Navegando por
Etiqueta: desgracia

PAÍSES SIN VOZ

PAÍSES SIN VOZ

pobreza20mundo20mapa

En el reparto geoeconómico que han hecho los países norte dejando al sur de la vida a los más pobres, queda claro que muchos de estos son realidades fantasmales que sólo cuando les azota una singular desgracia son observados compasivamente por el norte, sin que estos hagan el amago de echarse la mano al bolsillo para ayudarles a salir de las arenas movedizas que amenazan con devorar a los sureños.

Países como Botswama, Eritrea o Rwanda, no aparecen en las pantallas televisivas salvo que a un rey le dé por ir a matar elefantes a su territorio, se mutilen entre ellos, el ébola los desangre o el hambre haga estragos entre la población, porque sin catástrofes excepcionales estos países no existirían ni sus habitantes merecerían un renglón en las páginas de periódicos norteños.

Sólo aparecen en los medios de comunicación cuando una inundación se lleva pueblos enteros de una comarca, el fuego devora sus montes, una epidemia diezma la población o el SIDA hace de las suyas en miles de cuerpos sin futuro, pasando en pocas horas al más absoluto anonimato aunque sucedan a diario tragedias que harían enmudecer al mundo si sucedieran en países del norte.

Así sucede que llena más páginas de periódicos y abre más telediarios en todas las cadenas televisivas la noticia de la muerte de un niño atropellado en una calle madrileña, que el fallecimiento diario de 25.000 personas de hambre por faltarles un mendrugo de pan que llevarse a boca.

En este reality show del sur, los desgraciados no aparecen en la tele, salvo para verlos morir en directo con el objetivo de la cámara apuntando directamente a la burla de una sociedad que consuela su indiferencia lamentándose de la desgracia ajena, pero sin alzar los brazos ni coger el hazadón.

HASTA SIEMPRE

HASTA SIEMPRE

Unknown

No es lo malo que la vida pese mucho, sino que algunas veces pesa demasiado y nos impide caminar, inmovilizándonos a la intemperie con un dolor irredimible, porque cuando un amigo nos dice adiós sin previo aviso el corazón bombea lágrimas, pero si horas después otro hermano del colpicio sigue sus pasos, la diástole invierte el sentido de la sangre y reseca el alma.

Felipe puso “Alba” en mis manos con imborrables recuerdos de feliz convivencia fraternal en la “familia” con el hermano de Pepo, antes de que ambos se hayan marchado camino de la eternidad, dejándonos sin aliento para expirar la doble desgracia; sin voz para gritar contra el fatal destino que a todos nos espera; y sin posible gesto redentor de la tristeza que nos embarga.

Sabiendo que es inseparable enemiga del ser humano desde que la primera célula emigró del mar, es siempre la muerte malvenida, venga de donde venga con la guadaña en la mano, consiguiendo que las campanadas mortuorias por estos dos amigos, repiquen por el resto de la humanidad que aguardamos turno en la sala de espera.

Pero mientras estemos todos los que convivimos con Felipe y Pepo, ellos permanecerán entre nosotros. Mientras conservemos en la memoria su recuerdo, estarán presentes en los futuros encuentros que nos esperan. Mientras las fotografías conserven su imagen sonriente reviviremos la felicidad que con ellos compartimos.

COMIENZO DE LA DESGRACIA

COMIENZO DE LA DESGRACIA

La censura franquista nos impidió saber lo ocurrido en cuarenta años de corrupción que hicieron millonarios a tantos ministros y ediles, con nombres y apellidos que todos recordamos. Políticos que utilizaron la adhesión interesada a los Principios del Movimiento Nacional, el poder, la información privilegiada y el silencio de los medios de comunicación, en su propio beneficio.

Dicho esto, consideramos que fue clara intención de los inexpertos partidos políticos que ganaron las primeras elecciones democráticas de acabar con la corrupción heredada, y lo hubieran conseguido de haberse empeñado en ello, pero no fue así.

La continuidad del infortunio ciudadano se produjo hace ahora treinta y un años, una calurosa mañana de 1981, cuando el gabinete de dirección del Ayuntamiento de Madrid se reunió en el despacho del alcalde con el fin de estudiar la concesión de una contrata de limpieza para los distritos de Fuencarral, San Blas y Hortaleza, con un presupuesto de cuatro mil millones de pesetas y duración de cinco años.

Entre las empresas que presentaron proyectos de contratación figuraban FOCSA, CYCSA y SEMAT, saliendo beneficiada con la dichosa contrata de limpieza la empresa que ofreció mayores comisiones al partido de Aymerich, Puerta, Espelosín y Mella, comenzando ahí  nuestro calvario.

Podría haber sido otro, pero fue este el pistoletazo de salida y el salvoconducto que abrió las puertas a la democrática corrupción política en este país, incrementada exponencialmente en los últimos años, sin que veamos posible remedio a un estado generalizado de corrupción, despilfarro, abuso y enriquecimiento personal, origen de nuestra desgracia actual, de la que no va a sacarnos una casta política considerada por los ciudadanos como el tercer problema más importante del país, tras el paro y la crisis.