Navegando por
Etiqueta: GSM

«PONTAJE COMUNICATIVO INTERNO»

«PONTAJE COMUNICATIVO INTERNO»


unnamed-300x293

Amanecí ayer de madrugada desconectado del mundo, sin teléfono, ni televisión, ni internet, y sin saber el porqué de tan penoso aislamiento, si no había hecho nada para merecer ese castigo a las cuatro y media de la mañana, misma hora en que un buen amigo se va a la cama.

No tuve más opción que esperar cuatro horas con el “Diario de una resurrección” en la mano y Enya en los auriculares, hasta que amaneció y pedí auxilio con el GSM a Movistar pidiéndole que me comunicara con los amigos que habían cargado 37 correos electrónicos en mi buzón virtual, privándome del mensaje que cada mañana me envía una amiga para alegrarme el despertar.

Bien, por la tarde retorné de nuevo en este mundo, y al preguntar por lo sucedido, me respondió el técnico que mi línea había sufrido un “pontaje comunicativo interno en la estación central”, lo cual me dejó tan desconcertado como el padre de la poesía “Varón” de Gabriel y Galán cuando el hijo le respondió que el aceite que ese año le correspondía era “pi menus erre”.

Con lo fácil que me lo hubiera puesto mi amigo Felipe, diciéndome que se había escachao la línea y descapichifoliao la comunicación, como el padre aludido dijo al rapaz de forma sencilla para calcular los cuartillos: “Sesenta la entera, doci pa la quinta, cuatru pa la tercia, quita dos pa una media, y resultan dos pa la otra media”.

Con la respuesta del operario le dije a Teresa: toma, anda, “¡Pués dil jaciendu las sopas con ella! ¿Y esos son saberis? ¡Esas son fachendas!”. Vamos, que ante la respuesta del obrero puse la misma cara que mis alumnos ponían cuando les explicaba gradientes, rotacionales, divergencias y otras cosas que a mí tantísimo me aburrían.

TELEFONOFILIA

TELEFONOFILIA

b

Preocupa a los ciudadanos premodernos la pandemia vírica que expande sus tentáculos a través de radiaciones idiotizantes de frecuencia intermedia entre las bandas sonoras y las mudas microondas, emitidas por antenas alienantes y recibidas en seductores aparatos móviles contaminados de incomunicación.

Algunos estudios demuestran que las ondas “móviles” han multiplicado la reproducción “celular”, pero todas las investigaciones confirman la bipartición de los usuarios, fragmentados en dos mitades asimétricas unidas en el espacio corporal y alejadas espiritualmente en órbitas planetarias, con alteraciones en el ARN mensajero, por ruptura de sus enlaces comunicativos con el entorno físico donde se asienta el enfermo.

La historia social definirá esta época como la del “teléfono móvil”, no tanto por los servicios que este aparato comunicador facilita, cuanto por la ruptura comunicativa que promueve, cumpliendo la contradictoria tarea de sustituir el cara a cara y la palabra directa con los presentes, por el contacto virtual con los ausentes.

El GSM es una puerta abierta a la intimidad personal en cualquier lugar, a toda hora y sin permiso, donde acceden familiares, amigos, parientes, colegas y enemigos, algunos deseables, otros impertinentes, bastantes inoportunos y muchos a destiempo, mientras viajamos, trabajamos, yantamos, libamos o hacemos el amor, para robarnos momentos reservados que nos pertenecen.

El empleo juvenil de los celulares como elemento de comunicación, ha desterrado la palabra directa, pateado la ortografía, anulado el contacto personal, incrementado el gasto, reumatizado los pulgares y bloqueado las relaciones cercanas, sustituyendo el cálido diálogo personal por el frío deletreo de palabras en la pantalla virtual, haciendo realidad la predicción de Einstein cuando profetizaba que el progreso tecnológico nos incapacitaría para la interacción humana, creando una generación de idiotas.