Navegando por
Etiqueta: perdón

VALE, PRESIDENTA, PERO…. ¿Y LA BOTELLA?

VALE, PRESIDENTA, PERO…. ¿Y LA BOTELLA?

La falta de actitudes deseables en los políticos, – tan habituales en el resto de los mortales – provoca que cuando un profesional de las urnas manifiesta comportamientos al uso en cualquier otro foro, merezca felicitaciones, como es el caso de doña Espe.

Acostumbrados a ver  los políticos ocultando sus errores bajo las alfombras y sabiendo que en su diccionario no existe la palabra perdón, complace ver a la Presidenta de la Comunidad de Madrid reconocer públicamente un error cometido y pedir disculpas por ello, explicando además las causas del yerro.

Reconozco  que sólo me une a Esperanza Aguirre nuestra común afición al golf y el haber disputado con ella, algún trofeo. No más. Ni siquiera los años que estuvo al frente del Ministerio de Educación entre 1996 y 1999 sufrí sus decisiones porque me encontraba disfrutando un privilegiado exilio en Bruselas.

Pero mi alejamiento ideológico con la presidenta no me impide felicitarla por su envidiable cintura política, su acertado populismo, su valentía para entrar al “trapo”, – venga éste de donde venga -, su sonrisa al tiempo que golpea, su desparpajo para aceptar errores y su oportunidad pidiendo disculpas.

Esto ha hecho ayer públicamente reconociendo el desacierto cometido al afirma que los profesores de Secundaria trabajaban solamente veinte horas semanales, algo que dio lugar a mi artículo del 2 se septiembre en el que puede verse la réplica a sus declaraciones.

Pero no os hagáis ilusiones porque el ejemplo de la Condesa consorte de Murillo no llegará a los bancos azules, ni a los escaños parlamentarios, ni a los concejos. Menos aún en momentos preelectorales en los que esta Grande de España ha dado la cara para ganar votos, por contradictorio que parezca.

Su intuición política le ha hecho saber que con esas actitudes nos dejaríamos engañar los que llevamos años esperando un mínimo gesto de honradez por parte de los políticos, aunque sea oportunista su actitud y carezca de la sinceridad que deseamos.

Ahora sólo falta que la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento madrileño, ex-alcaldesa de la Moncloa, siga el camino de su amiga y se acerque al confesonario para arrepentirse de la gran mentira que ha pronunciado, pues no es cierto que los funcionarios del Ayuntamiento madrileño trabajen mucho más que los profesores como afirma, puesto que los empleados municipales tienen firmadas 35 horas semanales de trabajo en su convenio, y los profesores 37,5 horas. ¡Vaya por Dios!