor, que vitalizarían los arbotantes.

EL BUEN BORBÓN

EL BUEN BORBÓN

XIR88471

Que nadie se haga ilusiones con el rey borbón Enrique IV de Francia, porque un garbanzo no hace cocido, confirmando este monarca la excepción de lo que han sido casi todos los borbones en la historia, desde que el primero de ellos vino al mundo para gobernar súbditos resignados a sus batutas.

Fue un día como hoy de 1610 cuando este rey de Navarra y Francia era asesinado en las calles de París por el perturbado integrista católico François Ravaillac, que le propinó varias puñaladas mortales en el pecho, cuando el monarca bajó de su carruaje, tras visitar a su enfermo ministro de finanzas, por considerarlo culpable de no haber puesto a los protestantes franceses bajo la suela de la Iglesia católica, firmar alianzas con los holandeses y ser tolerante con los calvinistas. ¡Vaya por Dios!

Los franceses recuerdan este rey como uno de los mejores que asentaron sus reales en el trono francés y el más querido entre todos, por su trabajo, entrega, dedicación al pueblo y voluntad pacificadora que le llevó del protestantismo al catolicismo para evitar más guerras entre los creyentes de uno y otro bando, haciendo correr la falsa leyenda de que aseveró cínicamente: “París, bien vale una misa”.

Su conversión puso fin a treinta años de guerras religiosas, pero su tolerancia con el protestantismo no gustó a la intransigente España que lideraba la defensa del catolicismo a cualquier precio, apoyando con dinero y armas a los franceses que defendían con fanatismo la Liga Católica, intolerante con toda concesión a los protestantes, por pequeña que esta fuera.

Eso sí, como buen Borbón, sufrió las calenturas propias de la esta especie monárquica, complaciéndose en la cama con dos esposas y cuatro amantes, teniendo seis hijos legítimos con la reina María de Médecis y once ilegítimos fruto de encamamientos del garañón con Gabrielle d’Estrées, Catalina Enriqueta de Balzac, Jacqueline de Bueil y Carlota de Essarts.

DE MONSTRUO A SÍMBOLO

DE MONSTRUO A SÍMBOLO

images

La torre que hoy es símbolo de la capital francesa fue inicialmente monstruo de hierro despreciado y criticado por artistas y ciudadanos de ambos lados ribereños del Sena, que deseaban ver concluida la Exposición Universal de París de 1889, para desmontar aquel entramado de hierros y mandar las piezas a un desguace lejos de la ciudad, por inútil e inservible.

La torree fue rechazada un año antes por los barceloneses, argumentando que desentonaba estéticamente con el templo de la Sagrada Familia que Gaudí ya dirigía en la ciudad condal, cogiendo Gustave Eiffel los planos bajo el brazo camino de París para vender su producto a los regidores de L’hôtel de ville situado en la Place de Grève.

El empeño contra viento y marea del ministro de Comercio y Comisario General de la Exposición, Éduard Lockroy, hizo posible que el proyecto del ingeniero dijonais se hiciera realidad por encima de los abucheos que durante la construcción recibió el actual emblema parisino, consagrado como tal y librado del estercolero por los servicios prestados durante la Primera Guerra Mundial, cuando la antena situada en lo más alto del ingenio metálico sirvió para interceptar las comunicaciones de los alemanes, colaborando con ello a ganar la guerra.

Es bueno, pues, recordar que fue un día como hoy de 1887 cuando se iniciaron las obras de cimentación del esqueleto férreo visitado actualmente por ocho millones de personas cada año, muchas de las cuales toman el ascensor para contemplar la capital gabacha desde los 300 metros de altura que tiene la tour Eiffel.

MARÍA TERESA LEÓN

MARÍA TERESA LEÓN

Captura de pantalla 2014-11-06 a las 06.50.50

Hace hoy veintiséis años que María Teresa León se le fue del corazón a Rafael y a nosotros de la historia, dejándonos el rastro perdido de una vida exiliada junto a su enamorado Alberti y la niña Aitana, sin que doblen las campañas por ella en las espadañas litúrgicas, ni eleven su recuerdo las páginas por esta escritora silenciosa, que recostó su cabeza en la plateada melena del poeta de la mar.

Fue María Teresa contadora de cuentos para soñar, escritora de melancólica memoria, musa enamorada del veintisiete, soñadora de retornos, sustento del poeta y armadora de esperanzas en sucesivos territorios desterrados, cuando el retorno se antojaba lejano, hasta que la tromboflebitis del usurpador se acomodó en el vestíbulo de La Paz ofreciéndole la redención.

La sierra de Aitana se agitó llorando como pañuelo al viento, despidiendo a la pareja el día que la locura clavó su estaca, fundiendo en sus cumbres la esperanza de un inmediato retorno, al emprender la caminata de país en país, sin paradero para sus delicados pies, heridos por cuarenta años de llorar una patria, con miedo a quedar dormida en alguno de los cementerios transeúntes por donde pasó, lejos de una España vacía de trigo por la metralla.

París, Marsella, Buenos Aires y Roma con mochila de infortunio al hombro, espíritu reforzado, mirada desconsolada y esperanza frustrada, sin otro afán que pisar la riojana tierra madre que la vio nacer, acariciando cepas de vino compartido durante sesenta años con el “tonto de Rafael”.

De vuelta a casa, ennegreció su alma el sabor amargo de la vejez ganada en dolor forzado de exilio, víspera del destierro definitivo que la abandonó en un tren sin retorno camino de la nada, olvidando que fue el verso azul del veintisiete, herida de muerte por la enfermedad incurable del olvido, dándonos tiempo a recordar que el inesperado Alzheimer se apoderó de su mente, llevándosela silenciosamente por delante el 13 de diciembre de 1988.