Navegando por
Etiqueta: pedigrí

INEXPERTA CARMELA

INEXPERTA CARMELA

_carmena_b4eb735a

Algunos dirigentes políticos de «huno» y «hotro» lado, van más despistados por la vida pública que los daltónicos en semáforos, sin que los compañeros sensatos de sus partidos les orienten sobre el camino a seguir para que den menos golpes en la herradura y más en el clavo, porque sus descalificaciones son peligrosos bumerangs que terminan golpeándoles en la cabeza.

Después de las almendras amargas encontradas entre los almendrucos por madurar que acompañan a Carmena en el Ayuntamiento dispuestos a nutrir de bondades a los madrileños, ahora resulta que la magistrada no sirve como regidora porque le falta experiencia política, algo que lejos de ser un inconveniente, es el mayor valor que atesora y lo que permite confiar en ella.

Dios nos libre de la experiencia de Gobierno exhibida por los profesionales de la política durante las décadas que nos han gobernado, según hemos podido comprobar con asombro creciente, desconcierto inexplicable, rebeldía contenida, indignación silenciosa y resignación laica, sin ser indultados de tanta frustración.

Recordamos como la etapa más limpia y comprometida de la política española moderna, la protagonizada por los neófitos que hicieron posible la transición, los Pactos de la Moncloa, el consenso, la generosidad, el compromiso, la concordia, y otros valores que comenzaron a rodar por el suelo cuando la experiencia política se adueñó de los corazones y comenzaron las luchas intestinas, aparecieron hermanos en despachos sevillanos, se contrataron las basuras madrileñas, comenzaron a financiarse ilegalmente los partidos, la corrupción tomó carta de naturaleza y tantas otras fechorías aparecieron, inexistentes en los primeros balbuceos democráticos.

No queremos políticos experimentados, porque la experiencia nos demuestra que conduce a la profesionalización política, a la torre de marfil, a la sordera social, a la corrupción, al amiguismo, a la prepotencia, al descaro, a privilegios inmerecidos, a falta de control competencial, a gandulería, a mentira institucional y a cuantos vicios quiera añadir el lector.

Qué suerte tienen los madrileños, barceloneses, valencianos y tantos otros vecinos de pueblos y ciudades, de tener a la cabeza del municipio un alcalde sin pedigrí político, porque su mayor delito será el error, si este se produce – cualidad del ser humano -, pero no habrá ninguneo vecinal, ni abuso, nepotismo, corrupción, mamoneo, desprecio ciudadano, holgazanería y codicia, como sabemos por experiencia de quienes estrenaron cargos públicos hace lustros.

ÉL, SIGUE

ÉL, SIGUE

389views

fel

Hace años existía un humorista en televisión que parodiaba su permanencia en la pantalla afirmando en cada programa la continuidad diciendo: «Yo, sigo». Algo que repetía con insistencia machacona pretendiendo hacer eterna su presencia en la caja tonta, hasta que la audiencia decidió que no siguiera, y el artista desapareció del mapa.

Algo así va a ocurrirle a Rubalcaba en su empeño por mantenerse al frente del partido contra viento, marea, resultados electorales, crítica interna y encuestas que claman su retirada de la cúpula dirigente, porque en política no vale el talento, la honradez, el esfuerzo y la competencia, si las urnas dicen lo contrario.

La diferencia entre Felipito Tacatún y don Alfredo, es que el primero acabó con su vida profesional, pero el solariego puede llevarse por delante el partido socialista, como demuestra la voluntad de voto ciudadano evidenciando la crisis externa socialista. Crisis que se agudiza cada día más con problemas internos de difícil solución, porque algunos megaterios del partido continúan mirándose al ombligo y evitando la autocrítica que tanto les ayudaría a realizar la catarsis que necesita el partido.

A la sordera política que padece la cúpula dirigente socialista desoyendo el grito de rechazo social que reflejan urnas y encuestas, se añade el silencio de los jóvenes militantes del partido que no se atreven a levantar la voz, salvo alguna de ellas que clama en el desierto de la indiferencia colectiva.

Quienes hemos defendido durante muchos años y seguimos defendiendo los valores de la izquierda sin pedigrí de militancia, pedimos una cara joven y sin lastre político al frente del partido que sea capaz de renovar el compromiso y la ilusión ciudadana por una ideología más necesaria que nunca, en este crucial momento histórico plutocrático que estamos viviendo.

EL CONDE SALVADOR

EL CONDE SALVADOR

El conde a quien me refiero, ni es conde ni es salvador, pero sí esconde todo lo que encuentra en las huchas de los demás. Este gallego de Tuy no es conocido popularmente por su nombre de pila bautismal desde que el Tribunal Supremo lo encerró en la cárcel por apropiación indebida y falsedad en documento mercantil, es decir por robar y engañar; trincar lo ajeno y salir corriendo por la puerta falsa, para entendernos.

Pues bien, este chorissso con pedigrí, mangante de guante negro y cínico profesional, se nos propone como salvador del país en la portada de La Gaceta de anteayer, por si a los ciudadanos nos quedara todavía alguna duda de que sobrevivimos en una democracia estercolera, que avergüenza a las dictaduras bananeras octavomundistas.

Amenaza este trilero con desembarcar en la vida política exhibiendo como mayor activo personal su pasado, y tiene razón. En un país donde los corruptos insensibles campan por sus respetos, los ignorantes politiqueros desconocen la ejemplaridad y los incompetentes esféricos se lo llevan en crudo, parece lógico que acuda a salvarnos un profesional del fraude y el engaño, porque nos estafará mejor que nadie y con una elegancia desconocida para los vulgares depredadores que están desvalijándonos los bolsillos a tironazo limpio.

Bienvenido sea, pues, el conde salvador, y démosle las gracias por su generosidad y capacidad de sacrificio para librarnos de la carga que supone soportar los insultos al sentido común y a la dignidad que nos llegan a diario de los aficionadillos de la mangancia que nos están llevando al matadero.