Navegando por
Etiqueta: Errejón

ADA SUENA MEJOR

ADA SUENA MEJOR

Captura de pantalla 2015-04-07 a la(s) 21.20.59

Hay mensajes políticos que suenan bien, alientan el espíritu ciudadano, ennoblecen el servicio público, regeneran las poltronas degeneradas y dan lecciones de generosidad social, contándose entre esas melodías la interpretada por Ada Colau, afirmando que si alcanza la alcaldía barcelonesa, su sueldo será de 2.200 € netos al mes.

¡Bien por la señora, bien!, sobre todo teniendo en cuenta que el actual alcalde lleva cuatro años embolsándose 12.000 € mensuales, lo cual no está mal si añadimos los beneficios complementarios anexos al cargo, las invitaciones protocolarias y los privilegios autoasignados por los primeros espadas que lidian el toro manso de su vida en los concejos municipales.

A las siete disonantes notas musicales que dominan la política: corrupción, engaño, manipulación, prepotencia, abuso, despotismo y fraude, la “novata” Ada Colau propone una nueva escala musical política que suena muy bien, formada por las siguientes notas emitidas por su diapasón social en clave de indignación: honradez, verdad, entrega, sencillez, generosidad, igualdad y solidaridad.

Con estas notas en el pentagrama social, Ada Colau y su equipo componen una sinfonía en clave de “entrega mayor” que seducirá inevitablemente a los barceloneses, porque quienes interpretan con ella la melodía municipal manifiestan la misma vocación de la lideresa, como sellaron con su firma en el código ético de “Barcelona en Comú”.

Esta mujer no nacionalista ni independentista, pero firme defensora de que la ciudadanía decida sobre la relación entre España y Cataluña, compone partituras más claras, asequibles, populares, transparentes, veraces y testimoniales que otros líderes recién aparecidos también, lo cual explica el ascenso de una y el estancamientos de los otros, porque no podemos compararlos.

 

PODEMOS ME RESPONDE

PODEMOS ME RESPONDE

images

La victoria de Syriza en las elecciones griegas, abre las puertas al espejismo de Podemos, dándome la posibilidad de hacer pública la experiencia personal que he vivido con esta organización política, por ser algo tan inesperado como alentador en un país donde los políticos viven ajenos a opiniones ciudadanas, afectados por una sordera social crónica.

Escribí a el pasado 15 de diciembre en esta bitácora un artículo crítico contra la posición contumaz y errónea mantenida por Íñigo y toda la organización en el “caso Errejón”. Posteriormente les manifesté mi decepción  censurando a Monedero por su torpeza y ambigüedad en la explicación por los euros recibidos. Expresé también mis dudas sobre la viabilidad de su programa, aunque compartiendo el proyecto. He censurado la prepotente imagen mostrada por sus líderes en los platós televisivos. Y, finalmente, advertí sobre el victimismo exculpatorio de considerarse perseguidos por una conspiración masonicocastista.

Reparos personales hechos al partido y a sus dirigentes por los errores cometidos ante las inquietantes situaciones creadas por los protagonistas, sin percibir las consecuencias de semejantes torpezas cometidas por personas de indudable talento político.

Hago pública la agradable y desconcertante sorpresa que me produjo recibir en mi correo privado una respuesta de la organización aceptando mis críticas palabras y agradeciendo la censura recibida, con propósito de enmienda incluido que estimo sincero, quedando asombrado de ello en un país donde la prepotencia política, la sordera a las críticas y el desprecio al ciudadano, han sido norma de conducta en los partidos tradicionales.

Doy las gracias a Podemos por su respuesta a mis palabras; gracias por oír esta voz que clama en el desértico oeste peninsular; gracias por la lección de contrición política realizada; gracias por el esfuerzo de atender a quien no demandó su atención; y gracias por devolver a este ciudadano la ilusión democrática, con la esperanza de no acabar defraudado junto a quienes  les darán su confianza en las urnas.

CASO ERREJÓN

CASO ERREJÓN

images

Un buen amigo me pide opinión pública sobre el «caso Errejón», pensando que voy a decir lo que espera que diga cuando en realidad mi pensamiento está muy alejado del suyo en esta cuestión, aunque coincidamos con el proyecto «renovador, rompedor y limpiador» de Podemos, como le sucede a más ciudadanos cada día, según reflejan las encuestas.

En contra de lo niegan muchas incondicionales voces, hay «caso Errejón» porque la tozudez de los hechos impide escamotear una realidad que está sobre la mesa social con el peso específico que corresponde a quienes han hecho de la honestidad bandera, erigiéndose en adalides de una administración pública honrada y limpia hasta el último de sus rincones.

A quienes seguimos ilusionados con los postulados defendidos por la organización política Podemos, manteniendo la esperanza en que sus principios acaben imponiéndose en la sociedad española, nos sorprende la torpeza intelectual y política de sus líderes al infravalorar la persecución a que estarían sometidos por todos los poderes reales y fácticos implantados entre nosotros.

Dicho esto, cierto es que la apertura de veda a la caza Podemos está siendo desmedida, pero no es menos cierto que al final los detractores han acabado cazando pieza.

Cierto es que no pueden compararse los graves casos de corrupción con lo sucedido a Errejón, pero es falso que se trate simplemente de un “papelito”.

Cierto es que el castigo mediático es desproporcionado, pero también es verdad que no se trata de una fantasmagórica confabulación judeo-masónico-marxista.

Cierto es que todo podría haberse arreglado sin el exceso de confianza demostrado, pero no es menos cierto que en la Universidad huele a podrido.

Cierto es que existen corruptelas mayores, pero no pueden minimizarse las corruptelillas, porque son el comienzo de las grandes trampas y fraudes.

Cierto es que las Instituciones necesitan ser barridas de porquería moral, pero antes hay que coger la escoba y barrer la casa propia de cada cual.

Cierto es que satisface ver la altura a que Podemos ha puesto el listón de la honestidad, pero la mujer del César ha de parecer honrada, además de serlo.

Cierto es que los aspirantes a gobernarnos deben exigir el máximo compromiso a los demás partidos, pero sin aplicar rebajas o descuentos a las exigencias propias.

Cierto es el mayor daño que reporta la viga en el ojo ajeno, pero también perjudica la paja en el propio, cuando se ha confiado en la vista del afectado.

Cierto es que el director del proyecto autorizó verbalmente la ausencia, pero también es verdad que el amiguismo con Montero desacredita el permiso oral.

Cierto es que otros partidos tienen más mierda que ocultar, pero ese argumento justificativo es inaceptable en políticos a quienes se supone honradez y altura política.

El doble incumplimiento de contrato de Íñigo Errejón, por no estar en su puesto de trabajo, ni tener compatibilidad con su responsabilidad política en Podemos, no es asunto menor, ni cuestión de papelitos. Y quienes podemos votar a Podemos pedimos respuesta del partido acorde con lo que todos esperamos de ellos para la redención de este país.

Nos conformamos con que Errejón hubiera dicho: “Es mía la responsabilidad de haber incumplido un trámite administrativo de obligado cumplimiento que rectificaré de forma inmediata, asumiendo las consecuencias que de ello se deriven y lamento el involuntario daño político que mi negligencia haya podido ocasionar a Podemos”. Y punto.