VIERNES CON AMIGOS

VIERNES CON AMIGOS

Como venimos haciendo desde hace años, ayer nos reunimos antes de comer un entrañable grupo de amigos para despedir la semana, arreglar España, reírnos un rato y tomar copas de vino procedente de cepas que descansan en laderas ribereñas del Duero.

La tertulia de este viernes no es para recordarla en este blog porque puede leerla algún casto oído puritano o un votante de cualquier partido, y quedar seco de un infarto anímico provocado por las opiniones que vertimos, fruto de la situación indeseable que estamos viviendo en el país.

Jesús descargó toda su ira verbal contra los políticos al llegar de su “hacendosa” oficina ministerial, lamentando la mediocridad española, la falta de profesionalidad en todos los sectores y la impunidad de los gestores públicos que no pagan por sus excesos y errores.

Con algo de retraso llegó Eduardo de la manifestación de abogados en protesta por la subida de las tasas judiciales que tanto afecta a los profesionales del Derecho y a los ciudadanos desfavorecidos que no podrán recurrir sentencias y sanciones por carecer de recursos económicos para ello.

Al jubilado Luis le crispaba que el Fiscal General del Estado no hubiera cesado ya al fiscal de Cataluña por su implicación descarada a favor de los señores Mas y Pujol en el asunto de la evasión familiar de capitales y la posible financiación irregular del partido representante de la burguesía catalana.

Las sensatas y duras opiniones del notario Paco, que ejerció esa profesión muchos años en Cataluña, fueron el contrapunto y aval a muchos comentarios de los vertidos en torno a las tostas, rabas, bacalao y “jeta” que degustamos, abofeteando la jeta que tienen los chupópteros.

Con parcas palabras, Pepe asentía. Y Julio, su compañero en la agencia inspectora, giraba los cien kilos de peso que gozosamente atesora, golpeando virtualmente con la mano cerrada a todos los sinvergüenzas que andan sueltos por el mundo haciendo de éste una inmensa cloaca.

Tres ironías de Antonio, que a los ignorantes “declaradores” como yo asesora cada año al ser llamados a meter dinero en la hucha común; y las quejas del médico José María contra la casta política, cerraron la tertulia, sin haber tenido tiempo de hablar en esta ocasión sobre cosas más triviales e intercambiar bromas como hacemos habitualmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.