Navegando por
Etiqueta: santuario

FERNANDO Y MAYORAL

FERNANDO Y MAYORAL

Entre Fernando y Mayoral media el filo sutil de doble vida que los separa, y la cadena que los une en persona única, haciendo un todo indisoluble que hermana al hombre humilde en zapatillas domésticas que ama, sufre y lucha, con el genio que camina en la cumbre del arte dejando lienzos y bronces perdurables, por milagro inesperado del óleo y la primigenia arcilla.

Seres complementarios maridados en persona desdoblada sin intención previa ni premeditado afán, por obra y gracia del empeño que ambos ponen en convivir unidos, más allá del vano intento que la fama y el reconocimiento hace inútilmente por individualizarlos, imponiendo bifurcaciones a sus dependientes vidas.

Es Fernando la sencillez hecha costumbre, la cortesía espontánea, el ignorado mérito, la generosidad intelectual y el desprendimiento abierto de quien renuncia a todo sin sobrarle nada; de quien toma vino de pitarra extremeña con amigos en tabernas ocultas a los escaparates sociales, donde Mayoral es condecorado con medallas de oro.

Queda para Fernando la leve voz entrecortada que habla discretamente a la amistad, dejando a Mayoral la sabiduría que lustra con lecciones de arte aulas y tribunas. Permanece en Fernando el tesón, la voluntad, el sacrificio y la vocación irrenunciable de un incansable artista que ha entregado su obra a Mayoral para que este la exponga por calles, plazas y templos, en diferente geografía.

Es para Fernando el trabajo diario, oculto, esforzado y silencioso en el santuario de La Vellés donde la virtuosidad de su humanidad toma cuerpo, dejando para Mayoral los honores otorgados en salones, la popular fama publicitaria y los reconocimientos institucionales, ganados por Fernando entre barro modelado, pigmentos al huevo y pinceles desconocidos para la mayoría de los que a Mayoral aplauden.

Pero ambos, Fernando y Mayoral, saben que unidos seguirán en la salud y la enfermedad hasta que la muerte los separe, llevándose a Fernando al anonimato eterno, mientras que Mayoral gozará de perpetua fama y recuerdo por toda la obra que Fernando modeló y pinceló sin que nadie reconozca su autoría.

VERANO DEL 42

VERANO DEL 42

primer-amor-300x225Requerido por la sed, el amor declina otro verano del cuarenta y dos desde las almenas marinas al contorno de las orquídeas y despliega su aroma sobre la almohada azul de los años juveniles, sin esperar a cambio más milagro que el advenimiento de la novedad primera requerida por el beso furtivo en los maizales.

Así pues, la entrega se hace irremediable en la mocedad de los pañuelos de satén, condecorada por dedos luminosos con la diadema que sostiene como rehén un racimo de nuevos sentimientos, llegados del misterioso país de la felicidad, cuando una caricia destila agitaciones anímicas y convulsiones del espíritu desconocidas hasta el día del nacimiento a la nueva vida que espera tras el guiño del amor.

Comienzan inesperadamente los deseos a trenzar fechas, nombres y proyectos, en melenas por peinar, y los corazones viven la abundancia de la aurora en los trigales, sin prevenir el advenimiento de lo inesperado tras el encuentro casual con la mitad de vida que faltaba por encontrar entre los sueños perdidos de la infancia.

Por fin, la margarita descubre a la inocencia el secreto que guarda entre sus párpados, y responde a los interrogantes con un poco de viento, antes que el azahar disipe temores verdecidos en con estanques de lágrimas felices con pétalos de flores inexistentes hasta producirse el milagro de la intromisión en el santuario, consagrando el futuro al siempre incierto extramuros del encuentro.

Es entonces cuando el jazmín retiene en su cáliz la savia que derramó la manzana al desflorarse, en espera de ser convocada por el silencio para prestar a los labios dos palabras, mientras el velo del misterio descubre en las miradas el bienestar de los cuerpos habitados en mutua pertenencia.

DIAGNÓSTICO ECLESIAL

DIAGNÓSTICO ECLESIAL

Ha sido recordado por la historia, anunciado por la jerarquía eclesiástica, pregonado por los feligreses y predicado por la clerecía, que la Iglesia católica es redentora de condenados, liberadora de oprimidos y salvadora de pecadores, pero nunca sospechamos que fuera también experta en medicina social, con capacidad para diagnosticar enfermedades sociopolíticas, aunque sean notorios sus milagreos en santuarios marianos.

En opinión de la Conferencia Episcopal Española, la sociedad está enferma, muy enferma, enfermísima, contaminada por una “cultura de la muerte” que la ha llevado al matrimonio homosexual y al aborto. Vaya por Dios, amigos, la decepción que me he llevado al comprobar lo equivocado que estaba, creyendo que la grave enfermedad social que nos afecta, tiene orígenes diferentes a los expuestos por la infalible Iglesia católica.

Creía ingenuamente que la alteración fisiológica de la sociedad era debida a la corrupción generalizada en todos los estamentos sociales, incluida la Iglesia. Pensaba que la dolencia era causa de la injusta distribución de la riqueza, contándose la Iglesia de los pobres entre las Instituciones más ricas del planeta. Consideraba que esto, unido a la pederastia y el quebrantamiento sistemático de votos sacerdotales por parte de los profesionales de la virtud, desacreditaban toda crítica.

Fijaos lo equivocado que estaba, que había llegado a pensar que  las guerras santas y los crímenes contra la Humanidad que iluminaron tantas hogueras inquistoriales, eran la causa de muchos males históricos y el origen de lastimosas secuelas.

También creía yo que el todopoderoso Estado católico que padecimos los de mi generación, amordazados, sin pensamiento divergente ni opinión contraria, tenía mucho que ver con las voces que todavía impone la Iglesia en la sociedad, creyendo que aún estamos en tiempo de dominio y condenas a otras ideologías y creencias religiosas, haciendo que la innombrable laicidad no pase de ser una palabra sin contenido real en nuestra Constitución.