Navegando por
Etiqueta: Che Guevara

EL ÍDOLO JUVENIL DE COSIDÓ

EL ÍDOLO JUVENIL DE COSIDÓ

Unknown-1

Mantienen los jóvenes la antigua costumbre de colgar en las paredes de su habitación algunos posters sobre personajes, hechos o ideas compartidas por ellos, siendo estampas de mi juventud: el abrazo ciudadano de amnistía, el Principito y dos pósters elaborados por mí con el “El viaje definitivo” de Juan Ramón y el “No volveré a ser joven” de Biedma, para recordarme que debía aprovechar la juventud viviéndola intensamente, junto a la frase “Todo es imperfecto”, para sosegar mi afán perfeccionista.

Otros jóvenes, en cambio, ponían su atención en determinados personajes que admiraban, convirtiéndolos en ídolos a seguir, ideologías a difundir y sentimientos que compartir, llevándose la palma el famoso retrato del Che Guevara que decoró tantas paredes juveniles en época de sequía de libertades.

Pues bien, hemos sabido por boca del politólogo Juan Carlos Monedero – compañero de estudios en la Facultad madrileña de Políticas del actual director general de la Policía -, que el joven Ignacio Cosidó tenía en su habitación un gran póster del caudillo Franco como ídolo en de juventud universitaria, según pudo constatar el ideólogo del 15-M en las visitas que hizo a don Ignacio en su casa.

Pero que ningún demócrata se alarme pensando en la perduración eterna del pensamiento franquista en la ideología del jefe policial, como demuestran sus actitudes de gobierno, propuestas legales y compromisos absolutamente democráticos y respetuosos con los derechos ciudadanos, según evidencian las actuaciones policiales, la Ley de Seguridad Ciudadana y los cuatro cambios que ha hecho del jefe de los policías anticorrupción hasta encontrar la persona apta para luchar contra ella.

A tales comportamientos democráticos se añade el cambio la dotación policial de pelotas de esponja a cambio de las duras bolas de goma que explotan globos oculares y vacían las cuencas de los ojos de rebeldes anarquistas que pretenden acabar con el sistema. La imposición de una policía más “patriótica” para defender la patria de los ataques internos llevados a cabo por antiespañoles que ocupan las calles pidiendo lo que no merecen. La detención de peligrosos agitadores piqueteros laborales Y el justo apresamiento de los desestabilizadores que llevan insignias republicanas en las solapas.

CHE GUEVARA

CHE GUEVARA

images

Con la joven fortaleza de sus 39 años, el cuerpo del luchador por la libertad Ernesto Che Guevara, fue perforado el 9 de octubre de 1967 en la Escuela de La Higuera por un matarife boliviano, siguiendo órdenes del agente Félix Rodríguez: “… Mandé al sargento Terán que efectuara la orden. Le dije que debía dispararle bajo el cuello, ya que así podríamos probar que había muerto en combate. Terán pidió un fusil y entró a la sala con dos soldados: Cuando escuché los disparos anoté en mi cuaderno 1:10 pm”.

Ignoraban los ejecutores que con esa muerte inmortalizaban al revolucionario más popular del siglo XX, que colgó la bata y el fonendoscopio en la percha de la resignación, para cruzarse dos cananas sobre el pecho y salir a campo abierto con la solidaridad por bandera.

Personaje que despierta pasiones encontradas, pero aceptado como símbolo de relevancia mundial. Para sus partidarios representa la lucha contra las injusticias sociales, la rebeldía y espíritu incorruptible. Siendo para los detractores un revolucionario responsable de múltiples asesinatos.

Comandante ideólogo de la Revolución cubana, que llevó la lucha armada por la liberación del tercer mundo a varios países de América latina y al Congo. Héroe venerado y agitador contra el poder instituido, que se ha convertido en símbolo de revolucionario por los derechos ciudadanos. Luchador contra las injusticias sociales, rebelde frente a los explotadores y generoso en su entrega a los desfavorecidos, que mantuvo espíritu incorruptible en medio de la miseria.

TRES REVOLUCIONARIOS

TRES REVOLUCIONARIOS

Bien

En ocasiones, la historia juega con el azar a las coincidencias, haciendo posible el encuentro de vidas, esperanzas, luchas y muertes, como sucedió con tres grandes revolucionarios, que lideraron la independencia y liberación de pueblos oprimidos: Emiliano Zapata, Augusto César Sandino y Che Guevara.

Los tres fueron hispanoamericanos, nacidos en México, Nicaragua y Argentina.

Los tres fundaron y dirigieron grupos populares de liberación.

Los tres arengaron a los revolucionarios con el idioma de la colonización.

Los tres murieron acribillados a balazos por elementos reaccionarios.

Los tres murieron en la juventud de sus treinta y nueve años.

El líder de la Revolución mexicana llevó la sumisión de los campesinos a la resistencia activa contra los opresores, formando el Ejército Libertador del Sur. El revolucionario nicaragüense, “General de los Hombres Libres”, con sus ideas y testimonio estimuló la creación del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Y el comandante ideólogo de la Revolución cubana llevó la lucha armada por la liberación del tercer mundo a varios países de América latina y el Congo.

Despreciables personajes para unos y héroes para otros. Agitadores  del poder instituido, que se han convertido en símbolos de revoluciones populares por los derechos ciudadanos. Luchadores contra las injusticias sociales, rebeldes frente a los explotadores y generosos en su entrega a los desfavorecidos, que intentaron mantener espíritus incorruptibles en medio de la miseria.

PARADOJAS Y MENTIRAS IMPUNES

PARADOJAS Y MENTIRAS IMPUNES

La teoría de los contrarios explica que la historia cabalga dialécticamente a dos patas que saltan juntas hasta su síntesis, sin que ambas se rocen en el indicio de la andadura, pues la tesis va por su camino sin contaminarse con la antítesis hasta línea de meta, donde ambas se funden en el siguiente escalón.

Pero sucede algunas veces que los apoyos iniciales de los opuestos se mantienen en su sitio como vías de un tren, unidos por traviesas, que no llegan a rozarse, haciendo de la contradicción, sorpresa; y de la verdad incuestionable, una paradoja desconcertante.

 Así, sucede que el líder alemán Hitler no era alemán; el francés Bonaparte tampoco era francés; la amante del antisemita Mussolini era judía; Che Guevara fue declarado inútil para el ejército argentino. Y el hijo de Dios nació en tierra desértica y sin nieve, para que los occidentales universalizásemos la Navidad con nevadas, y los mercaderes que expulsó del templo hagan su agosto en diciembre.

Otro orden de contradicciones también pone en evidencia la teoría de los contrarios, aunque en este caso la síntesis a que conducen los extremos reproduzca situaciones más penosas de las producidas en la segunda gran guerra, convirtiendo las palabras de Churchill en un juego de niños, pues a la “sangre, sudor y lágrimas” del inglés, se añade la impotencia, abuso, cinismo, explotación, indignación, frustración, ruina, pobreza, paro, miseria y hambruna.

“Mejoraré la sanidad”, dijo el político antes de ordenar los recortes sanitarios. “Promoveré la educación” aseguró el mentiroso antes de cerrar las escuelas. “Mantendré el IVA” prometió el candidato antes de subirlo. “Perseguiré el fraude fiscal” juró el electorero antes de amnistiar a los defraudadores. “No mentiré a los españoles”, afirmó el politiquero antes de guardarse en un saco todas las verdades.

Ante tanta contradicción, mentira y paradoja, sólo nos queda cerrar la calle con barricadas para abrir el camino hacia una verdadera democracia, donde la impunidad de políticos corruptos, despilfarradores, usureros, cínicos y estafadores, no sea más que una página negra en los libros de historia contemporánea.

ROSA PARKS

ROSA PARKS

Una simple gota desesperada puede derramar el vaso de la resignación; y una chispa indignada es capaz de provocar un incendio que haga cenizas el paraíso donde habitan quienes están desesperanzándonos a todos.

Recuerdo con nostalgia el tiempo en que confiábamos en el amor para salvar el mundo. Tiempo de generosidad, entrega y sacrificio por el vecino. Tiempo de lucha solidaria por las libertades y el bienestar común. Tiempo de hacer realidad utopías inalcanzables.

Pero aquellos días de lozana mocedad y juvenil madurez en el que vivíamos al este del edén, se ha tornado en oscuro pasadizo hacia el estercolero, llevados de la mano por la indiferencia de un poder que impide la convergencia de nuestras almas. Tiempo este de ocaso y derrumbe que nos obliga a caminar entre cascotes ruinosos y jirones de vida.

¿Dónde están los herederos espirituales de Mahatma Gandhi? ¿Qué almas guardan el sueño de Martin Luther King? ¿Quién sostiene hoy la antorcha del Che Guevara? ¿Cuántos están dispuestos a mantenerse sentados frente al poder como hizo Rosa Parks?

Fue ese gesto de Rosa la chispa que desató el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, negándose a ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco, sabiendo que su actitud la llevaría a la cárcel por perturbar el orden establecido por los explotadores.

Hoy no queda rastro del legado que nos dejaron estos vecinos, porque hemos dilapidado el capital humano en urnas electorales y ventanillas bancarias, sin percibir que estábamos alimentando a un monstruo que ha terminado por devorarnos sin apartar la vista de su cuenta corriente.

Hoy gobiernan el mundo todos los demonios contra los que luchamos en tiempo de entrega generosa a la redención de nuestros vecinos. Hoy nos ponemos el chubasquero para protegernos del dolor ajeno, en vez de salir a la calle a coger de la solapa a los sinvergüenzas y politiqueros que construyen su vida sobre la ruina ajena. Hoy el que tiene resuelta su vida disfruta de ella sin importarle la basura humana tirada al borde de la acera. Hoy nadie lucha por invertir el giro de la tierra y poner vertical el horizonte.

Hoy somos muchos los que echamos de menos a Rosa Parks al ver que hay más ciudadanos dispuestos a vivir de rodillas que a morir de pie.