FERMOSURA ARTIFICIAL

FERMOSURA ARTIFICIAL

images-2

En el mundo de la artificial belleza física y el desfigurado escaparate social no tiene espacio el talento, porque la presunción de ser lo que no se es ha reservado el derecho de admisión en la vidriera plastificada donde exhiben la piel bronceada con infrarrojos eléctricos los desocupados cerebrales.

Existe un gran comercio de narices, tetas, labios, culos, pómulos y casquerías afines cuya misión es falsificar identidades, retratos y realidades, aunque no lo consigan porque todo aquello que está al alcance del bisturí no forma parte de la esencia de cada cual, aunque se logre un disfraz poniendo euros sobre el mostrador de la frustración.

Es difícil encontrar al intelecto luciendo palmito en las pasarelas de moda, porque se hospeda en el territorio espiritual de los valores humanos invisibles a los ojos teñidos de felices colores camino de una felicidad pasajera, alcanzable sin esfuerzo en los expositores de belleza externa.

En los shopping centers del camuflaje estético se hacinan stores quirúrgicos con las estanterías llenas de prótesis, siliconas y botos sonrientes de porcelanas robadas por el butrón de la hipocresía que entretiene a personas ociosas y disconformes con sus formas, creyendo que con el cambio mejoran el atractivo interior, tan deseable y duradero.

A las mentes huecas y frías con bolsillos rellenos y calientes, se ofrecen piezas selectas de carne humana enlatada, mutilación de imperfecciones, nuevos párpados, estiramientos de piel y cambios de apéndices sensoriales hasta conseguir momificarse en clones idénticos de belleza estereotipada por la moda de turno, para seducir al vecino o vecina que camina a su lado por la calle hasta el socavón de la muerte que devora todo esfuerzo por alargar el tiempo más allá de lo que a cada cual corresponde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.