¿EN NOMBRE DE DIOS? PUES, MIRE USTED, NO

¿EN NOMBRE DE DIOS? PUES, MIRE USTED, NO

220px-Kaiser_Wilhelm_Ii_and_Germany_1890_-_1914_HU68367

El viaje del Papa Francisco por tierras brasileñas para celebrar con millones de jóvenes unas jornadas inolvidables, y su interés por limpiar la basura que se esconde bajo las alfombras de la curia vaticana, nos invita a recordar algunas “declaraciones de guerra” hechas en nombre de Dios, como si éste tuviera responsabilidad en la barbaries humanas.

Con la Primera Guerra Mundial causando estragos en Europa, el káiser arengaba al ejército alemán en 1915, con estas palabras: “La bondad de Dios guía al pueblo alemán hacia la victoria a través de las batallas, para que llegue a la meta señalada por la Providencia”.  Y oyendo tales palabras, el Papa de Roma, callaba.

No contento con esto, el mismo emperador Guillermo II proclamaba un año después: “Hemos tomado Bucarés. ¡Éxito magnífico alcanzado con la ayuda de Dios! Alemania conoce su poder, su fuerza y confía en los beneficios de Dios”. Y Benedicto XV, callaba.

            Finalmente, en 1917, insistía cínicamente en poner a Dios al frente de los cañones, diciendo: “Los submarinos no descansarán hasta que el enemigo haya sido batido con la ayuda de Dios. Con la ayuda de Dios, que hasta ahora nos ha protegido graciosamente, el enemigo sufrirá la derrota. El año 1917, con sus grandes batallas, ha probado que el pueblo alemán tiene en el Señor de la Creación un aliado incondicional y fiel, en el cual puede confiar absolutamente”. Y el representante de Dios en la tierra continuaba en silencio, mientras los hijos de su representado caían como moscas a cañonazo limpio y en las trincheras ensartados a golpes de bayonetas caladas, mientras el doctrinal amor fraterno huía despavorido a las tinieblas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.