¡ A POR ELLOS !

¡ A POR ELLOS !

Cuando los ciudadanos no se sienten representados por los representantes que han elegido para que les representen, y las leyes promulgadas por los seudorepresentantes populares se utilizan para cerrar la boca a los hipotéticos representados ante las injusticias que éstos padecen, no queda otra opción que desterrar a los falsarios y anular las leyes que condenan al pueblo al silencio ante el abuso, engaño y la demagogia institucionalizada.

Es hora de hacer efectivo el grito futbolero “¡a por elloooos, oeeee!” y lanzarnos contra nuestros padres políticos, por putativos que sean, haciendo grandes sentadas diarias ante las barricadas que defiendes ciudadanos de uniforme, protegiendo a los depredadores del propio destino que espera a los defensores de los engominados perversores democráticos.

A muchos de estos no les basta con llevarse los sueldazos que se llevan por gandulear en los despachos parlamentarios. A la mayoría les parecen escasos los complementos económicos que ingresan en sus cuentas corrientes por bostezar en los escaños. Gran parte de ellos no tienen bastante con los privilegios sociales que reciben por holgazanear entre alfombras y tapices, dormir en hoteles de lujo, tomar copas de madrugada y pagar caprichos con Visas de platino-iridio. Tampoco les satisface plenamente ser abanicados por asistentes, llevados  en volandas por chóferes y ser protegidos por ciudadanos con placa en el bolsillo.

Su descaro, falta de vergüenza, nula ejemplaridad y falso testimonio, les lleva a pluriemplearse  para obtener varios sueldos, en un país con cinco millones de parados y 1.700 familias sin tener un mendrugo de pan que llevarse a la boca porque todos sus miembros están en el dique seco del paro.

La Comisión del Estatuto del Diputado, o sea, ellos mismos, han autorizado 76 compatibilidades a parlamentarios: 27 para ejercer la abogacía, 13 para la docencia y 19 para dirigir sus empresas o participar en sociedades de las que son accionistas. Por otro lado, 7 diputados pueden además compatibilizar el escaño con el cargo de consejero de alguna caja de ahorro; 4 ejercen la medicina privada y varios tienen permiso para trabajar como editores, ingenieros técnicos industriales e incluso farmacéuticos. Finalmente, 71  de ellos son alcaldes o concejales, obligados por ley a optar por un sueldo, pero si eligen el de diputado pueden cobrar dietas de las corporaciones locales. El resumen es que el 80 % de ellos está pluriempleado, por el descontento que tienen con el cargo institucional, ya que se aburren en él por falta de tareas y necesitan entretenerse con otros trabajos, incrementando el patrimonio con sueldos extraparlamentarios.

¡Aconjonate, indignante, humillante, insultante, vergonzante, repelente y asqueante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.