RECOGIDO HOMENAJE

RECOGIDO HOMENAJE

Tan sencillo y discreto, como afectuoso y sincero, fue el pequeño homenaje que profesores y alumnos del Instituto “Torrente Ballester” rindieron ayer a Unamuno en el patio central del centro, donde los estudiantes leyeron algunos poemas suyos, tras las palabras del director y la entrega de unos premios literarios.

Media hora después de bajarme del asfalto que me devolvió a Salamanca tras mi periplo por tierras gallegas, fui invitado a cerrar este acto de homenaje con unas palabras, ante el original busto de don Miguel que Ángel Posada había realizado con hojas del periódico “El País” pintadas de blanco, queriendo representar con ello la capacidad de Unamuno para seguir llevando al país en su cabeza, setenta y seis años después de abandonarnos.

Nula fue la relación personal entre Unamuno y Torrente, pero intensas las horas que el gallego-salmantino pasó leyendo la obra del vasco-salmantino, desde que cayeron en sus manos los primeros libros de don Miguel, cuando Torrente se encontraba en Vigo, allá por el año 1928.

Don Gonzalo frecuentó al año siguiente las tertulias madrileñas, sin posibilidad de encontrarse con don Miguel en la Granja del Henar o en la Cacharrería del Ateneo, porque el sentidor vasco se encontraba autoexiliado en Hendaya. En cambio, sin coincidir en el tiempo, compartieron la tertulia en el Novelty donde ambos acudían de forma habitual.

En mis breves palabras, pedí a los jóvenes que ocupaban el soleado patio, lo que Unamuno les hubiera demandado: riguroso cumplimiento de la disciplina académica; esfuerzo y constancia en el trabajo; respeto en todos los órdenes; y voluntad de empujar a los profesores a ser cada día mejores maestros, enseñándoles a enseñar. Y exhorté a mis antiguos compañeros a recibir enseñanzas de los estudiantes, porque enseñar es ante todo y sobre todo, aprender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.