GUERRAS PACIFICADORAS

GUERRAS PACIFICADORAS

etica y guerra

Desde la teórica “era de la paz” que se abrió el 7 de mayo de 1945 en los cuarteles de la SHAEF cuando los alemanes firmaron el acta de rendición incondicional ante los aliados, dando fin a la segunda gran guerra, se han contabilizado más de 25 millones de personas muertas en guerras de menor cuantía, a las que añadir el doble número de expatriados, deportados y expulsados de sus países.

Estas pequeñas escaramuzas, minimizadas por los gobiernos con raros eufemismos para evitar masivas muertes con tales cortes de bisturí, les ha permitido hablar de “guerras pacíficas” o “misiones de paz”, aunque los inocentes soldados enviados a esos mataderos desde despachos donde no silban las balas, desaparezcan del mapa junto a civiles asesinados bajo la perífrasis de “efectos colaterales”.

“Si vis pacem, para bellum” es la gran falacia utilizada por los gobiernos para justificar lo injustificable, que debemos obligarles a cambiar por “si vis pacem, para pacem”,  forzando la paz que todos deseamos, menos unos cuantos, aunque estos sean los que deciden sobre nuestras vidas.

Averiguad quienes se benefician de las guerras y tendréis la respuesta. Pero no os hagáis ilusiones porque nunca la encontraréis, como anticipaba Bob Dylan en su canción “A hard rains a gonna fall», diciéndonos que “la cara del verdugo siempre está escondida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.