Navegando por
Etiqueta: ratero

RATEROS RATOS

RATEROS RATOS

399views

rato-copa

Ratero es quien hurta con maña y cautela cosas de poco valor, pero cuando el ratero tiene apellido para rato, entonces se vulgariza el ingenio del ladrón de guante blanco, haciendo del robo insulto al común sentido y mofa de la justicia que abre rendijas por donde se escapará el ladrón con su botín.

Esto sucederá al consejero de Telefónica Latam y Telefónica Europa, aunque haya sido formalmente abandonado por sus cómplices de partido, despreciado por sus preferentistas preferidos y vituperado por una sociedad que hizo doctrina de la sabiduría popular, en proverbios de indiscutible certeza.

El sabio refranero español elogia a quienes acreditan con sus acciones los mismos comportamientos que tuvieron sus padres, afirmando que “honra merece quien a los suyos se parece”, mereciendo el señor Rato el mismo trato que recibieron aquellos familiares que le precedieron en la saga familiar.

Quien todo ha sido en el mundo de las altas finanzas se parece mucho, pero que mucho, a los suyos, es decir, a los rateros que le antecedieron en la dinastía que él ahora encabeza, por lo que merece el mismo castigo que recibieron su padre, hermano y tío.

Sí, porque el millonario padre-patrón de Rato, es decir, Ramón, don Ramón, fue condenado en 1967 por el Juzgado Especial de Delitos Monetarios, a tres años de cárcel en Carabanchel y multa de 176 millones de pesetas por evadir dinero y quebrar dos bancos. ¡Qué perla de hombre!  Y después, su hermano Ramón y su tío Faustino también fueron condenados a dos años de prisión y 44 millones de pesetas de multa.

¡De casta le viene al galgo!, haciéndole acreedor de igual condena que la recibida por sus familiares, aunque viéndole sonreír y alzar la copa de espumoso líquido efervescente, intuimos que brinda por los imbéciles que seguimos confiando en todo aquello que deberíamos apartar del horizonte político, social y económico, para alcanzar la justicia que merecemos.

Deshonroso Rato que deshonra el refranero, denigra la honradez pública, avergüenza la ética, y delata a los aplauseros que ahora se esconden fingiendo ser engañados y no saber nada de las andanzas financieras de este ratero, falso hombre milagro y mito de cartón piedra con cara de cemento armado, descaro insultante y cinismo histriónico de quien sabe que la impunidad protegerá sus fechorías.

¡ POR QUÉ NO TE CALLAS, PILAR !

¡ POR QUÉ NO TE CALLAS, PILAR !

Supongo que en el entorno de la infanta doña María del Pilar Alfonsa Juana Victoria Luisa Ignacia de Todos los Santos de Borbón y Borbón, alguien sensato la habrá mandado callar con la misma decisión que su hermano ordenó callar  al señor Chávez, y ella misma conmina al silencio a los súbditos de su hermano.

No es postura inteligente poner las cosas peor de lo que están, ni el sentido común recomienda meterse en gallinero ajeno, porque las salpicaduras de excrementos pueden llegar hasta las paredes de la Zarzuela, bastante enlodadas ya con los polvos esparcidos sobre la moqueta por el vasallo.

Oír a reales personas como esta infanta que “nadie es culpable hasta que los jueces lo digan, con lo cual, a callar”, hace tanto daño a los oídos como el cuenteo de billetes negros en la oscuridad de corruptos despachos, aunque los jueces no puedan acreditar el reparto de los cómplices.

Conviene advertir a esta señora que más importante es el delito moral de Urdangarín que la absolución penal del sobrinísimo, si ésta llegara a producirse, debido a las fisuras que tiene la ley para que se filtren por ellas los ladrones de guantes blanco y consortes de sangre azul.

Al hermano Juan corresponde ahora enmendar la plana a Juana porque la Edad Media queda lejos; la idiocia de los ciudadanos ha menguada; la credibilidad del pueblo a los disparates, nula; y sus palabras, dañinas para la renqueante monarquía.

No, duquesa, no. Los medios de comunicación no tienen culpa de nada, por mucho que usted se empeñe en matar al mensajero. Dirija la vista a su sobrilítico y véalo correr azarosamente por las calles de Washington como un vulgar ratero que huye de la policía, tras robarle la muleta a un minusválido y caramelos a los huérfanos, disfrazado con la humanitaria careta de Nóos.

Sepa querida hermana real que tampoco hay polémica alguna sobre el caso, como usted dice, porque para que haya polémica tiene que haber controversia, es decir, opiniones contrapuestas, y en este caso hasta las piedras del desierto anacorético de Judea claman justicia divina en vísperas de la dolorosa cuaresma que le espera a su sobrino.