Navegando por
Etiqueta: esquiroles

GANDULES O ESTAFADORES

GANDULES O ESTAFADORES

congreso-diputados-vacio

El Día de la Constitución es buen momento para reflexionar sobre la actividad de nuestros patrióticos padres políticos, teniendo en cuenta que los datos publicados en diferentes medios de comunicación revelan que solo el 12 % de los diputados y senadores tienen dedicación exclusiva al Parlamento y no perciben otros ingresos económicos por actividades privadas fuera de las Cámaras. Es decir, que el 88 % de los parlamentarios sacan dinero por otro lado, lo que permite llegar a tres posibles conclusiones:

Primero: Que la mayoría de los parlamentarios no trabajan todo lo que exige el cargo para el que fueron elegidos por los ciudadanos como representantes de los intereses populares, significando esto que son unos gandules por no cumplir su horario de trabajo, ni realizar adecuadamente con prontitud y acierto las tareas que tienen encomendadas.

Segundo: Que en los otros lugares donde hipotéticamente realizan su actividad, sea esta real o ficticia, pero colectiva, no trabajan el mismo tiempo que sus compañeros de trabajo, algo que les convierte en estafadores laborales y timadores profesionales, por lo que tendrían que ser expulsados del trabajo si tienen patrón o autoexcluirse del mercado laboral si son propietarios de consultorio o despacho propio, donde los “negros” hacen su tarea.

Tercero: Que en el Parlamento no haya trabajo suficiente para los 350 diputados y 266 senadores que sientan sus posaderas junto al soriano Posada y al pío Escudero, lo que obligaría a una reducción de “plantilla” mediante un EREP (Expediente de Regulación de Empleo Parlamentario) para adecuar el número de empleados a la demanda de trabajo que existe en la “empresa”.

En resumen: o los diputados y senadores trabajan más en el Congreso y Senado para justificar sueldo y privilegios, o se reduce el número de diputados y se suprime el Senado por falta de trabajo en dichas Instituciones, porque es incompatible el trabajo parlamentario con dedicar el tiempo a otros menesteres lucrativos personales.

No queremos representantes gandules o estafadores, por lo que exigimos desterrar los artículos 157.4, 159.3 c de la LOREG para que las actividades privadas de los parlamentarios no puedan ser autorizadas en comisión, quedando todos ellos en régimen de dedicación parlamentaria exclusiva a los ciudadanos que les han elegido para ello.

PLÁTANOS ENVENENADOS DE CODICIA

PLÁTANOS ENVENENADOS DE CODICIA

Unknown

Sabemos de personas que se prestan a ocupar los puestos de trabajo de los huelguistas, y conocemos trabajadores que no van a las huelgas por razones de diferentes colorines; pero desconocíamos hasta hace unos años que un selecto grupo de bananeros fueran destacados esquiroles, sin mancharse las manos en las plataneras.

En marzo de 2007, los propietarios de la empresa americana Chiquita Brands International Inc. (CQB) con sede en Carolina del Norte, que explota plantaciones bananeras en el cono sur americano, fue multada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, con veinticinco millones de dólares por financiar a paramilitares colombianos que protegían la empresa contra las huelgas y los sindicatos obreros.

El balance de los siete años de “protección” fue un gran incremento de beneficios a costa del sudor a ajeno con la muerte por asesinato de ciento setenta y tres sindicalistas que perdieron la vida en defensa de los trabajadores, confirmando el mayor acto de terrorismo habido en la historia.

Pero esta no ha sido la única fechoría de la “Chiquita”.  Dos meses después de la multa, la ONG francesa “Peuples Solidaires” acusó públicamente a su filial bananera atlántica, de violar derechos fundamentales de los trabajadores y de poner en peligro su salud exponiéndolos a pesticidas altamente tóxicos.

Y si nos remontamos a su fundación como United Fruit Company, podemos recordar que en 1928 miles de trabajadores de la empresa fueron asesinados en Colombia por fuerzas militares, para que dejaran de protestar por sus miserables condiciones de trabajo, pasando a la historia como la “masacre de las bananeras”.

Triste episodio que precedió al soborno que hizo esta “chiquita” empresa en 1975, al dictador de Honduras Oswaldo López Arellano y a funcionarios italianos, dando lugar al famoso Bananagate, de infeliz memoria.

Memoria que nos falta a los consumidores cuando llevamos al carro de la compra esta “fruta de los sabios”, símbolo de fecundidad y prosperidad, que los “chiquitos” de Charlotte convirtieron en fruta de explotadores y símbolo de insolidaridad y codicia.

CARTA A LOS JÓVENES

CARTA A LOS JÓVENES

He pasado mi vida con vosotros y en vosotros mantengo la esperanza de victoria en la lucha que tenéis contra la degeneración moral, la falta de solidaridad, la corrupción política y el abuso financiero, que han llevado a la frustración a una sociedad defraudada, engañada e indignada con la situación impuesta por los beneficiarios de la catástrofe.

Os escribo para deciros lo que nunca pude imaginar, porque jamás pensé que algún día tendría que pediros perdón en nombre de la generación que está cercenando impunemente vuestro porvenir, hipotecando el futuro que os pertenece y provocando el fracaso de un sistema que devora toda esperanza, como Saturno hizo con sus hijos.

Os escribo porque estáis a tiempo de evitar que el maleficio llegue también a vuestros hijos y a los hijos de vuestros hijos, actuando contra los mantenedores de una plutocracia que sólo a ellos beneficia, por mucho que quieran embaucaros con falsas necesidades de sacrificios que a ellos no alcanzan, y amenazas de hecatombes inexistentes.

Os escribo porque sólo de vosotros puede venir el renacimiento de la esperanza colectiva en una sociedad más libre, justa y solidaria y el resurgir de un nuevo amanecer, porque a los jóvenes honorarios como yo nos falta el empuje y la generosidad que a vosotros os sobra, para hacer posible la utopía de un mundo más humano, alejado del mercantilismo feroz y la especulación más voraz.

Os escribo para animaros a coger con fuerza los remos de la barca en la que estamos a punto de naufragar y a remar contracorriente para invertir el rumbo que imponen quienes llevan el timonel, dejándose llevar y sin realizar más esfuerzo que el sostenerse en la falsa amenaza de que sin el actual sistema acabaríamos ahogados.

Os escribo estos días de concentraciones callejeras sabiendo lo mucho que os tocará hacer y sufrir en horas tan duras, donde la valentía marcará vuestro destino si conseguís desterrar la perversión ética y estética que se ha extendido entre la reducida casta de privilegiados que dirigen nuestras vidas en beneficio de las suyas.

Os escribo confiando en que vosotros haréis la revolución pacífica que abrirá nuevos horizontes a la siguiente generación, como han hecho siempre los jóvenes a los largo de la historia. Pero usad la inteligencia en vuestra lucha para evitarle trabajo a las porras y los jueces. Estad atentos a esquiroles y reventadores. No caigáis en provocaciones. Y demostrad a los escépticos que no sois perroflautas despreciables, ni porroflautas adormecidos, ni alérgicos al agua, ni estudiantes perpetuos, sino jóvenes comprometidos dispuestos a cambiar un sistema político, social y económico que os está dando con las puertas en las narices.