IRONÍA EN LA DECEPCIÓN

IRONÍA EN LA DECEPCIÓN

Ahí están, cada uno a lo suyo, que siempre es a lo nuestro, como debe ser. La oposición pidiendo el anticipo de las anticipadas elecciones para asegurarse cuanto antes el sacrificio por el pueblo. Y los que por nosotros han padecido durante los últimos ocho años, practicando el injusto masoquismo de seguir flagelándose por los vecinos otros cuatro años más.

“Hunos” queriendo mantenerse en el ara del martirio, y “hotros” pidiendo solidariamente el relevo por considerar que los adversarios ya se han esforzado bastante, tocándoles ahora a ellos la mortificación. Los primeros encadenándose a los sillones de tortura y los segundos comprando cizallas por las ferreterías españolas para liberarles de la inmolación. La izquierda prometiendo hacer lo que hasta ahora no ha hecho y la derecha prometiendo que hará lo que tuvo ocasión de hacer y no hizo.

Tanta generosidad por ambas partes abruma a los ciudadanos, faltándonos palabras para agradecerles tanto esfuerzo por el pueblo, tanta renuncia personal, tanto desprecio a sus intereses y tanto riesgo para su salud mental. Esto último es lo que más preocupante porque la obsesión por el bienestar ajeno les está llevando a un estado de enajenación mental crónica de imprevisibles consecuencias, llevándoles a creer en nuestra incapacidad cerebral para comprender lo incomprensible.

No dudéis, amigos de este blog, que el candidato rosado lleva casi treinta años en círculos de poder utilizando su modesto Skoda Fabia en los desplazamientos y pagando de su bolsillo los aparcamientos públicos, sin gozar en todo ese tiempo de coches oficiales ni privilegiados estacionamientos. Todo un ejemplo de solidaridad con los desfavorecidos. Igualmente, el candidato alado sacrificó su vida en diferentes ministerios, por los que pasó sin romperlos ni mancharlos para evitar daños mayores que los producidos por aquellos “hilillos” del Prestige sin importancia alguna, antes de ser investido por el César candidato a llevar las riendas del gobierno nacional.

Este digitalismo antidemocrático diferencia al cántabro del gallego, pues el primero ganó las elecciones primarias de su partido por ¡unanimidad!, tras apabullar a la otra candidata que fue llevada por las orejas hasta la puerta de salida sin permitirle votarse a ella misma siquiera en las elecciones celebradas, siguiendo el mandato estatutario del partido.

Ciertamente, creo que los ciudadanos debemos agradecerle a ambos su sacrificio por nosotros durante los treinta años que cada uno de ellos lleva dedicados a la política, ayudándoles a recuperar su vida familiar y profesional porque se lo merecen. Es por su bien, no por el nuestro. Debemos renunciar al glorioso privilegio de que nos gobiernen para que disfruten en los trabajos que colman su felicidad: uno explicando mecanismos de reacciones orgánicas en la Complutense y el otro registrando propiedades en Santa Pola.

Ocupémonos de ellos por una vez, hagamos por ellos lo que su ofuscada mente les impide realizar. Preocupémonos por su bienestar, hagámosles felices para agradecerles cuanto han hecho por nosotros. No los comprometamos con más trabajos, aliviemos sus sacrificios y llevémosles a su natural reposo junto a todos los compañeros de partido que llevan tantos años como ellos velando nuestro sueño y protegiéndonos de todo mal.

Hagamos por ellos lo que por nosotros han hecho. Devolvámosles los favores recibidos. Seamos generosos por una vez y concedámosles a todos ellos la jubilación anticipada y el paro, aunque con ello aumente un millón más la lista de desempleados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.