Navegando por
Etiqueta: insolidaridad

BUSCADORES DE PAN Y PAZ

BUSCADORES DE PAN Y PAZ

Oyendo hablar al megamultimillonario del anaranjado tupé que rige el cono norte de la opulencia, es obligado vacunarse contra la insolidaridad para evitar indeseables contaminaciones, inoculándonos en el alma dosis de fraternidad humana para favorecer las aspiraciones de mejorestar que traen a la espalda quienes huyen de matanzas ordenadas por las manos usurpadoras que firmaron los tratados de paz.

Hacinados en chabolas de plástico y espacios insalubres, aspiran a ser nuestros vecinos tras peregrinar descalzos por la nieve, estrellarse contra muros, colgarse de concertinas o zozobrar en pateras inmigrantes zarandeadas por manotazos salobres sobre la indefensa balsa caucho, huyendo de la muerte y dispuestos a sudar por una patria lejana de la que los vio nacer, en hogares desterrados y con las bocas resecas, tratando de ahuyentar el hambre, con angustia en sus cuerpos y lagrimeantes soledades recordando la tierra de procedencia.

A los inmigrantes y refugiados que pretenden llegar a nosotros desde la hambruna o la pólvora buscando el pan que no pudieron amasar en sus países de origen, debemos acoger como vecinos, sabiendo que su único delito ha sido nacer en áreas de pobreza o de locura fratricida, condenados al abandono por fatal infortunio de la cuna o la codicia, que hace reyes a unos y a otros esclavos de la necesidad, sin merecer unos ni otros la suerte o desgracia que les ha tocado en tan injusto reparto.

DINERO FÁCIL Y RÁPIDO

DINERO FÁCIL Y RÁPIDO

Dinero fácil

Cuando hablo de dinero fácil y rápido no me refiero al obtenido con la lotería, ni al patrimonio heredado, ni al de los “cofidises”, ni siquiera al de los préstamos bancarios, sino al dinero que llega a manos de traficantes, politiqueros y especuladores, que con mínimo esfuerzo multiplican su fortuna a costa de venas ajenas, sumisos contribuyentes y depositarios ingenuos.

Dinero fácil, que mezclado con la ambición propia de los beneficiarios y la ausencia de valores éticos en su conciencia, produce daños a la humanidad muy superiores a los ocasionados por las diez plagas bíblicas enviadas por Yahveh, sin que tales perjuicios sean castigados por la justicia, ni tenidos en cuenta por el libro sagrado, porque nada se dice de ello en sus páginas.

El mercado de la droga, la corrupción política y las estafas financieras son consecuencia directa del dinero fácil que se obtiene con la detestable moda de contaminar la vida de los débiles, timar a los desamparados, engañar a los votantes y estafar a los incautos ahorradores que van por el mundo confiando en el vecino.

El dinero fácil se expande por la sociedad como macabra peste medieval, arrasando despachos, destruyendo vidas y produciendo desgarraduras sociales, convirtiendo las relaciones humanas en inmorales juego de intereses que practican con detestable sabiduría quienes destilan maldad y esparcen codicia como mancha de aceite que a todos impregna de mentira, insolidaridad y violencia.

A CIENTO NOVENTA EUROS LA SOLICITUD

A CIENTO NOVENTA EUROS LA SOLICITUD

Unknown

Siguiendo el ejemplo del ministro Gallardón, obligando a pagar tasas judiciales a quienes soliciten revisión de sentencias que consideren injustas, el futuro Complejo Educativo que se está construyendo en Granada con el nombre de “María Nebrera”, exige el pago de 190 € a los profesores que aspiren a ocupar uno de los 90 puestos de trabajo que ofrece semejante centro ¿educativo?

Eso sí, los 190 € entregados por cada uno de los profesores que consigan el puesto de trabajo quedarán en poder del colegio, para hacer frente a los gastos de aire y desgaste de suelo, ocasionados por los docentes. Y los 190 € correspondientes a cada aspirante desechado tampoco serán devueltos, para hacer efectivo el pago del trabajo realizado en romper las solicitudes que enviaron y arrojarlas a la papelera.

¿Qué se puede esperar de un centro educativo que inicia su andadura especulando con el paro y la necesidad ajena? Pues, en principio, escaso ejemplo moral para la comunidad educativa y la sociedad granadina. Un centro que arrincona la ética y sacrifica el respeto humano a la caja B, no merece ni uno sólo de los clientes a que aspira, por la degradación de valores humanos que ejemplariza.

¿Complejo educativo? ¿De qué educación hablan los promotores? ¿En qué vicios van a viciar a sus clientes? ¿Con qué fines van a deformarlos? ¿Qué modelo de ciudadano intentan conseguir? Cabe suponer que el proyecto curricular desarrollado en sus j-aulas incluirá objetivos, contenidos, metodología, recursos y evaluaciones, tendentes al adiestramiento de jóvenes para la insolidaridad, la especulación y la estafa.

Hasta ahora, pensábamos que el colmo de la avaricia era quitarle el caramelo a un huérfano, pero nos damos cuenta de nuestro error al ver campar la codicia por los despachos educativos, sorprendidos con semejante especulación, sin que las autoridades educativas, sindicatos, jueces y fiscales intervengan, porque nunca pudimos imaginar que la especulación con el paro y la pobreza pudiera llegar a tal extremo.