Navegando por
Etiqueta: fiscalía

LOS CHICOS DE BALTAR

LOS CHICOS DE BALTAR

images

La fiscalía se ha querellado contra el expresidente de la Diputación de Ourense José Luis Baltar Pumar, acusándole de prevaricador, por haber contratado a dedo 115 amiguetes, con el fin de llevar a su hijo a la presidencia del Partido Popular en la hermosa ciudad gallega. “Chicos” de Baltar que han sido empleados en nulas tareas, contándose 22 porteros de inexistentes puertas que guardar, con la única función de votar al hijo del presunto prevaricador.

Tal actitud me permite parafraser el estribillo popular repetido tantas veces al digerir las uvas de Nochevieja, diciendo: “Año nuevo, Institución nueva”, para que todos los políticos tengan la misma oportunidad de Pepe Luis. Sí, amigos, propongo al gobierno la creación de tres nuevos organismos oficiales con la misión de coordinar las acciones comarcales, las necesidades de los arrabales y los conflictos vecinales.

Debe crearse un consejo específico en cada uno de esos ámbitos, para batir el record Guinness galáctico de necedad colectiva, añadiendo otros miles de políticos a la nómina de los ya existentes, porque con los actuales sólo batimos records mundiales de estupidización colectiva, abuso administrativo, nutrición de incompetentes y cobardía de un pueblo que guarda silencio ante el insulto institucionalizado de la detestable casta política que alcanza peligrosas cotas de valoración ciudadana por debajo de la línea de flotación democrática.

Ya sabéis que tenemos el triple de políticos que Alemania aunque esta nación nos duplique en habitantes. Y también sabéis que esa legión de chupaeuros está formada por 350 diputados, 390 senadores, 54 eurodiputados, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales y 74.000 ediles.

Pero lo que no sabe nadie es el número de secretarios, asesores, asistentes, chóferes, porteros, guardaespaldas, escoltas, conserjes,… que lleva tras de sí este séquito de ganapanes que consume al año ¡ 100.000 millones de euros ! Es decir, el doble de todos los copagos y recortes que ellos mismos nos están aplicando en servicios básicos como sanidad, educación, justicia, cultura y dependencia.

JUECES GARANTES DE FUTURO

JUECES GARANTES DE FUTURO

El magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona, Santiago Vidal,  declara que sólo el 10% de los togados y acusadores públicos pertenecen a las asociaciones Jueces para la Democracia y Unión Progresista de Fiscales, formando parte la gran mayoría de ellos del grupo conservador de la judicatura y la fiscalía, haciendo pensar a muchos que la ideología de magistrados y fiscales condiciona acusaciones y sentencias.

Si a esto añadimos que una tercera parte de los jueces pertenece al Opus Dei, las dudas se confirman cuando uno de estos magistrados tiene que juzgar cuestiones relacionadas con la homosexualidad, el aborto o el divorcio, por citar tres ejemplos entre los muchos que afectan a creencias religiosas o ideología política de los enjuiciadores.

Tal vez, esta circunstancia explique algunas sentencias que sorprenden a todos, incomprensibles prescripciones de delitos y apelaciones eternas sin resolver, que provocan el descontento popular con este colectivo, como refleja el Centro de Investigaciones Sociológicas al declarar que los jueces forman el colectivo peor valorado por la opinión pública, después de los políticos.

El magistrado Vidal reconoce que tal demérito se lo han ganado los jueces a pulso por méritos propios, pidiendo a sus colegas un ejercicio de autocrítica, porque bajo el axioma de la imparcialidad han confundido independencia con autismo, viviendo en una burbuja sin contacto con la ciudadanía para evitar contaminaciones.

Todos los ciudadanos suscribimos las propuestas de don Santiago, sin discusión ni reserva alguna: 1ª: Que los jueces bajen del limbo en el que viven; 2ª: Prohibir a los bancos con déficit repartir dividendos entre sus accionistas; 3ª: Boicotear a las entidades que practiquen desahucios sin comprobar el contrato del hipotecado; 4ª: Regularizar la eutanasia; y 5ª. Exigir a la UE la unificación de sus sistema fiscal, bancario y financiero.

Si todos los jueces pensaran de esta manera; si actuaran contra la corrupción como esperan los ciudadanos que actúen; si se despojaran de ideologías políticas; si aparcaran  creencias religiosas; si la autocrítica formara parte de su doctrina; si su independencia no estuviera contaminada; y si pincharan la burbuja en que viven, incardinándose con el pueblo, tendríamos garantizado el futuro.