EL BARBERO ADENOID HYNKEL

EL BARBERO ADENOID HYNKEL

Unknown

Sir Charles Spencer Chaplin permitió que un barbero judío suplantara al súper-mandamás Adenoid Hynkel en el discurso que dirigió al ejército alemán en 1940, vigente en la actualidad sin más cambios que modificar los soldados destinatarios de la arenga, por ciudadanos torturados con desahucios, “preferentes” y recortes impuestos a golpe de decreto por gobiernos sometidos a la dictadura financiera, de la que muchos dirigentes políticos forman parte, obedientes al dictado germánico.

En su discurso, el barbero “Hynkel” nos recuerda que la codicia ha envenenado la convivencia, levantando barreras de odio en la población y empujando a muchos ciudadanos a la miseria, pobreza y abandono, en medio de un cinismo insultante ligado a una inteligencia dura y seca que nos lleva a pensar mucho y sentir poco.

Más que dinero necesitamos humanidad y más que inteligencia, bondad; porque sin esas cualidades la vida se vuelve violenta, llevando a millones de seres humanos a la desesperación, víctimas de un sistema que arruina, tortura y condena a la pobreza a personas inocentes.

Por eso debemos mantenernos unidos si queremos vencer la codicia de los mercados, desterrar el abuso, extinguir la explotación, derrocar a los dictadores financieros, y reconquistar el poder democrático que nos han robado. Continuemos, pues, la lucha contra quienes nos desprecian, nos esclavizan, reglamentan nuestras vidas y nos dicen qué tenemos que hacer, decir y sentir. Alejemos de nosotros a quienes nos barren el cerebro, nos ceban, nos tratan como a ganado y como carne de cañón. No nos entreguemos a individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina, porque no somos ganado ni máquinas, sino Hombres.

En nombre de la democracia, luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los adultos un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad.

Con esas promesas, los gobernantes subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los gobernantes son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. «Luchemos para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia. Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo solidario donde la ciencia y el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. Ciudadanos, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos».

Un comentario en «EL BARBERO ADENOID HYNKEL»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.