Navegando por
Etiqueta: infantil

SOCIEDAD ANÓNIMA SOLIDARIA

SOCIEDAD ANÓNIMA SOLIDARIA

Unknown

Los recortes presupuestarios en servicios públicos básicos se están llevando por delante el Estado del bienestar, dejando a millones de personas a la intemperie en la más pobre indigencia, provocando una oleada de solidaridad ciudadana que se extiende desde Creus a Tarifa y de Gata a Finisterre, poniendo en vergüenza a la clase dirigente, incapaz de dar una respuesta a la miseria provocada por los favorecidos.

Ante la negativa a conceder sueldos de subsistencia a los ciudadanos hambrientos, los comedores sociales regentados por organizaciones caritativas están alimentando estómagos entumecidos por falta de actividad digestiva.

La desnutrición infantil debida a los tijeretazos en comedores escolares, está siendo paliada por colegios que dan gratis de comer a hijos de familias empobrecidas.

Los decretos excluyentes de un visionario destructor de la igualdad de oportunidades, han originado que la rectora de Málaga proponga el apadrinamiento de estudiantes.

En las cafeterías aumentan las listas de “cafés pendientes”, abonados de antemano por ciudadanos generosos que invitan a café a vecinos desconocidos que lo solicitan.

Abundan restaurantes han puesto los precios de menús por los suelos, mezclándose con ellos algunos restauradores que dan comida y sueldo a cambio de trabajar en el negocio.

Muchos ciudadanos anónimos sin rostro ni rastro, ponen escaleras con peldaños de altruismo a los pies de quienes están en el pozo de la miseria para que salgan de él.

Todo ello porque la clase social privilegiada ha transformado el estado del bienestar en sociedad del malestar, provocando la aparición de brotes verdes de beneficencia social, para cerrar las vías de agua abiertas en la sociedad por el torpedo de la especulación, la bomba de la explotación y varios misiles de abusos, estafas, trampas y mentiras.

INDEFENSIÓN INFANTIL

INDEFENSIÓN INFANTIL

369views

images219

El poder que tiene la sonrisa de los niños para alejar la tristeza de quienes le rodean, unido a la fortaleza que les asiste para levantar el mundo con una mano, contrasta con la fragilidad de su vida, dependiente de la protección que le otorgan quienes viven por ellos y reviven la infancia que tuvieron, alentados por los recuerdos que los niños les inspiran.

Estos débiles seres humanos se sienten inmortales junto a las personas que les han dado la vida. Se consideran inmunes a posibles quebrantos. Y parecen invulnerables frente a toda desgracia, ignorando la enorme indefensión que tienen ante el más leve soplo de viento infortunado o el simple roce de un pétalo de rosa que caiga sobre ellos.

La soledad interior del niño será su única compañía en el momento de escribir la primera en blanco de su diario, por mucho que se le lleve la mano por los renglones y se hagan propuestas para sustituirle en el incierto camino que debe recorrer desde la cuna a la tumba, hasta hacer realidad la esperanza que podrá llegar a ser en la vida.

Porque cuentan los niños con el gran poder que les confiere la ignorancia de saber que la muerte espera pacientemente su llamada y que todo lo realizado y atesorado en la vida será esfuerzo inútil, porque no hay redención posible de la vida, por mucho que se empeñen los libros sagrados en lo contrario.