FIESTAS, CASETAS Y TOROS EN SALAMANCA

FIESTAS, CASETAS Y TOROS EN SALAMANCA

Estamos en plenos festejos tradicionales en la ciudad que habito, celebrando no se sabe muy bien qué, pero supongo que será algo relacionado con la Virgen patrona de la ciudad, aunque los espectáculos mundanos superen holgadamente a las celebraciones litúrgicas.

Sin ánimo de aguar la fiesta a nadie, porque no es esa mi intención ni lo conseguiría, quiero dejar constancia escrita de mi incapacidad mental para comprender que, año tras año, – pero menos este año  -, el Ayuntamiento dilapide miles de euros del dinero común en pagar festejos, teniendo, por ejemplo, calles sin luz y por asfaltar. Y no es que yo niegue la diversión ciudadana, no; pero que cada uno se la pague, como hago con los conciertos de Sabina, desde que compartí un bocadillo con él en Zurich, allá por 1986. Considero que los concejos no deben fomentar con nuestros impuestos las arcas de la hostelería, sino la cultura y bienestar de todos los ciudadanos.

Por otro lado, y debido al desgaste neuronal por la edad, no alcanzo a comprender el placer de mis vecinos  por tomarse de pie, entre empujones, envueltos en polvo y aromatizados con los gases expelidos por los vehículos a motor, una cervecita en improvisadas e insalubres casetas, servida en vasos de plástico.

Por último, tampoco acierto a comprender el interés de mis paisanos en ocupar rocosos tendidos graníticos en recintos circulares al aire libre, para ver como unos maniquíes vestidos con trajes iluminados arriesgan su vida con un trapo de franela en la mano, mientras van horadando la piel de un animal hasta apuntillarlo, entre el regocijo general. Juego mortal aplaudido por una multitud sobrada, espesa y desocupada, que corea el duelo solitario entre un muñeco trágico y la brutalidad de una bestia brava, encastada y encornada.

Artículos relacionados:

HOMENAJE AL SENTIDOR A la Asociación de Amigos de Unamuno en Salamanca, le cabe hoy el honor de organizar el homenaje que cada año promueve el Ayuntamiento de Salamanca a Miguel de Unamuno frente a la casona de Bordadores donde falleció, protegidas las autoridades, los asociados y vecinos salmatinos por la estatua que...
AMIGOS, SIN MÁS Cuento en mi vida con la suerte de haber pasado la adolescencia con fieles compañeros del Infanta. Inolvidable camaradería aliñada con tinte fraternal, para compensar el abandono de la orfandad, la indiferencia de profesores, el mal trato de los inspectores y el luto inmerecido en manos de la peor...
EL POETA COLINAS La reina-madre, Sofía, acomodó anteayer el laurel de su premio en la cabeza doblemente despejada del poeta iberoamericano Antonio Colinas, mejorando tal galardón la eterna fama del poeta, junto a su Premio Nacional de Literatura, al de la Crítica y al de Castilla y León de las Letras, todos ellos ...

2 comentarios sobre “FIESTAS, CASETAS Y TOROS EN SALAMANCA

  1. Estoy muy de acuerdo contigo. Lástima que seamos pocos los que pensamos así, mira como están las casetas… las calles… Es una gran locura que pagamos todos…

  2. Ya somos dos los que no entendemos que se gaste en vino lo que no tienes para pan, en cuanto al ensañamiento con los toros probablemente será porque está prohibido que nos echen a los leones a muchos de nosotros como sería placentero para algunos. Poco arreglo tiene este país cuando la inmensa mayoría de la gente disfruta de estos molestos
    festejos populares y encima se dice que son la cultura de un País y venga la fiesta de los toros y venga el flamenquito, semana Santa y España y OLÉ. Y claro se nos conoce por los Sanfermines, El toro de la Vega, el de nosécuantos y el de mas allá. Luego viene un ingles y me pregunta si en España hay selva, cierto es que pocas luces tenía el pobre pero no me extraña porque España lo que vende es La fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.