Navegando por
Etiqueta: comunicación

DEGENERACIÓN COMUNICATIVA

DEGENERACIÓN COMUNICATIVA

Insultos

Es difícil encontrar un calificativo adecuado para expresar el estado degenerativo de la comunicación social que avanza en progresión imparable hacia el camorrismo, amenazando con expandirse como plaga bíblica hasta el último rincón de la sociedad, afectando a todas las áreas de convivencia ciudadana.

Hace pocos años se calificaba despectivamente como arrabalera la discusión entre personas a grito limpio, incumpliendo las normas elementales de comunicación oral porque la irracional pasión de los contendientes dirimía a bocinazo limpio las discrepancias, sin apreciar que era el método más eficaz para el distanciamiento.

Estos debates propios de arrabales marginales ineducados, pasó a la pequeña pantalla en programas telebasura donde se mantienen, contaminando a los telespectadores que jalean con espontáneas intervenciones a los asilvestrados protagonistas, participando en las broncas con desparpajo inimaginable hace unas décadas.

Superado el periodo de adaptación a la basura televisiva ha saltado la gresca a los hipotéticamente cultos tertulianos, sabelotodo que evidencian con patético descaro la ignorancia que atesoran, demostrándose mutuamente sin rubor una falta de cortesía, respeto, educación y buen gusto que a todos nos avergüenza.

El paso siguiente ha sido el insulto, como practica ejercida con descaro y excepcional sabiduría por concejales, alcaldes, diputados, líderes políticos y representantes populares que solo se representan a ellos mismos, porque ninguno queremos vernos representados por tan indignos representantes.

Puta, nazi, cabrón son algunas de las flores que se dedican entre ellos, acompañadas de amenazas de muerte, deseo de exterminio y otras lindezas propias de cabalgaduras salvajes, inmunes a la racionalidad que ingenuamente se les supone, porque su espacio natural corresponde a territorio montaraz.

Son peligrosos estos cuadrúpedos por sus coces, pero lo más repulsivo de ellos son los relinchos con que dan explicaciones públicas a sus regurgitaciones verbales, insultantes para el sentido común, ofensivas para la inteligencia y despreciables para el resto de mortales que contemplamos atónitos la impunidad de tales vándalos sociales.

ENTENDEDERAS Y EXPLICADERAS

ENTENDEDERAS Y EXPLICADERAS

d325

La experiencia me ha enseñado que en muchas ocasiones no es posible alcanzar la comunicación deseada con otras personas, bien por incapacidad del emisor para decir lo que quiere decir o por mal entendimiento del receptor que le impide captar adecuadamente el mensaje recibido.

Es decir, que la comunicación exige que emisor y receptor sintonicen sus respectivas frecuencias para evitar interferencias, y alcanzar la sintonía, aunque cada cual emita ondas de diferente contenido, pero en la misma banda hertziana, con el mismo tono y similar razón, aunque sean diferentes las razones de cada cual.

Dicho de otra manera, la comprensión de un mensaje no siempre alcanza su objetivo, debido a malas entendederas de quien lo recibe, o deficientes explicaderas por parte quien tiene la obligación de explicarse bien, aunque unos y otros crean estar donde no les corresponde.

Me ocurrió ayer de nuevo en esta bitácora, cuando traté de exponer las anécdotas y vivencias sentidas por alguien que fue por primera vez a un coso taurino, que muchos amigos criticaron atribuyéndome una taurofilia inexistente, consolándome con que algo parecido le ocurrió al antitaurino Unamuno cuando en la madurez de su vida presenció una corrida de toros en Zamora.

No es la primera vez que me ocurre esto, pues hace unos días pretendiendo enviar un mensaje de optimismo, fue recibido por algunos amigos y amigas como estado pesimista de ánimo, no encontrando a esta divergencia otra explicación que una mala exposición del sentimiento que quise verter, o mala captación del mensaje por quienes tienen la generosidad de leer estas confidencia diarias, vertidas con una pluma en una mano y en la otra un hueso anímico descarnado.

Confieso que esto me inquieta en ocasiones, porque más importante que el mensaje enviado es cómo lo percibe el lector, sobre todo pensando que los visitantes de esta bitácora se acercan a ella con la mejor intención, porque si al otro lado de la pantalla no tuviera amigos que entraran en esta casa, ya la habría cerrado hace tiempo, pero la mantengo porque siento la cercanía de los lectores, como primer paso para el encuentro.

INCOMUNICACIÓN

INCOMUNICACIÓN

a

Nunca hemos estado más incomunicados que en esta era de la comunicación, donde el bombardeo de la información destruye la palabra, el exceso de noticias impide la interiorización, lo urgente desplaza lo importante, la pugna aleja el entendimiento, los señuelos confunden a ingenuos navegantes y la prisa por llegar nos impide deleitarnos la belleza del camino.

Sabemos que una persona ha sido atropellada en Manhattan pero la aspiración de las colmenas urbanas nos impide conocer la muerte de un vecino. Viajamos en la pantalla virtual al encuentro del más lejano ciudadano del mundo, pero no intercambiamos palabras con el compañero de trabajo. Compartimos mantel con amigos sin mediar confidencias amistosas porque el móvil exige conversar artificialmente con los ausentes.

Los pormenores de la vida se han dispersado al soplo indiferente de aconteceres ajenos a nuestra existencia, consiguiendo alejar nostálgicos paseos amanecidos, lunas compartidas en dulces noches de insomnio, placenteras confidencias en los atardeceres y saludos esperanzados al amanecer.

Vivimos encapuchados en la cercanía del contacto y abiertos en el anonimato de la distancia a personas desconocidas que nos buscan como bisutería de escaparate, sin el compromiso vital que exige la fraternidad cercana, transformando la convivencia en amontonamiento vecinal.

El deseo de saberlo todo nos lleva a ignorar lo importante, y la pretensión de estar en todas partes, nos impide llegar donde se nos espera. Hasta Dios afónico guarda su palabra cansado de gritar sin que nadie le escuche, porque la fraternidad ha quedado petrificada en el silencio agitado de la prisa, incapaz de rescatar el azahar de la nieve para matrimoniar voces confidentes de amores y dolores perdidos en las tajuelas embriagadas de humo familiar junto a la chimenea doméstica.

OPINIÓN VS. MANIPULACIÓN

OPINIÓN VS. MANIPULACIÓN

OPINIÓN  VERSUS MANIPULACIÓN

No traduzca el lector el término “versus” en su significado de barbarismo inglés como “confrontación”, sino en su sentido real de origen latino determinado por la traducción “hacia”, porque el camino al que se dirige en muchas ocasiones la opinión, es hacia la manipulación.

Opinar libremente es uno de los ejercicios que más claramente confirman el estado democrático, expresado en diferentes medios por todos conocidos, como este blog al que ahora, lector, prestas tu atención.

Es obvio que hay opiniones discrepantes y/o complementarias debidas a la propia naturaleza de tal acción, porque son los sujetos con sus diferencias propias  quienes dan versiones de un mismo hecho no siempre coincidentes, evidenciando que la objetividad absoluta es inalcanzable y la neutralidad completa imposible.

Cuántas veces ha ocurrido que al presenciar el mismo acontecimiento, las opiniones de los testigos son discrepantes por razones ociosas de exponer, ya que las personalidades, experiencias y conocimientos de los sujetos determinan las opiniones que éstos tengan sobre un hecho concreto, mereciendo todas ellas idéntico respeto, aunque no la misma estimación.

Pero en esta tierra de María Santísima que todos pisamos, las palabras de muchos pseudopinadores se está deslizando peligrosa e intencionadamente hacia la manipulación, con evidente peligro para las mentes cerradas e incondicionales dispuestas a digerir cuanto les llega de sesudos manipuladores vestidos de corbata, que reciben buenos honorarios por hacer tan detestable tarea.

Los manipuladores utilizan hábiles recursos, algunas veces arteros, en cualquier lugar donde es reclamada su presencia, y así llenan la andorga y alimentan su canut, bien sea en la tribuna política o en los ¿medios de comunicación? que promueven a quienes distorsionan la verdad al servicio de intereses particulares ajenos, y en beneficio de los propios.

Esto obliga a incluir en la asignatura Educación para la ciudadanía, un largo capítulo donde se enseñe a los jóvenes – futuros dirigentes sociales – como interpretar la información que reciben, porque hoy día saber leer un periódico, juzgar un programa de televisión, criticar un acto y descubrir las manipulaciones informativas que pretenden despersonalizarnos, es una de las exigencias más importantes que debemos imponernos en este tiempo.

Tener juicio propio es el camino para expulsar de las pantallas, periódicos y ondas a quienes perturban nuestra paz, insultan el entendimiento y ofenden la verdad por mucho que se empinen o se suban a un pedestal de barro para servir el interés de sus patronos y mejorar su cuenta corriente.