REALIDAD POLÍTICAMENTE INCORRECTA

REALIDAD POLÍTICAMENTE INCORRECTA

A todos nos sobran ejemplos y experiencias para tener bien sabido que expresar en voz alta ciertos sentimientos y deseos personales es, en muchas ocasiones, políticamente incorrecto, estando obligados los deslenguados a pagar por ello un alto precio político.

Esto evidencia que el cinismo social puede con todo, incluso con la verdad, sea ésta honrada y noble o desleal y traidora porque, desgraciadamente, vale más una mentira a tiempo que un mal gesto; tiene más futuro la sonrisa disfrazada que la palabra cierta; y esconder los malos sentimientos es más rentable que cacarearlos a los cuatro vientos.

El hecho es que don Ángel Mínguez Cervera, secretario popular de Presidencia de la Cámara valenciana, ha venido a decir por los altavoces que cuando gobiernen los suyos del PP, mi querida periodista Ana Pastor tiene que hacer las maletas camino del archipiélago Gulag, porque será expulsada de TVE.

Esto ha provocado una petición masiva de dimisión del tal Mínguez por decir en voz alta lo que piensan todos los militantes del PP, y por desear lo mismo que todos los militantes socialistas pretenden con las avispas cohoneras que les molestan. Por lo tanto nada hay que añadir a este cinismo social, por lo que yo voy a poner mis ojos en este ¿político? del PP que luce en Internet jersey amarillo, cinta roja al cuello y mirada perdida al Sol.

Bien es cierto que a este jovenzuelo dentista le faltan algunos hervores, pero es más grave que se declare “respetuoso con los demás” y que le guste la política porque “es como estar jugando a un juego de estrategia”.

Mira chaval, no parece que respetes mucho a los demás porque tu falta de miramiento y tolerancia son evidentes; ni la política es un juego, por mucho que tu padrino te lo haya repetido mil veces. Pero no voy a ser yo quien le lleve la contraria a este veinteañero, por si acaso, no vaya a ser que me quite la pensión de jubilación.

Pero tal situación me permite asegurar que, en este caso, la realidad es políticamente incorrecta, porque para decidir sobre la vida de los demás se necesita un grado de madurez que a este joven odontólogo le falta. Para tener poder se precisa una templanza que este mozalbete no tiene. Y para arbitrar sentencias que a otros afecten hay que tener un respeto a los administrados del que carece este secretario en cuestión, a quien ya le sobra prepotencia con los pocos añitos que tiene.

Miedo me das, chaval.

Si su despotismo lo permitiera, yo le aconsejaría que dedicara más tiempo a su oficio que a la política, salvo que pretenda mantenerse en ella hasta ser llamado a las filas celestiales; y, sobre todo, le recomendaría que ocupara más tiempo en leer libros en castellano que en aprender idiomas, porque así aprenderá a escribir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.