CAMPUSEROS

CAMPUSEROS

Sin alcohol en las venas ni cervezas en la mochila, sin armas en la lengua ni pistolas en el cinturón y sin estimulantes en el cerebro ni alucinógenos en papel de aluminio, están reunidos en la valenciana Ciudad de las Artes varios miles de jóvenes espíritus.

Amantes de Internet y de las nuevas tecnologías, con edades comprendidas entre los cinco y cien años, han llegado a la ciudad del Turia llevando a cuestas un ordenata, dos toallas, productos de higiene personal, humor, entusiasmo, compañerismo, montón de creatividad y ganas de diversión, que nada tiene que ver con el pandillerismo, la picaresca o los campus de botellón.

Uniendo sus talentos serán capaces de crear un futuro internáutico del que todos nos beneficiaremos, con nuevas reglas insospechadas hasta el domingo que apaguen sus pantallas.

Asistirán estos días a conferencias divulgativas, jugarán a imposibles juegos inimaginables, aprenderán a construir un telescopio, editarán astrofotografías, acabarán dominando el HTML5, hablarán a través de la pantalla con millones de internautas perdidos en el ciberespacio, competirán en concursos, superarán pruebas de retoque digital y disfrutarán juntos de los maravillosos viajes virtuales que les esperan.

Confieso mi respeto a todos ellos por los conocimientos informáticos que atesoran y el dominio que tienen sobre Internet y redes sociales, tan alejado de la ignorancia que asiste al bloguero que firma estas opiniones diarias. Pero unido a ello va mi gratitud por la generosidad con que siempre han atendido mis preguntas y resuelto mis dudas en los foros, sin pedir nada a cambio ni conocer a quien ayuda les pedía.

Y puestos a agradecer, expreso mi reconocimiento a quienes abrieron en España la ventana de nuestras casas al mundo virtual, a quienes pusieron las primeras piedras de Internet y nos llevaron a todos de la mano dando los primeros pasos por la red. Ahí está José Barberá, que fundó y dirigió durante seis años RedIRIS, antesala de la red española; Juan Quemada, realizador en 1985 de la primera conexión española a un servicio de Internet; y Juan Antonio Esteba, creador de Goya Servicios Telemáticos, primer proveedor de Internet.

Finalmente, espero que la presencia en el Campus Party del ciudadano Olmo Gálvez, representante de la Plataforma Democracia Real Ya, haga posible la comunicación rápida y eficaz entre todos los “indignados” a través de Internet, para hacer frente de forma coordinada a la que se nos viene encima, porque nadie va a librarnos de ella como no lo hagamos la mayoría silenciosa de ciudadanos que estamos hartos de politiqueiros, banqueiros y especuladeiros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.