TRÁFICO Y CONSUMO DESPRECIABLE

TRÁFICO Y CONSUMO DESPRECIABLE

La detención en Barcelona de dos mercaderes de hombres que traficaban con inmigrantes marroquíes desde Tánger a Cataluña, produce una mezcla de satisfacción por la captura y asco de pertenecer a una raza que se devora así misma sin escrúpulo, con la voracidad de los depredadores salvajes, pero diferenciándose de ellos en que los felinos hambrientos matan para sobrevivir, y los traficantes de personas condenan a sus congéneres a vejaciones repugnantes para enriquecerse con la miseria de los indigentes.

El cinismo histórico de recordar el comercio de esclavos como algo perteneciente a épocas pasadas se pone en evidencia en el tráfico de seres humanos que hoy se hace realidad en prostíbulos que mercadean con el sexo secuestrado y en empresas que explotan esclavos de la supervivencia.

Comerciar con la vida, dignidad y honor de las personas es el negocio más despreciable que imaginarse pueda, porque los chantajistas de la existencia aniquilan la vida humana de las personas obligándolas a vivir en el infierno terrenal, sin  posibilidad de redención.

Negocio muy lucrativo para los mercaderes del engaño, la explotación y el abuso, impune al castigo que merecen y apoyado por consumistas de carne joven y modernos negreros que practican la esclavitud, ante el silencio de una sociedad hipócrita que consiente estas ignominiosas explotaciones de los desprotegidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.