Navegando por
Etiqueta: busconas

BUSCONES PÚBLICOS

BUSCONES PÚBLICOS

va

Al decir «buscones públicos» no me refiero a varones homologados con busconas y meretrices que venden su cuerpo, sino a los que prostituyen la administración pública y las entidades financieras convirtiendo los despachos en alcobas de mancebía, donde la ética se arrastra por los desagües camino del vertedero social y la moral pública huye espantada ante descaradas mentiras oficiales.

Hablo, pues, de personas que venden su alma por una lenteja. Incluyo en ese colectivo de buscones a los que ponen en almoneda su conciencia y con ella la conciencia ciudadana que a todos pertenece, comerciando con bienes ajenos sin escrúpulo alguno. Es decir, describo personas que tienen emputecida la ética por una detestable codicia que hincha sus venas y enrojece sus pupilas de tanto jugar con el futuro que a los demás pertenece.

El profeta predijo en el libro sagrado que el número de tontos en la tierra sería infinito, sin tener en cuenta que los usureros, explotadores, mangantes y corruptos multiplicarían esa cantidad en tiempos insolidarios, haciendo de las Escrituras un pasatiempo para sus golpes de pecho, sin compromiso con la doctrina que lucen en bandolera los sepulcros blanqueados que van en procesión por despachos oficiales, consejos de administración de entidades financieras y sacristías políticas.

TELEMIERDA

TELEMIERDA

Un buen amigo que me conoce bien desde hace años, recordóme y pidióme incluir alguna entrada en satíricos versos de los que fui tan pródigo en mi tercera juventud, y aquí dejo este soneto a la televisión que detesto.

Alcahueta de tantos males, soplona de desgracias y máquina inculturizadora perversa, porque desinforma y manipula divirtiendo a quienes se asoman a su ventana sin saber dónde van, ni por qué van donde les lleva la verborrea de un presentador descarado o una plagiadora sin escrúpulo intelectual alguno, dispuestos a todo por la pasta.

Alguien tiene que aconsejar al televidente acrítico que analice lo que recibe, censurando el albañal donde se sumerge tantas horas a la hora, en alienantes canales por donde salen aguas residuales digeridas por estómagos felices en la mierda de las miserias, polvos, y cuernos ajenos.

 

TELEMIERDA

Esa caja que aturde los sentidos,                                                                                                      que perturba, atonta y embrutece,                                                                                                    en lugar de una tele, se parece                                                                                                          torva cueva de farsas y bandidos.

Esa caja de penes y berridos,                                                                                                          de chulos y cabrones, se enriquece                                                                                                  con mucha silicona que endurece                                                                                                    los párpados y pechos decaídos.

Dominan la cultura de la mierda                                                                                                      caraduras, busconas sin braguero                                                                                                    y farsantes que tiran de la cuerda

timando a los tontos el dinero,                                                                                                          mientras pocos exigen que se pierda                                                                                                tanta mugre en un estercolero.