Navegando por
Etiqueta: censura

NECESIDAD DE LA CRÍTICA

NECESIDAD DE LA CRÍTICA

340views

BIG HERO 6

Hablar en voz alta tiene su riesgo, cuando las opiniones vertidas van contra del poder instituido, se oponen a decisiones caprichosas, contradicen falsos argumentos, critican arbitrariedades, delatan a granujas emboscados, condenan abusos o denuncian ideologías perniciosas para la salud mental de los humanos.

Toca, pues, defender la necesidad de la censura pública y el valor que tienen las críticas honestas y desinteresadas, porque son el único camino a seguir para la regeneración social y el rearme moral que nos libere de la sumisión incondicional al poderoso, de la explotación, de la injusticia y de la manipulación mental que lleva al suicidio de los ignorantes.

A pesar del castigo que la sociedad reserva al discrepante, debemos mantener enarbolada la bandera del inconformismo por encima de toda componenda, conscientes que en esa lucha por la verdad nos dejaremos jirones de piel, y que la libertad no habitará entre nosotros si bajamos las manos y cerramos los ojos a la injusticia.

La explicación a la condena social del divergente hay que buscarla en la precariedad cultural de los criticados, en su pobreza intelectual crónica y en la inseguridad personal que se esconde tras sus intimidaciones y amenazas, porque en el fondo subyace la desconfianza patológica a perder lo que se tiene. Nada más.

El miedo a la pedrada o al fuego inquisitorial, hace que la sociedad esté llena de cómplices ocultando delitos que conocen, silenciando errores manifiestos, enmascarando la verdad, encubriendo corruptelas, camuflando sucias negociaciones o disimulando cambalaches, como forma de cobardía social que sólo favorece a quienes se aprovechan de su silencio, recibiendo a cambio deshonrosas migajas.

Los españoles acostumbramos a hablar en los pasillos, por la calle, en las reboticas, mentideros y bares. Esas son nuestras oficinas de quejas y los confesonarios sociales que visitamos. Y es que confundimos el detestable chivateo, con la denuncia de abusos, arbitrariedades, trampas e injusticias, permitiendo con el silencio que los ladrones de guante blanco, sinvergüenzas de terciopelo y trileros de Armani, sean los grandes beneficiarios de la situación.

Sería triste concluir que las personas con espíritu libre, no tienen espacio en las organizaciones humanas, ya sean políticas, religiosas, sociales, profesionales o comerciales, porque los corazones rebeldes molestan más que una piedra en el zapato, y el “patrón” los quiere tener en un radio de dimensiones semejantes a los anillos de Saturno, sin darse cuenta que son los críticos quienes le harán mejorar y mantendrán estado de alerta.

LAS QUEJAS DEL «CHARRO AMARGAO»

LAS QUEJAS DEL «CHARRO AMARGAO»

6342

Recibe Salamanca estos días afluencia de paisanos provinciales que llegan a la capital desde diferentes pueblos para disfrutar de las fiestas patronales capitalinas, aunque no todos los salmantinos se sumen a la feria, porque algunos tienen pocas ganas de festejos, otros carecen de espíritu festivalero y no faltan los críticos que se niegan a participar en tales divertimentos, como le sucede al “charro amargao”.

Censura este vecino que la ciudadanía subvencione la diversión de forasteros y financie a hosteleros, restauradores y comerciantes que son los grandes beneficiados del dinero que dejan en sus cajas registradoras los visitantes, haciendo en septiembre su agosto.

Se queja el “charro amargao” del alboroto general que reina en la ciudad, de los ruidos, cortes de tráfico, insomnio jaranero, excesos alcohólicos, calles intransitables, litronas por el suelo, cláxones inoportunos, inquietantes petardos, canciones y pasacalles.

No acude el “charro amargao” a las casetas callejeras por el mal trato que recibe, el humo que respira, el polvo que ingiere, el plástico donde bebe, el escaso líquido que le sirven, los empujones que soporta, el cansancio de sus pies y el precio que le cobran.

Está aburrido, harto y cansado el “charro amargao” del asombro nocturno de los fuegos artificiales, que repiten cada año desde su infancia los mismos destellos multicolores, idénticas explosiones y análogas figuras luminosas, sobre la chopera tormesina.

No asiste el incrédulo “charro amargao” a misas ceremoniales con incienso incluido, ni secunda procesiones religiosas callejeras, ni participa en cortejos místicos y ofrendas florales a vírgenes y santos, ni hace bulto en los pregones.

El “charro amargao” se marea en la noria, detesta el algodón de azúcar, es antitaurino enfermizo, padece alergia a las ferias de ganado, no soporta los atascos, le ensordecen los conciertos y detesta la diversión planificada a plazo fijo.

Finalmente, en su afán por amargar al personal, al “charro amargao” le hubiera gustado que los euros verbeneros gastados en festejos se hubieran empleado para mejorar los servicios locales sanitarios y educativos, ayudar a la dependencia, aumentar los fondos de las bibliotecas públicas, promover asociaciones vecinales, mejorar el saneamiento, iluminar calles, arreglar aceras, limpiar pintadas, incentivar la cultura popular y otras cosas raras por el estilo.

CENSURA TARDOFRANQUISTA

CENSURA TARDOFRANQUISTA

301views

La prohibición de grabar imágenes sobre las manifestaciones ciudadanas, recuerda la censura franquista promovida por el director general de seguridad del régimen, don Gerardo Caballero, cuando prohibió en el artículo 10 de la “Cartilla del Censor” toda correspondencia en la cual se manifestara: “clara o veladamente, situaciones de angustia de la nación por escasez de elementos, artículos de comer, beber o arder, censura de actuación de cualquier ramo del Estado, agitaciones de orden público o político, críticas a la Administración, derrotismo” o cualquiera acción que pudiera mermar el prestigio del sistema Nacionalsindicalista.

No perciben los censores del actual régimen que la democracia desautoriza sus pretensiones; los medios de comunicación contravendrán sus órdenes; y los ciudadanos impedirán que se pongan puertas al mar de la libertad, por mucho que los recortadores se empeñen.

En el año 2012 es imposible reproducir la eficaz red de censura postal, telegráfica, telefónica y radiofónica impuesta en 1941 por los 107 censores del régimen franquista que estaban repartidos en Centros de Censura por toda España, habilitados para impedir la difusión de imágenes y noticias que perjudicaran al Directorio militar.

A pesar de ello, entristece la pretensión del Gran Hermano y decepciona su intención de jugar con la libertad de expresión por estéril que sea su proyecto, pues hoy cada ciudadano lleva una cámara en el bolsillo y una pancarta reclamando libertad en la recámara del su alma democrática, dispuesta a ser disparada contra los censores anacrónicos trasnochados.

FACEBOOK

FACEBOOK

Mi simpatía por la empresa de Zuckerberg me llevó un día a poner mi cara en su libro, y desde entonces han sido mayores los beneficios recibidos que los pequeños sinsabores llegados de aviesas plumas que se colaron de rondón en mi página, aprovechando la ingenuidad inicial de este asociado.

Verter opiniones, sentimientos, críticas, saludos, aficiones y proyectos para ser compartidos por los “amigos” que acceden a la intimidad de la página de cada cual, es abrir puertas a la esperanza para lograr entre todos un mundo mejor, más unido, fraternal y solidario.

Pero confundir la censura con el insulto, la amistad con el amiguismo,  el interés por la vida ajena con el espionaje, la crítica constructiva con la ofensa personal, la opinión con la mentira y la autorización del propietario de la página a visitarla con la exigencia a introducirse en ella, son caminos directos al destierro de los entrometidos, descarados y curiosos.

Por eso no estoy dispuesto a ofrecer mi página en Facebook a desahogos ofensivos de frustrados visitantes, ironías de estercolero, hirientes críticas, injustificados ultrajes, arbitrarias ofensas, detestables mofas, violentos dicterios, falsas injurias y maledicentes denuestos a diestro y siniestro.

Por eso me reservo el derecho de admisión y no admito que visiten esta página virtual los voceros de la catástrofe o amigos de la sinrazón, ni quienes van por la vida con orejeras políticas o religiosas, que hacen de la intolerancia, doctrina.

CENSURA

CENSURA

¿Alguien ha llegado a creer que la censura sólo se da en los regímenes totalitarios o en las religiones? Pues está equivocado. Aquí vuelan los pretextos sobre la cabeza de los censores, y sus excusas para ajustar el dogal a los críticos sonrojan al espíritu más infantil.

En los países democráticos no existe censura oficial – ¡faltaría más! – entendida como intervención directa del poder para controlar la libertad de expresión, criminalizando ciertas opiniones. Algo así como lo ocurrido a lo largo de cuarenta años durante la negra etapa franquista, en la que algún premio Nobel llegó a ser destacado censor al servicio del régimen.

Bueno, antes del golpe también hubo censura. Basta abrir los periódicos de la última etapa de la Segunda República para ver ostensibles tachones en sus páginas, acompañados de la obligada nota que decía “Visado por la censura”.

Es evidente que estas groserías intelectuales han desaparecido en la democracia, lo cual no significa que ahora no haya censura, claro. Porque censurar es detraer, o sea, apartar, suprimir. Y ahora se siguen retirando escritos y personas aunque no pretendan subvertir el
sistema, escandalizar a los menores o insultar al prójimo. El veto es tan sutil que sólo es percibido por quienes están bien despiertos y lo descubren tras los dialécticos ropajes con que visten los poderosos las mordazas que nos imponen a los demás. Atrezzos postmodernos con enaguas de anticuario.

La veda a la libre opinión es un bisturí con impuesto de lujo, porque desde que se inventó la democracia, también la censura cotiza en bolsa, y las acciones se las reparten los que quieren mantener el status quo, controlar la sociedad y pasar el cepillo entre los reclinatorios de la política. Son estos quienes envían sus sicarios a restregar la bayeta sobre los muros donde los inconformistas denunciamos la incompetencia de quienes tienen la llave de la hucha donde cada uno de nosotros estamos obligados a meter los euros que ganamos con sudor de nuestra frente, aunque ellos lo ganen con el humor vítreo de los que tienen en frente.

Aparcar una opinión significa hurtarle al opinante el derecho a decir lo que el censor no quiere oír. Algo hay de prepotencia, mal uso del poder y cobardía, con un punto de cinismo en los censucrores. Porque la democracia tiene su censucracia y sus censucrores, que se corresponden con la censura y los censores absolutistas. La primera adopta una forma reflexiva de temor. Lo de reflexiva no se refiere a una actitud meditativa, sino que expresa lo que gramaticalmente se entiende como acción realizada y recibida al mismo tiempo por el sujeto, es decir, autocensura, aunque con frecuencia tenga mucho de heterocensura encadenada. En cambio, lo de temor está claro: por miedo. O sea, que la censucracia en ocasiones es autocensura que los sujetos se imponen a sí mismos e imponen a los demás, por miedo.

Pero recordando lo que satírico Quevedo dijo al de Olivares, no debemos callar por más que con el dedo sobre la boca nos conminen al silencio o nos amenacen, porque la lengua de Dios nunca fue muda.

Eliminar una opinión crítica significa cerrar una ventana por donde asomarse al verde campo de la libertad. Sólo la mentira es más pesada que las cadenas verbales y más penosa que los bozales. Y el mayor pecado democrático no tiene forma de manzana sino de censura.

CENSURA EN DEMOCRACIA

CENSURA EN DEMOCRACIA

¿Alguien ha llegado a creer que la censura sólo existe en los regímenes totalitarios o en las religiones? Nadie, claro. Porque todos sabemos que en democracia vuelan los pretextos sobre la cabeza de los censores, y las excusas para el tijeretazo sonrojan al espíritu más infantil. Es decir, en los países democráticos no existe censura oficial – ¡faltaría más! – entendida como intervención directa y abierta del poder para controlar la libertad de expresión, criminalizando ciertas opiniones. Algo así como lo ocurrido en nuestra moderna historia durante cuarenta años, en la que algún escritor muy premiado fue destacado censor del régimen.

Es evidente que estas groserías intelectuales han desaparecido en la democracia, lo cual no significa que los recortes se hayan extinguido, porque censurar es detraer, o sea, apartar, suprimir. Y ahora se siguen retirando opiniones aunque no pretendan subvertir el régimen, escandalizar a los menores o insultar al prójimo.

El veto es tan sutil que sólo es percibido por quienes están bien despiertos y lo descubren tras los dialécticos ropajes con que visten los poderosos y poderosillos, las mordazas que imponen a los demás. Atrezzos postmodernos con enaguas de anticuario. La veda a la libre
opinión es un bisturí con impuesto de lujo, porque desde que se inventó la democracia, también la censura cotiza en bolsa, y las acciones se las reparten los que quieren mantener el status quo, controlar la sociedad y pasar el cepillo entre los reclinatorios de la política. Son estos quienes envían sus sicarios a restregar la bayeta sobre los muros donde los inconformistas denuncian la incompetencia de quienes tienen llave de la hucha que guarda las ideas promovidas con sudor de la mente, mientras ellos imponen con humor vítreo la condenación a los desafectos.

Censurar una opinión significa hurtarle al opinante el derecho a decir lo que el censor no quiere oír, algo que implica prepotencia, mal uso del poder y cobardía, con un punto de cinismo en los censucresores. Porque la democracia tiene su censucracia y sus censucresores, que se corresponden con la censura y los censores absolutistas, adoptando en ocasiones una forma reflexiva de temor. Lo de reflexiva no se refiere a una actitud meditativa, sino que expresa lo que gramaticalmente se entiende como acción realizada y recibida al mismo tiempo por el sujeto, es decir, autocensura, aunque con frecuencia tenga mucho de heterocensura encadenada. En cambio, lo de temor está claro: por miedo. O sea, que una cierta censucracia es autocensura que los sujetos se imponen a sí mismos e imponen a los demás, por miedo. ¿A qué?

Además, la censura en democracia va encadenada porque si alguien de un escalón intermedio quiere alcanzar algo de quien está por encima de él, someterá la opinión de los que tiene debajo para conseguir su objetivo, alegando fingida incorrección política, falsa inoportunidad, ficticio enojo de los afectados, legendarias disculpas, novelescas justificaciones o irreales consecuencias, cuando lo único cierto es que la libertad de cada cual termina donde empieza la del vecino y el respeto que a éste se le debe.

Eliminar una opinión crítica significa cerrar una ventana por donde asomarse al verde campo, – por esperanzador – de la libertad. Sólo la mentira es más pesada que las cadenas verbales y más penosa que los bozales periodísticos. Y el mayor pecado no tiene forma de manzana sino de censura porque nada hay más triste que un periodista  doblegado a la cabecera del rotativo por un puñado de lentejas. Nada hay más penoso que ver al interventor de una página web abierta a la participación, cercenando opiniones contrarias a los intereses del sitio por miedo a que un “meneo” les haga perder ¿qué? Nada hay más censurable en democracia que los censores, por mucho que estos quieran disfrazarse y ocultar sus rostros.

Cuando se aplica una engañosa política institucional o privada pretendidamente democrática y liberal, que calificaríamos de spín, en la que todo cabe: tachaduras, recortes, manipulaciones, desinformaciones y engaños, siempre pueden alegar los “amos” el derecho legítimo que les asiste a usar los medios que controlan, según se les antoje. Vale. Pero ese medalagonismo tiene un nombre, y todos sabemos cuál es.

El resto son historias que tienen mucho que ver con prodigiosas fabulaciones institucionales, pseudoimágenes televisivas, afonías radiofónicas, tachones periodísticos, manipulaciones internéticas y censuras similares. Pero como dijo mi satírico y sabio tocayo, no debemos callar por más que con el dedo sobre la boca nos conminen al silencio, nos amenacen, nos silencien o nos destierren, porque la lengua de Dios nunca fue muda y la libertad de expresión es indomable.

CENSURA PERIODÍSTICA

CENSURA PERIODÍSTICA

Comprendo la indignación de un amigo y hago mía su condena, porque alguien ha metido la tijera en su artículo, recortándonos la pluma a todos los que vertemos libremente opiniones en diferentes periódicos y foros, como es el caso de estas cartas abiertas que cuelgo cada día en el blog. Aprovecho la ocasión que me brinda Juan para denunciar la autocensura que imponen ciertos periódicos a los colaboradores que sostienen opiniones contrarias a la línea política dictada por los amos de la empresa.

El ejercicio de la libertad de opinión ante una realidad tan prismática como la que estamos viviendo, exige poder decir en voz alta lo que cada uno piensa, aunque la minoría que detenta el poder no quiera oírla ni lo permita, queriendo poner puertas al mar, en un vano intento de rechazar que la raza humana carece de pensamiento único por mucho que a algunos les perturben las reflexiones de otros. Las diferentes concepciones de la realidad hacen imposible la existencia de una sola idea, de una opinión unánime, de un Dios exclusivo y de una opción política única.

Los guardianes de la moral y de sus intereses, pretenden neutralizar la discrepancia con censura, sin admitir la reprobación de quienes no piensan como ellos, porque al poder le sobra todo lo que no sea dominio y cuelga del vacío al crítico, con el apoyo del padre Astete que olvidó añadir la tolerancia en su catecismo, como virtud cardinal.

Este lapsus doctrinal ha sido aprovechado por los censores – depositarios de la verdad de su amo – para imponer a los demás las convicciones del jefe. Pero se olvidan de algo tan simple como que nadie tiene derecho a prohibir a los demás lo que considera que los demás no tienen derecho a prohibirle a él. Esto es tan obvio, como incuestionable es que la libertad de cada uno sólo tiene como límites la libertad ajena. Si lo que se dice o se escribe no gusta, basta con cambiar de sintonía o de página.

Tradicionalmente, el Censor Mayor ha sido siempre el poder – tanto político como religioso – que ha tenido como cómplice a la oligarquía económica y empresarial para velar por sus propios beneficios protegiendo los intereses comunes a tijeretazo limpio. Pero el caso de mi querido Juan es diferente porque el mutilador del artículo ha sido quien tiene más obligación de defender la libertad de expresión: un periodista.

Por eso comprendo su malestar. Nada hay más patético que ver a un profesional de la información paseándose por la redacción con la tijera de la mano, ni existe pluriempleo más penoso que el de periodista censor. Pero no busquemos explicaciones lógicas a un comportamiento tan contradictorio, porque nadie va a comprender que se nombre jefe de bomberos a un pirómano.

Ese periocensor tienen poco que ver con el oficio periodístico y menos aún con la mayoría de sus hipotéticos colegas. Para redimirlo, recomendemos al censor la lectura de los nueve principios básicos en los que Bill Kovach y Tom Rosenstiel fundamentan la profesión periodística, especialmente el sexto, que habla de otorgar tribuna a las críticas públicas.

Como decía la señora Graham, dueña del Post, un diario es una empresa mercantil pero también un órgano de opinión pública cuya primera obligación es servir a los ciudadanos. Con este pensamiento convirtió Watergate en un mito del periodismo mundial porque los medios de comunicación vencieron al poder político. Hoy, el intocable Woodward, sigue siendo el periodista más respetado y apreciado de su ciudad por ser un reconocido insumiso gastronómico que ha mantenido intacto su esqueleto a pesar de los intentos que ha hecho el poder por astillar su libertad de opinión.