MANDATOS DIVINOS

MANDATOS DIVINOS

Lleva años insistiendo Rajoy en sus críticas a los socialistas, que las cosas hay que hacerlas “como Dios manda”. Pero no acaba de decirnos cuál es el mandato de Dios. Qué órdenes se reciben por inspiración divina en la Moncloa a través del motorista angelical portador de los mensajes celestiales.

Ante tal situación, sorprende la falta de colaboración del cardenal Rouco, la no contratación de un logopeda a tiempo completo y la ausencia de un otorrino en el palacio del presidente, porque sólo caben tres opciones para explicar los sucesivos fracasos de las medidas tomadas por Rajoy cada viernes de dolores: o Dios no manda lo que tiene que mandar y se equivoca más de lo previsto; o Rajoy no comprende bien los mandatos divinos; o está sordo.

Personalmente, pienso que nuestro hombre está afectado por las tres dolencias a la vez, especialmente por la segunda de ellas. El pobre no entiende nada porque oye lo que quiere, sin poner atención a lo que Dios le dice a través de sus mensajeros.

Basta leer el Libro de los Proverbios (24,11) para saber que Rajoy no obedece al Señor cuando le ordena: “¡Libra a los que son llevados a la muerte!”. Por si tuviera dudas sobre la inoportunidad de sus decretos, le dejó a través de Isaías (10.1-2) este post-it en su mesa de recortes: “¡Ay de los que decretan leyes injustas y de los que toman decisiones injustas, para privar de justicia a los necesitados, para robar sus derechos a los pobres, hacer de las viudas su botín, y despojar a los huérfanos!”. Por si desconociera cuál va a ser su paradero eterno, los Salmos (41.1), le recuerdan: “Bienaventurado el que piensa en el pobre”. Y para los circunloquios marianísticos sin pies, cabeza, ni sentido, profetiza Job (16.3): “¿Tendrán fin las palabras vacías?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.