LENGUAJOLLE

LENGUAJOLLE

LENGUAJOLLE

No se puede negar que haya otros mundos en este que vivimos, y parece una memez – por obvio – reconocer la existencia de diferentes idiomas reglados de comunicación. Incluso puede aceptarse el mestizaje de lenguas como patentizan quienes hablan el hispaninglis con gran soltura.

También satisface el enriquecimiento del castellano con vocablos profesionales pertenecientes a los distintos gremios, algo que incrementa dignamente el diccionario, de manera especial en el campo de las nuevas tecnologías informáticas.

Evitando referirnos al lenguaje empleado por grupos específicos como mercheros, gitanos, roqueros, punkis, y otros sociodialécticos marginales, quiero referirme al lenguajolle, es decir al nuevo lenguaje que los jóvenes utilizan en la calle para comunicarse con sus coleguillas en presencia física o a través de las microondas de sus teléfonos móviles, utilizando palabras capadas a su gusto para agilizar la comunicación y ahorrar el tiempo que luego tiran por la ventana.

El vocabulario de los jóvenes se reduce a pocos términos, entre los que destacan: tío, vale, rollo, ya, paso, jo, guay, corta, tronco y poco más. También manejan con facilidad palabras como manifa, masoca, fumeta, monki, pijiguáis, pseudogrunge, porreta, travelos, buseto, truño y toda la serie de los “ata”: pegata, cubata, drogata, y bocata. Metiendo antes de papear, después de abrirse al  kely.

Igualmente, utilizan frases de dos o tres palabras como comer el coco,  parkear la troca, estar rayado, dar el cante, echar la peta, tirarse el folio, quedar tuti, chico estuche o porfaplis, que es una asociación simbiótica, lingüística y reiterativa.

A todos ellos, – a estos jóvenes, claro – quiero dejarle este mensaje de móvil para que no me olviden:  Ns vms dsps o ns vms mñn tmb, xo ntp m da xq tkm. A2. xD :p

Terminemos con los extranjerismos, moda dominada por el anglosajón que ha infestado el vocabulario juvenil con términos innecesarios de difícil asimilación, que tienen su correspondiente en el diccionario de la lengua española.

A sí, por ejemplo, quiero deciros que llegué jet-lag del viaje al spa con mi personal trainer de hacer business  y car wash. Como shopping victim que viste fashion fui al oulet con la baguette de backstage  haciendo trekking , donde estaba una blackberry anunciando overbooking porque había talk-show en prime time y carencia de lignerie. Bye

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.