No confundir domicilio con vivienda, ni casa con hogar, ni hospedaje con morada, ni cocina con fogón, ni intimidad con cama, ni confidencia con charla, ni vistazo con mirada, ni queja con suspiro, ni caricia con palmada, ni mirar con ver, ni oír con escuchar, … porque el amor altera diccionarios, conceptos y palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.