SEVILLA

SEVILLA

Unknown

Alguien dijo a Sevilla que no hiciera caso de las caricias del río porque era galán de paso, pero como yo no soy galán, la ciudad me ha mirado una vez más de frente mostrándome sus encantos para seducirme con el perfume a menta y canela que destilan Triana y Sevilla, sin decidirme por alguno de ellos como le sucede al Guadalquivir camino de Sanlúcar, donde le espera la mar inmensa.

Sevilla es la gracia, el donaire, la simpatía, el arte y la copla. El vino fino de taberna y las aceitunas compartidas al sol en las puertas del otoño, cuando el oro de la Torre disputa su belleza a la Giralda, la Plaza de España nos da reposo en el espacio salmantino y la judería del barrio de Santa Cruz testifica los infinitos amores allí nacidos.

Pero también Sevilla es la picardía en las esquinas, la pobreza en los arrabales, la queja de los marginados, la negrura en los rincones y cientos de manos heridas por la miseria pidiendo para sobrevivir en medio de una vida marginada que aspira a una redención que amenaza con no llegarle nunca.

Quedan aún en Sevilla residuales ecos de pisadas medievales, cuando los señores de señoríos enseñoreaban su poder, convertidos hoy en señoritos que hacen resonar sus espuelas en cortijos abandonados y tierras muertas sin producción alguna, que podrían aliviar desgracias inmerecidas por una clase social abandonada, que sobremuere por carecer de cuna y fortuna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.