CENA CON AMIGOS

CENA CON AMIGOS

CENA CON AMIGOS

Vale la pena evocar la liturgia del Jueves Santo sólo por recordar el cuadro de la última cena que  Leonardo nos dejó sobre la pared del  refectorio del convento dominico milanés de Santa Maria delle Grazie. Nunca tuve sensación más placentera ante un cuadro como aquel mediodía estival en que accedí al comedor donde se encontraba la escena, quedando boquiabierto, mudo y sin respuesta.

Pero vayamos con la histórica cena que tuvo lugar, aunque ningún cronista de la época nos haya dicho con qué alimentos llenaron la andorga los comensales aquella memorable noche. No obstante, cabe suponer que seguirían la tradición judía degustando cordero puro y del año acompañado de pan y regado con vino, intercalado todo ello con amena tertulia y discurso de sobremesa.

De haber sido ese el menú, no faltamos a la verdad si decimos que fue una cena poco dietética y pesada, que exigiría después – como así fue – un paseo por el Monte de los Olivos para ayudar digerirla, donde al parecer pasó lo que pasó.

En cambio, lo que sí se nos aclara, para sorpresa general, es que no se lavaron los comensales las manos antes de cenar, sino pies. Fue el Mesías quien aseo las extremidades de sus seguidores para que aprendieran a hacerlo y lo repitieran entre ellos cuando Él no estuviera.

También ignoramos todo lo que hablaron durante la colación, pero las noticias que nos han llegado confirman que hubo despedidas, preaviso de traición y encomienda del líder a sus seguidores para que repitieran el increíble milagro de transformar el pan en carne del paladín del amor, y el vino – tinto, claro – en su sangre, advirtiéndoles que no hicieran ascos a sus órdenes ni pensaran que se trataba de canibalizarlos ni vampirizarlos porque era algo simbólico, ya que el pan mantendría su sabor ácimo y el vino conservaría su bouquet.

Lo que tampoco queda claro – en caso de confirmarse el menú indicado – es que se exagerara tanto el milagro, pues habiendo carne sobre la mesa sobraba el alarde de transformar primero el pan en carne y ésta en el cuerpo del Salvador, cuando podían haberse ahorrarse el primer paso y el milagro intermedio.

Sea como fuere, el Maestro pidió a sus seguidores sin reparos que repitieran la cena durante siglos y siglos, cuantas veces fuera posible en memoria suya, porque en el pan manducarían su cuerpo y en el vino libarían su sangre. ¡….! Creando así el rito cristiano de “Acción de gracias” que los griegos llaman Eucharistia y los católicos “Sacramento del sacrificio del cuerpo y la sangre de Jesucristo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.