Navegando por
Etiqueta: mitra

ROUCADA

ROUCADA

365views

Una mitra tridentina amenaza con enviar sobre la piel de toro la undécima plaga bíblica. Este jinete apocalíptico gallea con voz rouca negándose a entregar al César lo que al pueblo pertenece. Amenaza cínicamente el Gran Heredero del reino celestial, con llevar a medio millón de hombres y mujeres asistidos en Cáritas, a un profundo estado hambriento y depresivo.

Digo cínicamente, porque su chantaje es baldío aunque rouque su amenaza con garganta profunda, pues de los 247 millones que Cáritas recibe anualmente, sólo 4 son aportados por la Iglesia que este mitrado representa, lo cual dice poco a favor de los asesores que tan mal han asesorado al padrino.

El falso amenazador de la tragedia es el Gran Pastor de la grey católica que intimida con cerrar el grifo a Cáritas, si los Ayuntamientos llevan a cabo el proyecto de que la Iglesia Católica cumpla con las leyes retributivas ciudadanas, cuando el tornado que nos zarandea amenaza con devastarlo todo.

Pero tranquilos, porque la llave de la caja fuerte de Cáritas no está afortunadamente en manos de Rouco, sino del Estado y de generosos donantes particulares, ya que los contribuyentes aportan el 35 % del gasto y prácticamente el resto procede de fondos y donaciones privadas.

Es una nueva roucada que contrasta con el compromiso social de sus más humildes ovejas que se dejan la piel en beneficio de los más necesitados, con una generosidad ejemplar, sacrificio personal incondicional, renuncia absoluta y compromiso total, haciendo realidad la doctrina evangélica que tanto beneficia a los capelos cardenalicios y báculos mitrados de una Iglesia jerárquica poco cercana a su doctrina.

REALIDAD DE UN CUENTO NAVIDEÑO

REALIDAD DE UN CUENTO NAVIDEÑO

En tiempos de juventud acostumbraba yo a escribir cuentos navideños con final feliz, en los que narraba siempre la pobreza y abandono de algún niño que en tales fechas recibía como regalo el venturoso milagro redentor de su indigencia. Pero la vida pasa por encima de uno, endureciendo el corazón con una realidad desconocida a la que se tiene cuando apenas se han cumplido veinte años y el futuro se antoja tan desesperanzador como incierto.

Pasados los años, mi vida se ha unido a la del poeta y, como a él, a mí también me han dormido ya con todos los cuentos y creo saber el desenlace de todos ellos, incluso del que nos devuelve a la detestable nada de donde procedemos, origen de ficticios encantamientos.

El cuento navideño de este año guarda en su fardel un dolor que voy a revelaros, para que estéis prevenidos viendo cortar las barbas del vecino. Veréis.

Hace muchos años, en un país no lejano, la madre Revolución dio a luz dos hermanas a quienes la nodriza Historia puso los nombres de Izquierda y Derecha, muriendo la madre del parto en la misma habitación donde falleció Monarquía, mientras las hijas de la primera quedaban solas en el mundo, al pairo de la vida y sin protección materna.

Para sobrevivir en España, tuvieron que luchar entre ellas durante años, pero como Derecha recibió más leche que Izquierda, pudo mamar con más Violencia, y de un quijadazo envió a su hermana al sur de la vida, quedándose ella con toda la ubre.

Izquierda peregrinó por el desierto durante cuarenta años con sus respectivas noches, hasta que fue recogida en un pesebre por Sor Democracia, que le invitó a compartir mantel con pródigas Elecciones, donde sus sobrinas, Urna y Papeleta, repartieron voluntades con desigual fortuna durante años.

Agotada Democracia por efecto de los partos, decidió echarse a dormir, permitiendo a Depredador desvalijar los bolsillos de sus nietos más desvaforecidos, incapaces de despertarla pues Judicatura había perdido la campanilla de poner orden en la sala alfombrada con piel de toro, y Mitra preparaba su matrimonio de conveniencia con Derecha, en presencia de Banca, que pagó el banquete y viaje de novios.

Fue testigo de la boda el Hijastro de España, quedándose millones Hijos gritando a la intemperie y viendo con impotencia como muchos Indignados se daban cabezazos contra los muros sin encontrar la puerta de salida, aturdidos por negros porrazos al servicio de escaños, báculos y sillones.

Irritados y magullados, acudieron al Tribunal de la Farsa con sus hijos naturales: Crispación y Rabia, sufriendo durante la vista del juicio Manipulación y Confusión, sobrinos bastardos de Corrupción, que apelaron a sus abuelos: Represión y Dictadura, llevando como testigo a Mentira, una furcia sin escrúpulos que había ofrecido sus servicios de meretriz en el autobús de Prepotencia a los copilotos Engaño y Abuso, camino de Parlamento.

Una vez encontrada Libertad en los confines del reino donde fue abandonada, Paciencia se recluyó en la pensión Desesperanza, sin confiar que un milagro repusiera a Honestidad en su sitio, mientras Frustración se dedicaba a compartir, casa por casa, con Impotencia, la amargura de los parados que en aquellas navidades no fueron felices, ni comieron perdices y siguieron soportando que los Depredadores les dieran con sus sobras y desprecio en las narices.