¡OS QUEDA LA PALABRA!

¡OS QUEDA LA PALABRA!

Recurro al poema de Blas de Otero para decirle a quienes fueron mis colegas durante más de treinta años, que siempre les quedará la palabra para luchar ante sus alumnos por una enseñanza pública de calidad, pidiéndoles a ellos que hagan lo mismo, aunque el cinismo administrativo les acuse de defraudadores.

Voy a recordaros que el aciago lunes 23 de febrero de 1981 estaba dando mis clases en el “Álvaro de Mendaña” de Ponferrada, y que el martes me pasé todo el día leyéndoles la Constitución a mis alumnos y hablándoles de los valores democráticos que un centauro quiso llevarse por delante a tiro limpio, mientras otro salvapatria sacaba a pasear los tanques de la sinrazón por las calles valencianas, aterrorizando cobardemente a una población indefensa.

No se me escapó aquel martes ni un solo catión por la comisura de los labios, porque mantuve apretados los dientes defendiendo la libertad que tanto habíamos anhelado. Puedo deciros que pasados los años, algunos alumnos han recordado aquellas “clases” como magistrales, aunque unos pocos dijeran que defraudé el sueldo de la jornada porque no me pagaban para democratizar las mentes juveniles, sino para explicarles la energía de Gibbs y los gradientes vectoriales.

Quienes estén convencidos que en la educación del pueblo está el futuro de la nación. Los que crean en la verdadera igualdad de oportunidades intelectuales. Aquellos que estén convencidos que el talento no depende de la cuenta corriente, han de convencer a los jóvenes que la mejor salida a sus aspiraciones es disfrutar una enseñanza gratuita y de la mejor calidad, que esté al alcance de todos los que quieran acceder a ella.

De todos, sí. Pero especialmente de aquellos jóvenes que no tienen otra posibilidad de superar una fatal condenación a la ignorancia que no merecen, simplemente porque no tuvieron el privilegio de la cuna que a otros tanto beneficia, sin mérito alguno, con menor esfuerzo y nulo sacrificio.

Profesores, compañeros, amigos, ¡nos queda la palabra!

Un comentario en «¡OS QUEDA LA PALABRA!»

  1. ***De la ignorancia se aprovechan los mandatarios para enfangar al pueblo. Para conseguir que como rebaños de ovejas comamos de sus manos las malas hierbas, porque no sabremos distinguirlas de las buenas.
    ***La fe mueve montañas nos dijeron dese niños, pero para tener una fe ciega hace falta primero descerebrarnos.
    ***La incultura aparece cuando otros piensan por nosotros y nuestro cerebro se atrofia, la manipulación sectaria; hasta que… alguien le despierta una neurona y la persona empieza a pensar poco a poco activando su materia gris.Suena entonces la alarma y de repente la energía de Gibbs se hace imprescindible para el desarrollo intelectual, y la formación como persona, aniones y cationes son esenciales para la comunicación con nuestros padres y abuelos.
    *** AQUELLA ABUELA QUE LE PREGUNTA A SU NIETA***¿Qué estudias hija? ***Física abuela, estudio física.
    ***¿ y qué se estudia en física querida?
    *** Pués p.e porque caen las cosas; abuela.
    ***Hay hija mía ; ¿ y porque van a caer ? porque las tiras.
    *** Nos queda la palabra , si nos la quitaran, aprenderemos el lenguaje de signos. Pero si esto falla nos queda el consuelo de que por lo menos alguien se acuerde de que un día hemos hablado.
    Un abrazo.

Responder a ángeles Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.