Navegando por
Etiqueta: plumas

PALOMAS

PALOMAS

DSC_9935

Dicen que las palomas, como todas las aves, descienden de reptiles que desarrollaron plumas en sus escamas para sobrevolarnos, llevando la contradicción en sus alas al ser símbolo de paz y Santo Espíritu, al tiempo que causan singulares daños al patrimonio artístico de las ciudades, poniendo en guerra a la población contra los excrementos que repartes indiscriminadamente por doquier.

La familia columbidae, esta formada por palomas “bobas” que han emigrado desde el caribe a los rancios páramos esteparios; “celebianas”, que han abandonado Indonesia y andan ahora entre las páginas de las hojas parroquiales abanderando celibatos, continencias y purezas carnales trasnochadas; “tamborileras”, pluriempleadas en manifestaciones de charanga y pandereta, que han huido del Sahara a las pancartas episcopales; y “azules”, propias de selvas tropicales que han dejado los cursos de agua natural para estancarse en las pilas bautismales.

El carácter ácido de los excrementos que las palomas depositan donde se les antoja, perjudica el mobiliario público, obstruye los canalones, deteriora las fachadas, ensucia  ropa, calles y balcones, destruye la piedra arenisca, produce goteras en los tejados y cierra las puertas al buen entendimiento entre sus defensores y detractores.

Por si esto fuera poco, las inocentes palomitas urbanas, transmiten enfermedades como la coriza, cuyo síntoma principal es la aparición de una coraza contra el sentido común que las hace impermeables a toda queja y los nidos donde se reúne la familia columbidae son fuente inagotable de ácaros, piojos, pulgas y garrapatas, por lo que en algunos países, está prohibido alimentarlas.

Para defenderse, las palomas excretan dulces imágenes crepusculares sobre las mentes dormidas, que se alimentan ingenuamente de ficciones que nada tienen que ver con la realidad, mientras ellas se arrullan y cortejan tras la cúpula en vuelo de ostentación, batiendo las alas con un aplauso que sólo emociona a los aturdidos por el apareamiento.

SIN PALABRAS

SIN PALABRAS

Así, sin palabras, me ha dejado un viejo amigo de cuyo nombre nunca voy a olvidarme, porque no hay suficientes voces en el diccionario para agradecer su gesto de afecto, su entrañable recuerdo y el desinterés con que ha dedicado su tiempo a quien nunca le ofreció nada.

Inestimable brote verde en tiempo seco de valores, cuando muchos pretenden comprar amistad en taquillas sin existencias ni restos de compañerismo. Apreciable cabo de luz en la penumbra de una hermandad deshabitada, cuando la generosidad huye espantada hacia el ocaso. Desprendida concesión que se niega a ser correspondida, cuando el intercambio mercantil de favores se oculta en las cloacas del interés mutuo y el mercadeo de amistades interesadas pretende, sin conseguirlo, oscurecer la fraternidad entre almas grandes ocupadas por sinceros afectos.

Sin esperarlo, ni presentirlo, ni merecerlo, ha entrado en mi vida el sencillo artesano con un hermoso canto a la amistad, al desprendimiento y al recuerdo de necesidades compartidas en un colpicio, del que sólo tengo memoria para recordar a quienes conmigo allí estuvieron, como es el caso de este corazón ambulante que desparrama su bondad por las calles de Madrid sin alardear de la generosidad que le sobra.

Agradezco las plumas de caña que conservaré sobre mi mesa de trabajo como una reliquia. Pero, sobre todo, agradeceré siempre junto Saint-Exupéry y su Principito las horas que me ha dedicado este amigo, porque es el tiempo que ha perdido elaborando las plumas lo que las hace importantes.