Navegando por
Etiqueta: Derechos civiles

ROSA Y CONCEPCIÓN

ROSA Y CONCEPCIÓN

a

Cúmplense hoy ciento tres años que vino al mundo el Alabama Rosa Louise McCauley, dispuesta a pasar a la historia como lideresa del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, simplemente por negarse a obedecer al conductor de una autobús, cuando este le pidió que cediera el asiento a un hombre blanco y se desplazase a la parte trasera del autobús.

Pero este mismo día de 1893 se nos fue Concepción Arenal, la escritora ferrolana que lideró el movimiento feminista en España, comenzando por vestirse de hombre para burlar la discriminación existente en la Universidad, en tertulias políticas y en veladas literarias madrileñas de mediados del siglo XIX, luchando contra el varonil orden establecidos por los hombres dominantes en una sociedad que relegaba a las mujeres a oficios domésticos.

Semejante actitud de la señora Parks dio con su cuerpo en la cárcel por perturbar el orden público, convirtiéndola en abanderada de una lucha que culminaría con la victoria de la razón sobre el abuso, desprecio y explotación que había sufrido los seres humanos de su raza en la penosa historia de la negritud, la explotación, la esclavitud y la compraventa de personas.

Concepción fue la primera mujer premiada por la Academia de Ciencias Morales y políticas; la primera mujer que recibió el título de Visitadora de Cárceles de Mujeres; la primera mujer Inspectora de Casas de Corrección de Mujeres; y la primera mujer que fue capaz de gritar a la cara de los hombre los derechos que merecían las personas de otro sexo.

Este chispazo de rebeldía que dio Rosa Parks incendió el alma de millones de personas que se echaron a la calle encabezadas por el pastor protestante Martin Luther King, exigiendo la igualdad de derechos para una raza esclavizada por la desmesura de poder ejercido durante siglo por quienes enrojecía su piel con el sol de las playas caribeñas.

Odia el delito y compadece al delincuente, fue el legado social que nos dejó Concepción Arenal como expresión resumida de su pensamiento, considerando que los delincuentes eran un derivado de la sociedad injusta, represora, insolidaria y cínica que le tocó vivir, emprendiendo un catolicismo social en contra de una Iglesia que pretendía mantener a la mujer en la ignorancia y el servicio al hombre.

La segregación racial quedó abolida del transporte público por la Corte Suprema, aplaudiendo los jueces el pequeño gesto de insumisión realizado espontáneamente por la costurera Rosa, harta de vejaciones inmerecidas y leyes opresoras de una raza merecedora de iguales derechos que disfrutaban los opresores, hasta conseguir la la Medalla de Oro del Congreso, antes de que la demencia senil se apoderara de ella, siendo “Madre del Movimiento de los Derechos Civiles” y merecedora de una tumba en la Rotonda del Congreso americano.

Valientes mujeres ejemplares que han dejado un imborrable sello en la historia con su testimonio de coraje, en defensa de derechos humanos fundamentales que una sociedad enferma de racismo y machismo había ensuciado con leyes discriminatorias de las que aún muchos negros y mujeres no han conseguido librarse del inmerecido castigo que reciben.

ROSA PARKS

ROSA PARKS

Una simple gota desesperada puede derramar el vaso de la resignación; y una chispa indignada es capaz de provocar un incendio que haga cenizas el paraíso donde habitan quienes están desesperanzándonos a todos.

Recuerdo con nostalgia el tiempo en que confiábamos en el amor para salvar el mundo. Tiempo de generosidad, entrega y sacrificio por el vecino. Tiempo de lucha solidaria por las libertades y el bienestar común. Tiempo de hacer realidad utopías inalcanzables.

Pero aquellos días de lozana mocedad y juvenil madurez en el que vivíamos al este del edén, se ha tornado en oscuro pasadizo hacia el estercolero, llevados de la mano por la indiferencia de un poder que impide la convergencia de nuestras almas. Tiempo este de ocaso y derrumbe que nos obliga a caminar entre cascotes ruinosos y jirones de vida.

¿Dónde están los herederos espirituales de Mahatma Gandhi? ¿Qué almas guardan el sueño de Martin Luther King? ¿Quién sostiene hoy la antorcha del Che Guevara? ¿Cuántos están dispuestos a mantenerse sentados frente al poder como hizo Rosa Parks?

Fue ese gesto de Rosa la chispa que desató el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, negándose a ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco, sabiendo que su actitud la llevaría a la cárcel por perturbar el orden establecido por los explotadores.

Hoy no queda rastro del legado que nos dejaron estos vecinos, porque hemos dilapidado el capital humano en urnas electorales y ventanillas bancarias, sin percibir que estábamos alimentando a un monstruo que ha terminado por devorarnos sin apartar la vista de su cuenta corriente.

Hoy gobiernan el mundo todos los demonios contra los que luchamos en tiempo de entrega generosa a la redención de nuestros vecinos. Hoy nos ponemos el chubasquero para protegernos del dolor ajeno, en vez de salir a la calle a coger de la solapa a los sinvergüenzas y politiqueros que construyen su vida sobre la ruina ajena. Hoy el que tiene resuelta su vida disfruta de ella sin importarle la basura humana tirada al borde de la acera. Hoy nadie lucha por invertir el giro de la tierra y poner vertical el horizonte.

Hoy somos muchos los que echamos de menos a Rosa Parks al ver que hay más ciudadanos dispuestos a vivir de rodillas que a morir de pie.