Navegando por
Etiqueta: rana

BRIBONES

BRIBONES

Se disputan los primeros partidos del colorín político el liderazgo en la corrupción, debatiendo entre ellos con dialéctica barata de mercadillo, sobre quien merece el segundo puesto en el ranking nacional, como si tal posición fuera un eximente que indultara de los graves delitos cometidos por los protagonistas de los EREs. y la GURTEL.

Piden los correligionarios de uno y otro bando que todos guardemos silencio hasta que un tribunal superior diga la última palabra, argumentando uno de ellos que se trata de “ranas” sueltas en batraciolandia, y el otro que los condenados no han metido la mano en la caja, sin aceptar ninguno de los dos que los implicados por ambas partes son unos bribones que han hecho del servicio público bellaquería y picardía, profesionalizando la briba en despachos institucionales.

Granujas que se han dedicado a expoliar lo nuestro en horario continuo y sin desmayo, exhibiendo en la plaza pública su descaro. Personajes carentes de honra y vergüenza; falsos, con viciosas costumbres y amañadas mañas, gracias a los cuales tenemos el privilegio de ser uno de los países más corruptos de Europa. Insolidarios, astutos y taimados, merecedores de llevar al cuello un sambenito con la más satírica letrilla quevediana.

Es larga la miserable lista de tales depredadores, protagonistas de la más negra novela de todas las novelas negras. Bribones aficionados al trapicheo o la mangancia, bien amarrados a sillones oficiales, sabiendo que en España sale muy barato multimillonizarse ilegalmente o hacer de la función pública cortijo propio con oficina de colocación incluida para familiares y amigos, y ventanilla de pago a cambio de votos.

En este gremio de tunantes sin escrúpulos la ética tiene el mismo valor que una señal de tráfico en el desierto, perteneciendo a tan despreciable club una fauna carroñera de distinto pelaje ideológico, profesional y político, donde conviven católicos de pantomima, con agnósticos de pasarela; financieros ocasionales, con taberneros oportunistas; golfos disfrazados de ediles, con gañanes venidos a constructores; y funcionarios disfuncionales, con testaferros expatriados en la nada metafísica.

El uniforme exigido para ser aceptado en esta secta de polítiqueros es muy simple porque se reduce a unos guantes blancos y cuello tan duro como su cara, para esconderla cuando alguien les señale con el dedo. Depredadores y cortijeros, su código moral de comportamiento se reduce a dos palabras: ¡¡a forrarnos!!; o a cuatro: ¡¡el cortijo es nuestro!!

¿ESTÁ AQUÍ LA RANA?

¿ESTÁ AQUÍ LA RANA?

318views

CDF10880

Conversaba ayer con el guarda privado que custodia el acceso al edificio antiguo de la Universidad mientras esperaba a los reporteros de la televisión que iban a hacerme una entrevista sobre la implicación de Unamuno en el doctorado honoris causa que le fue concedido a Santa Teresa en 1922, cuando se acercaron unos turistas preguntando ¿está aquí la rana?

¡Dios!

Esa es la gran tragedia que sufre en silencio desde hace siglos el tapiz pétreo más hermoso que imaginarse pueda, muestra excepcional del mejor plateresco que cantero alguno haya podido tallar en la piedra salmantina que dora las fachadas, ascendiendo en fuego dorado al cielo con llamaradas que singularizan la belleza de la ciudad charra.

Nunca un batracio petrificado fue tan curioseado por ociosos turistas que miran el dedo cuando les señalan la luna, ni otro anfibio anuro mereció tanto desprecio por los amantes del arte que contemplan atónitos una filigrana histórica que habla con sabiduría de la piedra histórica del Estudio, donde impartieron sus lecciones Nebrija, Fray Luis, Vitoria y Unamuno, entre otros sabios de los muchos que han pasado por sus aulas.

El respeto con la vulgaridad cultural me obligó a dar una respuesta afirmativa a los curiosos que preguntaron, pero merecido tenían ser enviados calle Libreros abajo hasta tomar Tentenecio la bajada al río, donde el croar de las ranas daría cumplida satisfacción a quienes por ellas preguntaban.

¡LA DICHOSA RANA!

¡LA DICHOSA RANA!

Por muchas veces que pretenda evitarlo, nunca lo consigo. En ocasiones por voluntad propia y la mayoría de las veces requerido por los amigos que me visitan. Me estoy refiriendo a la patológica y desafortunada búsqueda de la rana en nuestra fachada universitaria.

No hay mayor prueba de embaucamiento colectivo por las hojas del rábano que la búsqueda de una rana en la joya del plateresco universal, porque este batracio se encarga de privar a los ojeadores del magnífico tapiz pétreo que abre las puertas a nuestra Universidad.

Croar inculto que trivializa la belleza única destilada por los canteros hace seis siglos para deleite de espíritus sensibles al arte inmortal. Minúsculo arbusto que impide ver el bosque majestuoso de belleza que destila la arenisca labrada por manos sabias de anónimos artistas desaprovechando la ocasión para degustar una pieza de valor escultórico excepcional nutrida de íntimos secretos estéticos, porque es muy difícil amar lo que se ignora y sólo se estima debidamente aquello que se conoce.

Forzado por peticiones, caigo una y otra vez en el engaño, y pico el anzuelo en cada visita de amigos que recibo, sin encontrar después consuelo a mi arrepentimiento, al convertir el arte en pasatiempo de búsqueda.

Pido a todos mis paisanos que se nieguen a mostrar la dichosa rana a los visitantes, sabiendo que seré el primero en contravenir este deseo porque la tradición pesa más que mi anhelo, y el deseo de complacer a los invitados somete mis propias intenciones.