PROHIBIR VERSUS EDUCAR

PROHIBIR VERSUS EDUCAR

La censura que la red social Facebook ha impuesto a la revista El Jueves por la viñeta que inserta en su portada en la que aparecen Ángela Merkel y Mariano Rajoy practicando sadomasoquismo, me invita a reflexionar sobre los efectos de las sanciones en la modificación de comportamientos, es decir, plantear la validez del conductismo en la modificación de conductas.

Sin pretender fomentar polémicas entre conductistas y cognitivistas, dejadme advertir que siempre fui enemigo de lograr hábitos socialmente deseables a bases de estímulos, sean éstos positivos o negativos. Tal vez por eso nunca ofrecí dádivas a mis hijos a cambio de buenas notas, ni castigué a los alumnos por malos comportamientos.

Fui siempre partidario de educar persuadiendo, aprovechando la bondad intrínseca que comporta la educación, utilizando argumentos que tuvieran poder disuasorio para incentivar cambios actitudinales codiciados.

Tampoco he sido partidario de llevar la normativa donde no hay espacio para ella, pero he apostado por normas sustentadas en valores como la convivencia o la paz, por muy coactivos que fueran los reglamentos que las contuvieran.

La persuasión cierra el paso a la imposición, facilitando el cambio pretendido. La argumentación es la fuerza capaz del convencimiento. Y las razones los pilares que justifican las exigencias externas.

Prohibiendo se pone coto a los furtivos, pero no se evitan las cacerías, y castigando se doblegan voluntades, pero no se logran adeptos.

Un comentario en «PROHIBIR VERSUS EDUCAR»

  1. he tenido la oportunidad de encontrarme con su blog y, contrariamente a lo que suele ser ocasional, he paseado por él un buen rato. Creo que es debido a la variedad de temas que refiere y a la forma clara y directa como los refiere. Ha sido un placer, pues, haber pasado un buen rato bicheando entre sus artículos. Permítame que le felicite y que le asegure que volveré más de una vez por acá. Reciba un cordial saludo, de éste su nuevo seguidor: Jesús. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.