NAVIDAD SIN CAMPANAS

NAVIDAD SIN CAMPANAS

images

Había colgado ya en la red mi entrada de cada día, distinguiendo navidad de natividad, – que no significan lo mismo aunque parezcan iguales -, cuando el silencio de las campanas me ha obligado a retirar del blog los sentimientos que ambas festividades me habían sugerido esta madrugada, frente a la inmaculada pantalla en blanco del ordenador.

Así es, amigos. Las campanas han faltado a su tempranera cita cotidiana, negándose hoy a repicar como hacen cada día a las ocho de la mañana desde los campanarios, despertando a los salmantinos con sus medievales dianas floreadas, sin darnos explicación alguna de su silencio navideño.

Voy a presentar una queja al deán para que sancione con una semana de purgatorio al coro de ángeles que hoy ha hecho huelga sin cubrir los servicios mínimos, justificando el paro por el extraordinario trabajo que han tenido hace unas horas, convocando a los fieles a la nocturna misa del gallo.

A cambio del repique, un grupo de jóvenes borrachos ha explosionado dos petardos bajo el balcón de mi refugio doméstico cenobial, sobresaltando la paz matinal que diariamente me acompaña a estas horas, obligándome a reprimir el impulso natural de acordarme, en fecha tan emotiva, de la santa madre de cada uno de ellos, víctima inocente de la grave dementalidad de sus cachorros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.