CUSTER EN LITTLE BIG HORN

CUSTER EN LITTLE BIG HORN

550px-GenGACuster-252x275

El cine, la literatura y un joven país como Estados Unidos necesitado de mitos, divinizó al general Custer con su muerte en la batalla de Little Big Horn, cuando en realidad fue el peor alumno en West Point, indisciplinado y mal estratega militar sobrado de intrepidez.

Es fácil imaginar que por estas fechas de 1876, andarían los indios sioux de Caballo Loco celebrando en Montana la victoria de Little Big Horn sobre los soldados del 7º Regimiento de Caballería, que combatieron a las órdenes del teniente coronel George Armstrong Custer en una de las guerras que disputaron entre ambos.

Castigo aleccionador para Custer que había masacrado anteriormente un campamento de indios cheyenes junto al río Washita, defendido por inocentes niños, ancianos y mujeres, provocando la ira y juramentación de Caballo Loco y Toro Sentado para vengar el cobarde exterminio provocado por los militares y expulsar al invasor de sus tierras.

El sobradísimo Custer entró en combate con prepotencia y mala contabilidad, pues los mil quinientos indios que pensaba aniquilar en un santiamén se convirtieron en cuatro mil enfurecidos guerreros que infringieron a los yanquis la más humillante historia que jamás pudieron imaginar.

Si el territorio sioux de Montana no hubiera sido rico en oro, allí no habrían llegado ambiciosos colonos a esquilmar sus tesoros naturales, ni el gobierno hubiera pedido a los indios que abandonaran la tierra que les pertenecía, ni la batalla de Little hubiera tenido lugar, ni las tropas azules hubieran intervenido, ni la sangre de los pieles rojas y la azul de los rostros pálidos hubiera regado el suelo, ni el buscaglorias “de los cabellos largos” hubiera perdido su pajiza cabellera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.