Navegando por
Etiqueta: absolutismo

PECADOS ANTIDEMOCRÁTICOS

PECADOS ANTIDEMOCRÁTICOS

images

A la voz de los mandamases políticos, se une la de poderosos financieros, influyentes periodistas y dirigentes sociales, hablando de crisis económica por todas las esquinas del reino, cuando realmente la crisis que padecemos es democrática, no pesetera, siendo ésta una consecuencia inmediata del fracaso democrático.

En nombre de la democracia se han cometido atropellos inimaginables y estafas sin precedentes. La mentira se ha institucionalizado. Los depredadores han ocupado atalayas de poder. La prepotencia se ha instalado en los despachos. El nepotismo se ha hermanado con el amiguismo para hacer de la incompetencia, doctrina. Y el poder de las urnas ha suplantado al talento y la sabiduría.

Los pecados capitales de muchos dirigentes no han sido sus fechorías, ni la insolidaridad exhibida, ni las trampas realizadas, sino la aparente legalidad con que han disfrazado la subversión democrática practicada, pervirtiendo sus fundamentos y desestabilizando los cimientos, con actitudes antidemocráticas disfrazadas de ortodoxia.

Caen los dirigentes políticos en la grave irresponsabilidad de mostrar comportamientos autocráticos perjudiciales para la cultura democrática que debían incentivar, porque sin pedagogía democrática es muy difícil democratizar la sociedad. La democracia es transparencia, honestidad, verdad, servicio público, independencia judicial, voluntad popular, y competencia, siendo la falta de ejemplaridad democrática el camino más directo para acercar el país al absolutismo del siglo XIV.

ABSOLUTISMO DEMOCRÁTICO

ABSOLUTISMO DEMOCRÁTICO

Lo característico de un Estado Democrático es que el pueblo interviene en las acciones de gobierno, no que los ciudadanos voten en las urnas a un partido político para que haga durante cuatro años cuanto se le antoja, sin tener en cuenta la opinión ciudadana, como sucede con las leyes de caza promulgadas sin contar con las perdices.

De seguir las cosas por el camino que van, soportaremos con los pantalones en los tobillos una grave perversión política que, amparándose en las urnas, convertirá el Estado Democrático en Estado Absoluto, gracias al recuento de papeletas, como viene sucediendo en la moderna historia de España, con el famoso rodillo democrático.

Es peligroso para el sistema convertir la mayoría absoluta en un gobierno absoluto, olvidando a los propios votantes y a los ciudadanos que optaron por otras alternativas de gobierno. Es peligroso sacrificar a los vecinos obligándoles a caminar por senderos de espinas con pretextos y cuentos orientales, mientras se abren autopistas a defraudadores, banqueros y corruptos, enriquecidos con el dinero y sacrificios que ahora se piden a quienes viven a la intemperie.

Tener mayoría absoluta no otorga sabiduría infinita ni posesión de la verdad única, sino poder, mucho poder, pero sin garantía de acierto en las decisiones que se toman, por mucho que se exhiban los votos obtenidos en la solapa