Navegando por
Etiqueta: plaga bíblica

GOTERAS EN EL CONGRESO

GOTERAS EN EL CONGRESO

306views

Un-descuido-de-los-obreros--la-causa-principal-de-las-goteras-en-el-Congreso-de-los-Diputados copia

La lluvia ha caído como plaga bíblica sobre el Congreso abriendo grietas en la cúpula que protege a los padres de la patria, no para bautizar a ministros y diputados con agua santificada por ángeles celestiales, sino para avisarles de peores consecuencias si continúan oprimiendo al pueblo, como hizo Dios con el faraón, cuando éste desatendió la demanda de sus hijos.

La lluvia que ha roto el tejado protector de los privilegiados patronos políticos, no procede de condensaciones atmosféricas físicas, sino de lágrimas y sudores recogidos en todas las mareas humanas que recorren las calles de las ciudades destilando indignación, rabia, dolor, pobreza y desamparo, mientras los diputados mantienen sus privilegios, sueldos y favores, protegidos por una cúpula hecha de papeletas electorales, que ellos han convertido en papel mojado, haciendo oídos sordos a la voz del pueblo.

Los ejecutores y legisladores que ayer miraban con asombro hacía el techo del Congreso, deben obturar pronto las vías de agua abiertas para evitar que se cuele por ellas la ira del pueblo, provocando el naufragio de la placentera vida que llevan los mesiánicos salvadores de su patria.

ER FÚRBOL

ER FÚRBOL

Ha caído un gran telón sobre la piel de toro, ocultando transitoriamente la tragedia nacional que nos embarga, aliviando con balón de cuero y secreto de margarita la  undécima plaga bíblica que nos mantiene en un profundo estado depresivo a causa de la atenazante crisis económica y anímica que nos embarga.

Por unas horas se han olvidado millones de parados, que están parados. Ha pasado a segundo plano la fractura entre trabajadores y empresarios. Se ha arrinconado en el desván la revuelta social que se avecina. Y las medidas de ajuste que ahogan al vecindario se han ocultado bajo el plasma televisivo.

No sé si todo ello será bueno, pero el mal entendimiento teatralizado en el Parlamento se ha frivolizado entre políticos partidarios de escuadras diferentes. La falta de soluciones eficaces para salir de la crisis se ha sustituido por propuestas tácticas futbolísticas. Las discrepancias se han diluido a gritos en el vaso de cerveza. Y los éxitos o fracasos de los ídolos se han transformado en risas o lágrimas de los paganos que no sacan beneficio alguno del negocio.

No sé si todo esto será bueno, pero a mí me ha rejuvenecido y se lo agradezco a los promotores del despiste. Quiero decir que los eventos futboleros me trasladan a recientes épocas pasadas en que tales maniobras de distracción eran utilizadas torticeramente por los propagandistas del régimen como adormideras del pueblo.

POLITIQUEROS

POLITIQUEROS

Versodiario 11:

En la selva donde estamos                                                                                                                  ¿ganan? los depredadores                                                                                                                  que se llevan a dos manos                                                                                                                  el dinero y los favores

POLITIQUEROS

Los sabios intelectuales que sientan sus nobles posaderas en los sillones de la Institución encargada de limpiar, fijar y dar esplendor a nuestra lengua, nos advierten que hombre político es persona que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado.

Listos los académicos – como era de esperar – no aclaran qué son las “cosas del gobierno”  ni a qué se refieren con “negocios del Estado”. En todo caso, con la buena voluntad que nos asiste sabemos de quiénes están hablando. Se refieren a hombres dignos, generosos, sacrificados y solidarios, que ponen su sabiduría, tiempo y trabajo al servicio de la comunidad que gobiernan, con desinterés y abnegación.

Grupo social – como todos sabemos –  casi extinguido, del que apenas si quedan algunos ejemplares residuales en cavernas megalíticas, sótanos medievales y pozos ciegos, donde han sido desterrados por sus voraces sucesores. Plaga bíblica que nos invade y arruina con su insaciable ambición de privilegios, sus tarjetas platino, viajes en primera clase, dietas de sueldos mileuristas, salarios inimaginables, jubilación eterna y complementos adicionales de dudosa procedencia, origen en algunos casos de causas judiciales que no les impiden carcajearse impunemente en su trono democrático de la pobre mayoría silenciosa que sufre resignadamente su impotencia ante los hechos.

Esta especie se define indirectamente en el diccionario – puesto que no figura entre las miles de voces que recoge – como ¿personas? que intervienen y brujulean en política con superficialidad y ligereza, intrigando y con bajezas.

La benevolencia con que los académicos definen esta fauna bien merece una réplica, que ofrezco a quienes me visitan en el escritorio.

POLITIQUEROS

Codiciosos, caciques, trepadores,                                                                                                    soplagaitas, tramposos, chaqueteros,                                                                                              lameculos, farsantes, choriceros,                                                                                                      mentirosos, vulgares, timadores.

Ignorantes que ocupan, sin rubores,                                                                                                 portadas de revistas y letreros                                                                                                         simulando que son los curanderos                                                                                                   que nos libran de penas y dolores.

Personajes extraños que tenemos                                                                                                    ocupando despachos oficiales                                                                                                          mientras otros tiramos de los remos,

sabiendo que son causa de los males                                                                                                que el resto de nacidos padecemos                                                                                                  por sus viles conductas inmorales.