Navegando por
Etiqueta: desahucios

POR EL CAMBIO

POR EL CAMBIO

Unknown

Los profetas de la catástrofe de «huno» y «hotro» bando pretenden llevarnos a temerosos cuentos infantiles, cuando el “hombre del saco” amenazaba con llevarnos no se sabe donde, y el aviso “¡que viene el lobo!” nos prevenía contra la llegada del maligno dominador de la voluntad popular, cuando la democracia estaba ausente de la piel de toro.

Salen los brujos azules y rojos del escondite, anunciando males y desdichas si ganan otros, pretendiendo inocularnos temerosas supersticiones que existen solo en sus mentes, haciéndolo con exhibicionismo mediático, sobrada imprudencia, notoria altanería y escasa lucidez en sus augurios.

Estad tranquilos ante las predicciones catastrofistas de tales hechiceros, cuando vaticinan tragedias colectivas por cometer la irresponsable frivolidad de botar a los veteranos salvadores de la patria, votando a quienes nunca tuvieron oportunidad de guiarnos y redimirnos de la corrupción, sean estos hipotéticos salvadores del color político que sean.

No creáis que ese voto por el cambio nos pondrá al borde del precipicio a punto de caer despeñados, porque ya lo hicieron la mayoría de españoles en 1982 sin contaminarse con el gen del suicidio colectivo que les llevara a la locura de la autoinmolación y el exterminio, invocando a los cuatro jinetes de la Apocalipsis con sus votos.

Confiad en que la voluntad popular de poner el país en nuevas manos nos alejará del hundimiento tectónico y el fin del mundo predicho por los agoreros, porque los nuevos representantes – sean estos cuales fueren – no serán diabólicos ángeles exterminadores, precursores de la inmediata extinción de la vida humana, sino personas que merecen una oportunidad, porque no siempre lo malo conocido fue mejor que lo bueno por conocer.

DESPRECIABLES CAPRICHOS

DESPRECIABLES CAPRICHOS

mn

No es posible callar y no es bueno que callemos, cuando desde la ventana que da al patio exterior vemos la pobreza, oímos quejidos y sentimos escalofríos en la piel imaginando que podríamos ser nosotros quienes sufrimos la agonía del hambre en nuestros hijos, como lacerante espada que nos parte en dos por vesánicos caprichos de los depredadores que conducen a la hambruna.

Son tales caprichos, determinaciones arbitrarias no justificadas cuando se toman por antojo, que causan daño a las personas, librándose lo caprichosos de los daños ocasionados por los abominables caprichos que se toman, con la misma frialdad que un matarife sacrifica corderos en el matadero.

Porque macabro capricho es rearmarnos hasta los dientes con refinamiento de muerte y aniquilación, cuando bastaría con eliminar el gasto armamentístico para erradicar el hambre en el mundo.

Desigual capricho es poner quirófanos con flujo laminar a disposición de selectos enfermos, mientras otros se desploman a las tumbas desde las lista de espera en los hospitales, como insectos rodando por el suelo después de la fumigación.

Detestable capricho es obligar a las personas dependientes a ser independientes hasta que desaparecen, mientras los dependientes del trabajo ajeno siguen abusando de plusvalías y quienes dependen de la hucha ciudadana continúan ordeñando la vaca.

Execrable capricho es que algunos desahucios acaben en suicidios, cuando se trata de un simulacro de homicidio provocado por quienes lucen en sus carteras tarjetas con etiqueta negra, explotación roja, desvergüenza amarilla y militancia multicolor.

Reprobable capricho es eliminar folios y lapiceros de los juzgados; suprimir combustible y pan en los colegios; y cerrar plantas en hospitales, al tiempo que se mantienen sueldos, indemnizaciones y privilegios a los “cajeros” responsables de la tragedia.

Injusto capricho es la distribución de riqueza colectiva que permite medir esloras de barcos de recreo en kilómetros, cuando bastaría un metro para alimentar a los que mueren por no tener un mendrugo de pan que llevarse a la boca.

Cincelemos, pues, sobre todas las lápidas que esperan inquietas los cuerpos de los depredadores, estas palabras como epitafio: “Aquí yace quien provocó lágrimas negras en ojos blancos enrojecidos por la sangre”.

EL BARBERO ADENOID HYNKEL

EL BARBERO ADENOID HYNKEL

388views

Unknown

Sir Charles Spencer Chaplin permitió que un barbero judío suplantara al súper-mandamás Adenoid Hynkel en el discurso que dirigió al ejército alemán en 1940, vigente en la actualidad sin más cambios que modificar los soldados destinatarios de la arenga, por ciudadanos torturados con desahucios, “preferentes” y recortes impuestos a golpe de decreto por gobiernos sometidos a la dictadura financiera, de la que muchos dirigentes políticos forman parte, obedientes al dictado germánico.

En su discurso, el barbero “Hynkel” nos recuerda que la codicia ha envenenado la convivencia, levantando barreras de odio en la población y empujando a muchos ciudadanos a la miseria, pobreza y abandono, en medio de un cinismo insultante ligado a una inteligencia dura y seca que nos lleva a pensar mucho y sentir poco.

Más que dinero necesitamos humanidad y más que inteligencia, bondad; porque sin esas cualidades la vida se vuelve violenta, llevando a millones de seres humanos a la desesperación, víctimas de un sistema que arruina, tortura y condena a la pobreza a personas inocentes.

Por eso debemos mantenernos unidos si queremos vencer la codicia de los mercados, desterrar el abuso, extinguir la explotación, derrocar a los dictadores financieros, y reconquistar el poder democrático que nos han robado. Continuemos, pues, la lucha contra quienes nos desprecian, nos esclavizan, reglamentan nuestras vidas y nos dicen qué tenemos que hacer, decir y sentir. Alejemos de nosotros a quienes nos barren el cerebro, nos ceban, nos tratan como a ganado y como carne de cañón. No nos entreguemos a individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina, porque no somos ganado ni máquinas, sino Hombres.

En nombre de la democracia, luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los adultos un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad.

Con esas promesas, los gobernantes subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los gobernantes son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. «Luchemos para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia. Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo solidario donde la ciencia y el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. Ciudadanos, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos».

ARGUMENTOS PERVERSOS

ARGUMENTOS PERVERSOS

b

Las razones esgrimidas por algunos dirigentes políticos y financieros, recuerdan los perversos argumentos utilizados por los esquilmadores españoles de los siglos XVI y XVII que invadieron el nuevo continente, justificando la rapiña de tesoros, los cristazos convertidores de infieles y el exterminio de rebeldes, con palabras que hoy ofenden al sentido común.

En aquellos tiempos se justificaba el suicidio de los indios en las islas del Caribe diciendo que eran holgazanes y se negaban a trabajar. Hoy los suicidios por desahucios se atribuyen a la poca cabeza de los que se ahorcan, mientras el expresidente de la patronal decía que estamos como estamos porque se trabaja poco y se cobra mucho.

En aquellos tiempos los virreyes atribuían a Satán y a la estupidez, que los indios creyeran en sus sueños y pretendieran hacerlos realidad. Hoy Marina del Corral, la secretaria general de Inmigración y Emigración, afirma que los jóvenes licenciados y doctores emigran al extranjero, llevados por “el impulso aventurero de la juventud”.

En aquellos tiempos se informaba desde el territorio conquistado a la corte española, que los rebeldes eran pocos y todos estaban conformes con la explotación, los castigos y las conversiones, porque la mayoría de ellos permanecía resignado en sus chozas. Hoy el presidente del Gobierno dice que la mayoría silenciosa está de acuerdo con los recortes porque se queda en casa y no acude a las manifestaciones.

En tiempo de los esquilmadores se decía que los indios eran incapaces de dominar sus instintos porque comían cuando tenían hambre y no cuando era la hora de comer. Los recortadores de hoy recriminan a los parados que no quieran trabajar y prefieren vivir de las prestaciones por desempleo para satisfacer su primitivo instinto de comer.

En tiempos de los profetas redentores, estos justificaban que los indios adoraran la naturaleza y la tuvieran por madre sagrada, porque eran idólatras. Hoy el ministro de Justicia atribuye las huelgas judiciales a la ambición económica de los jueces y no a su celo por mejorar la profesión que adoran.

En tiempos de los saqueadores se justificaba la desnudez de los indios porque eran salvajes que no tenían vergüenza. Hoy las mareas blancas y verdes de médicos y profesores son descalificadas, porque se trata de rojos sinvergüenzas que salen a la calle sin motivos, en vez de estar en los consultorios, aulas y quirófanos.

ENCARNADURA

ENCARNADURA

images-1

El libro de la palabras define la encarnadura como una disposición de los tejidos del cuerpo humano que favorece la cicatrización de las heridas y la curación de lesiones. Pero coloquialmente, se atribuye buena encarnadura a las personas de soportan críticas sin inmutarse ni mover una pestaña, simulando ausencia de dolor, aunque los hechos les estén abriendo las carnes.

Eso hacen don Mariano y don Alfredo ante las críticas que reciben, dejándonos a todos pasmados con sus intervenciones, omisiones, escapismos y silencios, por muy noqueados que estén ante las situaciones que cada uno de ellos atraviesa, de las que salen a hombros de sus palmeros, entre el abucheo del pueblo y con el impermeable puesto para que no les alcancen las salpicaduras de la mierda que están cayendo sobre sus partidos.

Paradigmas de cinismo, hablando de transparencia y democracia interna. Ejemplos de hipocresía por negar la corrupción propia ante el reparto de los cien casos de podredumbre que esperan turno en los juzgados. Modelos de engaño al afirmar que no todos los políticos son corruptos considerando que sólo son tales quienes se lo llevan, y no quienes los protegen, encubren y guardan silencio ante las fechorías de los malhechores. Arquetipos de falacia al proponer medidas contra la corrupción sin tomar las medidas que están a su alcance para subsanar las corrupciones propias. Enhorabuena a los dos por el éxito obtenido sin otro mérito que mantener baja la testuz para no ver los excrementos que sobrevuelan por encima de sus cabezas.

Pónganse parches Sor Virginia en el cinismo de quienes autorizaron el insulto ponferradino y luego se rasgaron las vestiduras para mantenerse en su puesto. Aplíquense con urgencia electrochoques a la izquierda socialista para que reaccione internamente y lleve a cabo la necesaria y profunda renovación del partido, antes que la destrucción sea total e irreparable. Aplíquense con la  misma urgencia puntos de sutura a la ceja izquierda de Rubalcaba que le ha roto Chacón con un uppercut directo en las redes sociales. Y quítense las prótesis de las bocas al pueblo que no cierra las mandíbulas teniendo las dos sardinas entre los dientes.

DESCRÉDITO POLÍTICO

DESCRÉDITO POLÍTICO

Unknown

Es tan grande la desconfianza del pueblo en los políticos, que son pocos los ciudadanos que conceden el mínimo crédito a sus palabras, hartos ya de mentiras, incumplimientos, demagogia, trampas y fraudes electorales. La reputación social y la autoridad moral de los dirigentes políticos está más desprestigiada que las promesas de borrachos y trileros, aunque mantengan el inmerecido poder de las urnas.

No son los desahucios, ni los suicidios, ni los abusos, ni las estafas, ni los incumplimientos, lo más grave que está pasando en el país, siendo todo ello muy grave. Tampoco lo es la impunidad de los corruptos, ni la institucionalización de la mentira, ni la basura que se esconde en las alfombras reales, ni el putrefacto olor que despiden los despachos oficiales. Lo más grave que está sucediendo es la pérdida de conciencia sobre lo que está pasando por la rutinización de hechos corruptivos y la desconfianza generalizada en las instituciones, en la clase política y, más allá de todo esto, en la degenerada democracia que imponen pseudócratas de pacotilla.

Los casos de corrupción en las postrimerías del felipismo enviaron a su líder a las tinieblas porque 9.716.006 ciudadanos confiaron en que la alternativa Popular al gobierno de González salvaría al país del lodazal en que fue hundido por los fondos reservados, los GAL, los rubios, los juanesguerras, los roldanes, y otros sinvergüenzas de similar calaña, que tanto daño hicieron al socialismo y al país.

Pero hoy las cosas han cambiado a peor porque muchos ciudadanos ya no confían en los partidos, ni en esta democracia, ni en las elecciones, ni en la monarquía, ni en los políticos, como refleja el hecho de que en las últimas elecciones, la abstención, el voto en blanco y el nulo fue del 30,97 %, siendo 10.561.756 los ciudadanos que optaron por la protesta con su inhibición, muy cercanos a los 10.830.693 votos que dieron la mayoría absoluta al Partido Popular.

Es presumible que en las próximas elecciones gane por mayoría absoluta la indignación, el descontento y la desconfianza, sin que los políticos estén haciendo nada por evitarlo.

RODILLO DEMOCRÁTICO

RODILLO DEMOCRÁTICO

No es la primera vez que denuncio el rodillo democrático que venimos padeciendo los españoles en todas las situaciones políticas en las que el PSOE o el PP han obtenido la mayoría absoluta en las urnas, consciente de que los votos dan poder, mucho poder, pero ninguna sabiduría, ni conceden “ex cátedra” política que confiera infalibilidad a las decisiones.

Ayer, cuando los ciudadanos estábamos en armas contra los copagos, tasas judiciales, recortes salariales, privilegios políticos, eliminación de subvenciones, impunidad de corruptos, indemnizaciones bancarias, desahucios asesinos, imparable paro, privatizaciones sanitarias, abusos de policieros (no de policías) y cinismo de politiqueros (no de políticos), la mayoría de nuestros padres putativos pasaban de nuevo el rodillo en el Congreso, laminando nuestras esperanzas al dejarnos vacíos los bolsillos de toda esperanza de redención.

De ¡3.771! enmiendas a las cuentas del Estado sólo fueron aceptadas 7 de ellas por el partido mayoritario, en una nueva exhibición de sordera social y política digna de figurar en el libro Guinness de los despropósitos democráticos, similares a los abusos mayoritarios realizados por los socialistas cuando dominaron la Cámara baja, la alta, la del medio y la de al lado.

No consiste la democracia en escuchar la voz de los ciudadanos cada cuatro años cuando estos introducen el voto en la urna; ni ese voto en un cheque en blanco que se otorga a los vencedores, para que hagan a su antojo cuanto les parezca hasta las próximas elecciones.

Gobernar en mayoría no significa tomar decisiones sin negociar con los demás partidos, ni desoír la voz de pueblo cuando éste clama en el desierto, porque desatender su grito y arrinconar a las minorías políticas es una perversión democrática de impredecibles consecuencias que sólo beneficia a los enemigos de la soberanía popular.