Navegando por
Etiqueta: tierra

BOMBHUMANA

BOMBHUMANA

images

La historia nos ha hecho enmudecer durante siglos por los efectos devastadores de las bombas sobre las personas, animales, campos y ciudades, ya sean bombas convencionales, dispersivas, atómicas de fisión, de fusión o neutrónicas. Igualmente, nos han estremecido las imágenes generadas por las bombas de racimo. Y han mantenido cerrados nuestros ojos los dolorosos efectos de las quemaduras del napalm. Pero falta por llegar lo peor.

La insolidaria codicia de los amos del mundo están fabricando una nueva bomba cuya deflagración no se limitará a llevarse por delante a los de siempre, sino que también acabará con la vida de los humanoides que están fabricando en los despachos políticos y financieros semejante artefacto para su autoexterminio.

Se trata de la bombumana que está a punto de estallar, porque no es normal que en el norte estemos discutiendo sobre la calidad del chocolate o el porcentaje de sodio en el agua, mientras unos kilómetros al sur la hambruna cause estragos entre los seres humanos y las personas beban agua embarrada directamente de la charcas, junto a los animales, viendo sobrevolar buitres sobre sus cabezas.

CUMPLEAÑOS DEL CANAL

CUMPLEAÑOS DEL CANAL

Unknown

Hoy, que media España está viajando, recordamos que los navegantes tuvieron que esperar 385 años para ahorrar tiempo, economizar esfuerzos y evitar los riesgos del estrecho de Magallanes y el Cabo de Hornos, cruzando del Caribe al Pacífico a través del Canal de Panamá que hoy cumple un año más de la centena.

Todo comenzó en 1513 cuando Núñez de Balboa contempló desde los Andes dos interminables masas de agua marina sin más que girar la cabeza, siendo el primero en soñar con la unión de ambos mares, utilizando el curso del río Darién, muriendo sin ver cumplido su deseo.

Siete años después, el navegante Ángel Saavedra, presentó un proyecto similar al de Balboa, que tampoco fue atendido por los jefes conquistadores españoles, más pendientes de llevarse el oro de los indígenas que de hacer obras quiméricas de ingeniería imposible.

Tras analizar topográficamente el terreno desde Tehuantepec hasta Panamá, Hernán Cortés expuso planes similares, a los que se sumó también el navegante portugués Antonio Galvao, proponiendo unir los dos océanos de cuatro formas diferentes: Entre el golfo de Uraba y el de San Miguel; a través del istmo de Panamá; a lo largo del de San Juan, utilizando el lago de Nicaragua; o por el istmo mejicano.

Finalmente, el hombre más poderoso de la Tierra, hijo de la “loca” y el “hermoso”, propuso abrir un canal en Panamá para abreviar los viajes a Perú, evitando los peligros del cabo de Hornos y facilitando el transporte del oro usurpado hasta la península ibérica, aprobando en 1529 el primer proyecto de la magna obra, que no pudo llevarse a cabo por evidentes carencias tecnológicas.

El deseo imperial se hizo realidad el 15 de agosto de 1914 cuando el vapor Ancón cruzó el canal, inaugurándolo con evidentes ventajas para los países más beneficiados del tajo abierto, como Estados Unidos, Chile, Corea, Japón y China, acortando tiempo y distancia, ahorrando gastos, mejorando el intercambio comercial y dinamizando la economía.

Ha pertenecido el canal a los Estados Unidos hasta el 7 de septiembre de 1977, cuando el presidente americano Jimmy Carter y el jefe de Gobierno panameño Omar Torrijos firmaron el tratado que lleva sus nombres, por el que se devolvía a Panamá el control absoluto del canal el 31 de diciembre de 1999, gestionado por la Autoridad del Canal de Panamá, que vigila las andanzas de Sacyr.

DUEÑOS DEL PLANETA TIERRA

DUEÑOS DEL PLANETA TIERRA

454views

a

Cada palmo de tierra tiene un propietario, pero la Tierra pertenece a unos cuantos amos del mundo, desde que los mercados y las empresas se extendieron hasta alcanzar una dimensión mundial más allá de las fronteras nacionales, con transformaciones económicas globales, fruto de un feroz capitalismo amparado por las democracias liberales, una vez que cayó el comunismo occidental y se dio por concluida la guerra fría.

En poco tiempo, quedaron subsumidas las economías locales en grandes multinacionales, liberándose la circulación de capitales favorecedora de la enfermiza sociedad de consumo que padecemos, gobernada por transacciones financieras, cuentas corrientes y depósitos bancarios en manos de unos pocos privilegiados, que se reúnen periódicamente para mejorar la forma de engordar las huchas con el sudor, trabajo y miseria de la gran mayoría silenciosa, admiradora de los responsables de su tragedia.

La nota más característica de este mundo económicamente globalizado no es el beneficio común, sino la desigualdad y el retorno al siglo XVIII, en medio de un sectarismo que fracciona a los humanos en dos partes excesivamente desequilibradas, debido a la salvaje especulación de un mercado carente de solidaridad, en el que pueden quitarse caramelos a los huérfanos sin mover una pestaña, ni sentir remordimiento alguno.

Urge un rearme ético y la unión solidaria de los pueblos para frenar los beneficios y la especulación, derivada de una ambición desmedida y desvergonzada, porque de no hacerlo seremos devorados irremediablemente por el grupo de codiciosos que realmente gobierna el planeta, aunque a los demás nos dejen jugar con las urnas electorales en irreales democracias occidentales.

Y no soy yo quien esto dice, sino el profesor suizo Jean Ziegler desde su prestigiosa vicepresidencia del Consejo Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

CON SENTIMIENTO APÁTRIDA

CON SENTIMIENTO APÁTRIDA

images

Sufrimos indigestión autonómica, por culpa de quienes atropellaron el artículo segundo de nuestra Constitución en tiempos de prisas democráticas y concesiones caprichosas basadas en forzados consensos rechazados por el sentido común.

Como apátrida nacido en mi tierra, atribuyo gran parte de la pandemia social que se extiende por la piel de toro al reparto autonómico, en vista de las fatales consecuencias que ha tenido para los ciudadanos la fragmentación territorial en diecisiete comunidades autónomas a las que se suman dos ciudades más, con sus asambleas correspondientes.

Diecisiete parlamentos, diecisiete Gobiernos, diecisiete Consejos Consultivos, diecisiete cajas de ahorros sociales transformadas en ruinosos bancos autonómicos, decenas de instituciones, cientos de edificios e infraestructuras y miles de cargos políticos dispuestos a pegar tiros al aire con pólvora del pueblo, no es el mejor camino para gestionar eficazmente una administración al servicio de los ciudadanos que la sustentan, según han demostrado los hechos.

El exceso de gasto, los abusos, la inoperatividad, el despilfarro, la corrupción, el cortijerismo, la ineficacia y el dispendio público evidenciado durante años, ha concluido en una crisis de la que el pueblo ha sido el gran perjudicado, porque la relación productividad / coste / servicio, de las autonomías, está descompensado, en beneficio únicamente a quienes en ellas han vivido del cuento, desde que se estableció el mapa territorial fruto de “pactos autonómicos” – ¡ojo! – nunca refrendados por el pueblo.

Con sentimiento apátrida propongo borrón y cuenta nueva, eliminando los espacios territoriales uniprovinciales y limitando las competencias de las  autonomías multiprovinciales a estructuras administrativas básicas y funcionales, para que los ciudadanos no sufran consecuencias negativas derivadas de cesiones competenciales en materia educativa, judicial y sanitaria.

DIOS Y LOS MERCADERES

DIOS Y LOS MERCADERES

Dios y los mercaderes

Mientras algunos evocan la hoy el aniversario de la sublevación de algunos tricornios, yo traigo a esta bitácora la visita que la mercadera Merkel, presidenta de la Unión Demócrata Cristiana – ¡Dios! ¿cristiana? – ha realizado al representante de Cristo en la Tierra, dando la oportunidad al hermano Francisco para decirle que los Jefes del Estado tienen la obligación de proteger a los pobres, respondiendo la jefa de Europa que tratan de hacerlo lo mejor posible, sin explicar para quienes tratan de hacerlo impecablemente bien, porque eso lo saben hasta los marcianos del planeta rojo.

El comportamiento de Ángela y sus palmeros me permite traer a esta bitácora la parabólica metáfora del pasaje que San Juan relata en los versículos 13-25 del segundo capítulo de su evangelio, donde nos cuenta el único acto violento de Jesucristo, cuando encontró a mercaderes y cambistas negociando en el templo, expulsándolos a garrotazos por malversar la voluntad de Dios.

Situación socio-laboral que caricaturizaba hace cien años un dibujante, como puede verse en la viñeta que ilustra el artículo, donde puede verse a Dios aporreando a las beatas, cofrades, obispos, empresarios y ricos, que habían profanado el mensaje evangélico de dar la vida por los hermanos, sin comprometerse con la doctrina que predicaban.

Que nadie busque en el dibujo a líderes políticos, financieros y religiosos actuales porque no los encontrarán, ya que el diseñador ignoraba los rostros que cien años después merecerían ser caricaturizados por el cinismo de declararse cristianos sin compromiso cristiano, como le sucede a la presidenta del partido cristiano alemán.

¿DÓNDE ESTÁ TU HERMANO?

¿DÓNDE ESTÁ TU HERMANO?

images-1

Caín engañó a su hermano invitándole a dar un paseo por el campo con la finalidad de matarlo, y cuando Jehová le preguntó por Abel, el asesino respondió que no era su guardián, siendo condenado por Dios y maldito en la Tierra, culminándose así el primer asesinato de la historia de la Humanidad para los creyentes bíblicos, en forma de fratricidio, aunque no sepamos claramente como se produjo el homicidio.

Ante la ausencia de un modelo de matanza inspirado por Dios a los profetas, cabe pensar que fue voluntad divina no proponer manera alguna para matar a un hijo de Dios sin merecer condena, pero cualquier asesinato lleva aparejada la maldición del matarife y su condenación a vagar despreciado por la Tierra hasta caer en brazos de Lucifer.

Todos tenemos claro que quien mata a otro de un disparo, navajazo, hachazo o garrotazo, es un asesino. Pero tenemos dudas en calificar así a quien mata congéneres por órdenes superiores colgándolos del cuello por una soga, electrocutando sus cuerpos o inyectándoles en vena líquidos letal, como hacen los verdugos con los condenados a muerte.

En cambio, no hay ciudadano occidental, ni creyente civilizado, ni ley democrática que considere asesinos a quienes provocan la muerte de un niño cada siete segundos por la hambruna, ni a quien priva a los enfermos de medicamentos necesarios para la supervivencia, ni a los que ordenan guerras enviando soldados al matadero.

Los creyentes en las palabras de Yahveh contenidas en el libro sagrado que pertenezcan a estos tres colectivos, han de tener clara la maldición divina que reciben, la condena al fuego eterno y la vida errante que les espera en la Tierra mientras en ella pertenezcan, porque de no ser esto así cabe pensar en segundas verdades sobre tal pasaje bíblico, que pueden llevar a la revolución de los injustamente condenados a muerte, para salvar sus vidas.

CLASES DE ATEOS

CLASES DE ATEOS

a

Antes de clasificar a los ateos, convendría que nos pusiéramos de acuerdo en la idea que cada uno de nosotros tiene del Dios en el que cree, porque no todos los humanos creen en el mismo Dios, ni la forma de creer en él es coincidente en las diferentes culturas deístas que mantienen los seres humanos que pueblan el planeta Tierra.

Obviando este insalvable obstáculo, nos encontramos a simple vista con diferentes tipos de ateos, en el marco de nuestra civilización, sin poner la atención en ninguna religión concreta derivada de la doctrina sostenida por el cristianismo en sus diferentes versiones.

En el gran grupo de incrédulos podemos distinguir tres subgrupos diferentes de personas descreídas, con perfiles bien definidos en cada uno de ellos que permiten situarlas en espacios diferentes con claras fronteras ideológicas que separan unos de otros, aunque se mantengan unidos en la descreencia con matices permanentes.

Dicho esto, parece claro que ateo en general es alguien que niega la existencia de Dios, aunque no todos la nieguen de igual manera porque cada subgrupo lo hace de forma distinta, según su cultura, sensibilidad, personalidad y posibilidades. Pero todos ellos niegan categóricamente lo que otros afirman como cierto, considerando que la verdad defendida por los creyentes es intelectualmente indemostrable, empíricamente irrealizable y se incluya entre las convicciones personales que solo precisan la fe del sujeto para creer.

Están en primer lugar los ateos convictos y confesos, que niegan la existencia de Dios tras reflexiones profundas, razonadas y sentidas sobre esa cuestionable verdad, porque la realidad de la vida va por caminos diferentes a los dogmas y afirmaciones propuestas por la doctrina que sostiene la fe de los creyentes.

El segundo grupo está formado por los ateos escépticos, personas que ponen en duda las creencias de los vecinos, pero sin la convicción suficiente ni argumentario que les lleve a certeza incuestionable sobre la incredulidad que proclaman, lo cual les permite salir del escepticismo en cualquier momento y abrazar la doctrina que conduce al Dios en quien dicen no creer.

Y, por último, están los que niegan la existencia de Dios porque desearían que no existiera, aparentando la convicción de que no existe, viviendo como si así fuera y exhibiendo cierta fanfarronería en el escaparate social ante el que se declaran incrédulos en el Dios que niegan, sin tener certeza en el rechazo que proclaman.